(CNN) - El presidente Donald Trump ha insistido a través de su cuenta de Twitter en que la acusación contra el exdirector de su campaña Paul Manafort no tiene sentido, porque involucra actividades que no están relacionadas con Trump o con la campaña misma, pero el exasesor de política exterior del presidente, George Papadopoulos, se declaró culpable de mentir al FBI sobre sus contactos con... Rusia.

La noticia de Manafort acaparó los mayores titulares este lunes en la mañana, algo comprensible, dado su alto perfil en la campaña de Trump. Pero la declaración de culpabilidad de Papadopoulos y el hecho de que haya estado cooperando con la investigación del fiscal especial Robert Mueller desde su arresto, en julio pasado, me parece algo mucho más problemático para Trump y su Casa Blanca a mediano y largo plazo.

LEE: Excolaboradores de la campaña de Donald Trump son acusados de conspiración contra EE.UU.

George Papadopoulos.

Este párrafo del acuerdo de declaración de culpabilidad entre el FBI y Papadopoulos es increíble:

“En realidad y de hecho, sin embargo, y como se estableció anteriormente, el acusado PAPADOPOULOS se reunió por primera vez con el Profesor alrededor del 14 de marzo de 2016, después de que el acusado PAPADOPOULOS ya tenía conocimiento de que sería asesor de política exterior de la campaña; el Profesor mostró interés en el acusado PAPADOPOULOS solo después de saber su papel en la campaña; y el Profesor le dijo al acusado PAPADOPOULOS que los rusos tenían cosas ‘sucias’ sobre la entonces candidata Clinton a finales de abril del 2016, más de un mes después de que el acusado PAPADOPOULOS se hubiera unido a la campaña”.

Entonces, Papadopoulos aceptó haberle mentido al FBI sobre el momento en que tuvo contacto con los rusos. En su primera entrevista en enero del 2016, Papadopoulos insistió en que había buscado a su contacto extranjero llamado ‘El Profesor’ (¡increíble!) antes de unirse formalmente a la campaña presidencial de Trump. Fue arrestado en julio, se declaró culpable en octubre y entre ambos sucesos parece haber cooperado.

Y, mucho más importante aún, 'El Profesor’ solo mostró interés en Papadopoulos después de que se supo que trabajaba para la campaña de Trump.

La pregunta obvia es porqué Papadopolous le mintió inicialmente al FBI, a pesar de que estaba advertido de que si lo hacía, las consecuencias serían mayores. ¿Por qué, si no había nada que ocultar sobre su relación o intento de relación con funcionarios rusos, Papadopoulos sintió la necesidad de ponerse en un serio aprieto legal al mentir sobre el momento de sus conversaciones con 'El Profesor’?

No tenemos la respuesta a esa pregunta. Pero sí sabemos al menos una razón por la cual Papadopoulos estaba tratando de establecer una relación con los rusos: él creía que ellos tenían ‘cosas sucias’ sobre Hillary Clinton. Este párrafo, también del acuerdo de culpabilidad de Papadopoulos, lo aclara mejor:

“Alrededor del 26 de abril del 2016, el acusado PAPADOPOULOS se reunió con el Profesor en un hotel de Londres para desayunar. Durante esa reunión, el Profesor le dijo al acusado PAPADOPOULOS que acababa de volver de un viaje de Moscú donde se había reunido con funcionarios de alto nivel del gobierno de Rusia. El Profesor le dijo al acusado PAPADOPOULOS que en ese viaje él (el Profesor) supo que los rusos habían obtenido cosas ‘sucias’ sobre la entonces candidata Hillary Clinton. El Profesor le dijo al acusado PAPADOPOULOS, como el acusado PAPADOPOULOS lo describió luego para el FBI, que “ellos (los rusos) tenían cosas que podían ensuciarla a ella”, “los rusos tenían correos electrónicos de Clinton”, “ellos tenían miles de correos”.

LEE: Esto es lo que necesitas saber sobre la acusación a Paul Manafort y Richard Gates

El objetivo general del contacto de los rusos con Papadopoulos era lograr que Trump visitara Rusia durante la campaña, una visita en la que se reuniría con funcionarios rusos e, incluso, tal vez podría reunirse con el presidente de Rusia Vladimir Putin. Obviamente, ese viaje nunca se dio.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es mucho más difícil para Trump y para sus aliados ignorar el problema con Papadopoulos que el problema con Manafort. Además, documentos judiciales dejan claro que él estuvo en contacto con altos funcionarios de campaña sobre sus contactos con los rusos. Un exasesor de alto rango de la campaña le dijo a Gloria Borger, de CNN, que Papadopoulos no era un jugador importante.

“Él era un cero. Algo intrascendente”, dijo el exasesor.

Pero lo que Papadopolous ya admitió que le mintió al FBI sobre sus conversaciones con autoridades rusas, relacionadas con las ‘cosas sucias’ de la rival de Trump en las elecciones– es un problema muy grave. Un problema más grande, en términos de la investigación sobre la interferencia de Rusia en la elección presidencial de EE.UU. y las acusaciones de colusión, que la docena de cargos que ahora pesan sobre Manafort.

¡Y el día todavía no termina!