(CNN) - Suministrarle misiles a rebeldes de Yemen fue una “agresión militar directa por parte del régimen de Irán”, según declaró el príncipe saudí Mohammed bin Salman bin Abdulaziz este martes.

En su primera declaración directa sobre un ataque con misiles frustrado en el aeropuerto de Riyadh que ocurrió durante el fin de semana, bin Salman culpó al gobierno de Irán por estos hechos, diciendo que estaba “suministrándole misiles a las milicias Houthi [en Yemen]”.

En comentarios reportados por la agencia oficial de noticias de Arabia Saudita, SPA, el príncipe de la corona saudí le dijo al secretario de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Boris Johnson, que las acciones de Irán “pueden ser consideradas como un acto de guerra contra el reino”.

Un portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán desestimó las acusaciones de Arabia Saudita sobre el ataque con misiles y dijo que eran “falsas, irresponsables, destructivas y provocativas”, según reportó la agencia iraní de noticias Tasnim este lunes.

Los comentarios de Bin Salman fueron los más recientes del gobierno saudí acusando a Irán no solo de estar detrás de las acciones en Yemen, sino también por su supuesto comportamiento en el Líbano.

Irán patrocina al grupo libanés Hezbollah, militante chií y grupo político que tiene un gran poder en el gabinete, como parte de una alianza pro-Siria en el Parlamento libanés.

Irán y Hezbollah fueron culpados por Saad Hariri por entrometerse en “asuntos internos de los países árabes” cuando este anunció su renuncia como primer ministro del Líbano este sábado. Hariri, un político suní que tiene el apoyo suní, hizo el anuncio desde Riyadh.

“Irán controla la región y la toma de decisiones tanto en Siria como en Iraq”, dijo Hariri en su anuncio. “Quiero decirle a Irán y a sus seguidores que perderá en sus intervenciones en los asuntos internos de los países árabes”.

Saad Hariri, el entonces primer ministro de Líbano, durante una reunión con su contraparte italiano en Roma el pasado mes de octubre.

Para los saudíes, no habrá “más distinción entre Hezbollah y el gobierno libanés”, según dijo este lunes el ministro de Arabia Saudita de Asuntos del Golfo Thamer al-Sabhan. Hezbollah “se ha vuelto una herramienta de muerte y destrucción contra Arabia Saudita y participa en todos los actos terroristas en el Reino”, aseguró el ministro.

Por esto, Arabia Saudita tratará a los libaneses como "un gobierno que declara la guerra", dijo al-Sabhan a al-Arabiya, emisora respaldada por Arabia Saudita.

Aunque Estados Unidos considera a Hezbollah como un grupo terrorista, su ala política es el bloque más poderoso en el gobierno de coalición profundamente dividido del Líbano, y varios de sus políticos son ministros.

No está claro lo que ocasionarán estas declaraciones en las relaciones saudí-libanesas, pero al-Sabhan dijo que las repercusiones “podrían ser severas”.

Arabia Saudita acusa a Hezbollah de traficar misiles en Yemen. El ejército saudí fue capaz de interceptar los misiles antes de que llegaran al aeropuerto.

Un portavoz de la coalición liderada por los saudíes que lucha contra los rebeldes Houthi —que reciben apoyo de Irán— en Yemen, aseguró que los militantes de Hezbollah trafican armas a través de Siria y luego a Irán antes de llegar a Yemen a través del mar, incluso aunque la coalición ha bloqueado los puertos de Yemen desde 2015.

“Fue un misil iraní, lanzado por Hezbollah desde el territorio ocupado por los houthis en Yemen”, le dijo a CNN este lunes el ministro de Asuntos Exteriores saudí Adel Al-Jubair.

Arabia Saudita ha llevado a cabo una campaña militar durante años en Yemen apoyando al gobierno internacionalmente reconocido que fue expulsado de la capital por los Houthis.

“¿Quiénes son los houthis y qué es Hezbollah? Son subsidiarios de la Guardia Revolucionaria iraní”, dijo al-Jubair.