(CNNMoney) - El nuevo iPhone X es un poco intenso.

Para empezar, requiere hacer mucho contacto visual. Estoy dispuesta a pasar por alto esto para tener sus pequeñas y poderosas cámaras en mi bolsillo trasero.

El más reciente iPhone de Apple, que salió a la venta este viernes, tiene algunos de los cambios más grandes en su smartphone desde que este salió a la venta hace 10 años.

El botón de inicio, que se convirtió en sensor de huella digital, ya no está. Fue remplazado con el sistema de detección facial y nuevos gestos para explorar el teléfono. La pantalla se acerca mucho más a los bordes del dispositivo y la cámara es fantástica.

He estado usando y probando el iPhone X durante toda la semana. A esta nueva versión toma un tiempo acostumbrarse, más que cualquier otra actualización del iPhone. Apple ha cambiado la manera en la que trabajan sus funciones clave, sobre todo para apiñar más pantalla en un teléfono más pequeño.

También aumentó el precio de venta a 999 dólares para el modelo de 64 GB y 1.149 dólares para la versión de 256 GB.

La detección facial es genial, pero ¿es necesaria?

Desbloquear el dispositivo con identificador facial (Face ID) es la nueva característica del iPhone X a la que más despliegue publicitario se le ha hecho. Sin embargo, no es la razón más convincente para comprar el teléfono.

La colección de cámaras y sensores hacen un escáner 3D de tu cara para asegurarse de que eres quien dices ser. Luego desbloquea tu celular.

La tecnología también reemplaza el sensor de huella digital para hacerle más lugar a la pantalla. También puedes ingresar un código de seguridad o desactivar las características de seguridad por completo.

En mis pruebas, el Face ID es impresionante pero no perfecto. Mi teléfono se desbloqueó en una variedad de situaciones de luz, pero hubo múltiples oportunidades en las que simplemente no leyó mi cara.

Se siente más lento que usar la huella digital. Después de que confirma tu rostro, quedas atascado en la pantalla bloqueada hasta que deslizas hacia arriba para acceder al dispositivo.

Otros iPhones te dejan ir directamente a la pantalla de inicio cuando se desbloquean con el dedo. Pero esto no es una opción para tu rostro.

Tal vez sea perezosa, pero no quiero levantar el dispositivo cada vez que quiero usarlo. Eso también hace que sea más difícil revisar mi Instagram durante reuniones. En un iPhone 8 y modelos anteriores, la huella digital hace más fácil desbloquear el teléfono.

El iPhone X no es el primer teléfono en agregar el sistema de detección facial. El Samsung Galaxy 8 tiene una función parecida a esta pero menos segura. Apple ha hecho una versión mucho más superior de esta tecnología. Sin embargo, desbloquear el teléfono con tu cara se siente como una respuesta a una pregunta que nadie hizo.

Otros usos de tu cara

La tecnología detrás de la identificación facial tiene otros usos impresionantes.

Mi favorito es la adición de la opción Portrait (Retrato) en la cámara frontal. Usando la tecnología Face ID, el iPhone X toma selfies hermosas con un fondo borroso y efectos de iluminación espectaculares, igual que la cámara trasera.

Las nuevas características de "Atención" de Apple tienen también un toque inteligente. Si estás mirando tu teléfono, digamos leyendo una página web, el teléfono sabe que estás poniendo atención y evitará que la pantalla se oscurezca o se apague automáticamente. También baja el volumen automáticamente.

Por supuesto, también hay Animojis, una colección de 12 emojis animados que imitan tus expresiones faciales al rastrear hasta 50 movimientos de tus músculos faciales. Es buena, pero al final, una función fácil de olvidar. Lo que mejor hace este teléfono es demostrar lo que otras aplicaciones pueden hacer con cámaras Face ID.

Snapchat ya está usando la tecnología y agregó máscaras que parece que fueran parte de tu cara, y es solo en comienzo. Estoy interesada en saber qué otros desarrollos traen.

La cámara principal es un poco mejor

El punto de venta más popular para el iPhone de lujo es que tiene una mejor cámara.

El iPhone X tiene una cámara ligeramente mejor que el iPhone 8 Plus, en un cuerpo más pequeño.

Más que la tecnología de detección facial o una pantalla más grande, esto podría ser lo que convenza a muchas personas de gastar 999 dólares en un iPhone X.

El nuevo teléfono también tiene lentes duales, pero el teleobjetivo tiene una apertura de f 2.4 y le agrega estabilización a la imagen. Es posible que observes cómo las fotos con poca luz tienen menos borrosidad. Pero en su mayor parte, las imágenes de un iPhone 8 Plus y iPhone X son de una calidad similar.

Sobre la pantalla

Apple ha incorporado una gran pantalla al teléfono de una manera tal que no lo hace sentir enorme. La pantalla del iPhone X, de 5,8 pulgadas, es apenas un poco más grande y angosta que la del iPhone 8.

Además esta es la primera pantalla de Apple tipo OLED, que muestra colores más vívidos y puede ser más delgada que una pantalla LCD. Los colores estallan y las imágenes son más nítidas, pero si las miras desde un ángulo, muestra un tono azulado. Es un problema conocido de las pantallas OLED, pero es sorprendente que Apple no crea que es un factor decisivo.

Una curva de aprendizaje que no es muy Apple

Para llenar el vacío que deja el botón de Inicio, el iPhone X ha agregado nuevos gestos (los diferentes deslizamientos que haces con el dedo). El proceso de aprendizaje es difícil, y las nuevas opciones cuestan más trabajo que antes.

En vez de presionar el botón una vez para ir a la pantalla de inicio, debes hacer un pequeño movimiento hacia arriba desde el fondo de la pantalla. Otro ejemplo: para llegar al Centro de control, debes deslizar el dedo desde abajo hasta la esquina superior derecha del dispositivo, algo que podría estar fuera del alcance de muchos pulgares.

No dudo de la habilidad que tiene cualquiera para dominar algunos nuevos movimientos de los dedos. Pero estos cambios se sienten lejanos a la interfaz simple que hizo que el iPhone sea el teléfono más fácil de usar.

Ok, entonces ¿debo comprar el nuevo iPhone X ?

Si quieres la mejor cámara de un teléfono inteligente pero crees que el tamaño de iPhone 8 Plus es demasiado voluminoso, el iPhone X es una opción sólida. Los primeros compradores y los fanáticos de las selfies probablemente se sentirán felices con las funciones de la cámara frontal y la integración con las aplicaciones en el futuro.

Pero sobre todo, debes sentirte cómodo reaprendiendo las funciones básicas de navegación y no tener ningún reparo en gastar algunos dólares extras.

Debido a la visión de futuro del iPhone X de Apple, es probable que esas funciones y elección de diseño aparezcan en más dispositivos en el futuro, gústenos o no.