(CNNMoney) – Fumar en el trabajo costará más de una semana de preciosas vacaciones en una empresa japonesa.

Piala, una firma de marketing con sede en Tokio, ha comenzado a dar a sus empleados no fumadores seis días adicionales y pagados de vacaciones durante el año.

La empresa dice que la idea provino de un empleado que se quejó de que los colegas que fumaban normalmente trabajan menos debido a las pausas que se tomaban para fumar durante el día. Esto llevó a la agencia a proponer lo que llamaron una solución “ganar-ganar”.

“No damos castigos por fumar”, dice el portavoz de Piala, Hirotaka Matsushima. “En cambio, ofrecemos beneficios por no fumar”.

Los empleados solían pensar que era injusto que los fumadores “pasaran cerca de 15 minutos por cada pausa para fumar”, aseguró a CNNMoney. La situación se agravó por el hecho que los fumadores a menudo se bajaban desde la oficina de la compañía en el 29° piso hasta la zona de fumadores en el sótano.

Lee: ¿Fumas y sufres de obesidad? Olvídate de la cirugía: una política que encendió la polémica en este país

En total, las pausas para fumar mantuvieron a los empleados alejados de sus escritorio por cerca de 40 minutos cada día, de acuerdo de Matsushima.

Cerca de 1 de cada 5 adultos en Japón fuma y las salas para fumar son comunes en oficinas y establecimientos públicos.

Esto podría cambiar a medida que el gobierno trata de tomar medidas enérgicas contra fumar en espacios públicos con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Un buen número de empresas recientemente ha empezado a prohibir a sus empleados fumar en el trabajo al utilizar las salas de fumadores para otros propósitos.

El año pasado, un medio local reportó que el Ministerio de Salud de Japón ordenó a los funcionarios a salir a caminar luego de fumar para prevenir que el olor a tabaco afecte a otros en el trabajo.

Lee: Niños fumadores seriales: la epidemia del cigarrillo en Indonesia

Desde que Piala instauró su nuevo incentivo de vacaciones en septiembre, 4 de 42 fumadores del personal han dejado el hábito, asegura Matsushima.

Uno de ellos, Shun Shinbaba de 25 años, dijo a CNNMoney que solía fumar un paquete de cigarrillos cada dos días. Planea usar su tiempo libre extra para jugar tenis.

Como era de esperarse, los empleados que no fuman han estado satisfechos por el tiempo extra.

“Sin haber hecho nada, su tiempo de vacaciones se incrementó en seis días”, afirma Masushima.