(CNN) - Más de 16.000 científicos de 184 países han publicado una segunda advertencia a la humanidad advirtiendo que debemos cambiar nuestras malas conductas para ayudar al planeta.

En 1992, 1.700 científicos independientes firmaron la "Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad". La carta advirtió que "los seres humanos y el mundo natural están en curso de colisión" y si el daño ambiental no se detenía, nuestro futuro estaba en riesgo.

Esa carta fue noticia hace 25 años, pero el mundo todavía se enfrenta a enormes desafíos ambientales. Fue así que el científico ambientalista William Ripple y sus colegas decidieron crear una nueva carta que también le dio un coraje. Desde que fue publicado en la revista BioScience este lunes, cientos más de científicos se han unido a la carta.

La carta esencialmente dice que si no hay una oleada de presión pública para cambiar el comportamiento humano, el planeta sufrirá un daño "sustancial e irreversible".

La desertificación: una de las consecuencias del calentamiento global.

"Esto no se trata de un fenómeno natural que no tiene que ver con los humanos", dijo Ripple, un distinguido profesor de ecología en la Universidad Estatal de Oregón. "Si no tenemos una biosfera saludable, como se llama, si seguimos teniendo problemas ambientales importantes y problemas de cambio climático, esto va directamente al bienestar de los seres humanos. Las personas deben entender que estamos tratando de salvarnos a nosotros mismos de una miseria catastrófica enorme"

Aunque ha habido un puñado de cambios positivos, los datos actuales muestran que muchos problemas ambientales se han empeorado "alarmantemente" desde que se escribió la última carta.

Desde 1970, las emisiones de dióxido de carbono han aumentado marcadamente, en aproximadamente un 90%. Aproximadamente el 78% de eso proviene de la quema de combustibles fósiles, como el uso del carbón para calentar nuestras casas y conducir automóviles que usan gasolina, y mediante procesos industriales básicos y actividad humana que representan la mayoría del aumento total de emisiones de gases de efecto invernadero desde 1970 a 2011, según la Agencia de Protección Ambiental.

LEE: Estos son los 10 alimentos que más perjudican al medio ambiente

Esa actividad humana ha ayudado a elevar la temperatura promedio global. 2016 fue el año más caliente que se haya registrado, según la NASA. De hecho, los 10 años más cálidos en el récord de 136 años se han producido desde 1998, según los datos más recientes disponibles.

Aunque el gobierno de Trump ha dicho que los programas de cambio climático son una "pérdida de dinero" y que el cambio climático en sí es un "engaño costoso", los datos sugieren que los aumentos de temperatura probablemente causarán escasez en los cultivos alimentarios del mundo. El clima será más dañino, con tormentas más intensas. Los niveles del mar aumentarán y amenazarán ciudades costeras como Miami y Nueva Orleans.

Zonas muertas

La nueva carta enumera los datos que muestran un aumento del 75% en el número de zonas muertas en el océano desde la publicación de la primera carta. Las zonas muertas son las áreas en los océanos, grandes lagos y ríos donde la vida marina muere o es alejada porque la zona carece de oxígeno suficiente.

Aunque las zonas muertas pueden darse de forma natural, son creadas en gran parte por la contaminación excesiva de nutrientes de las actividades humanas como la contaminación agrícola e industrial, de acuerdo con el Servicio Nacional del Océano. Hay muchas zonas muertas a lo largo de la costa este de los Estados Unidos y en los Grandes Lagos, y el segundo más grande del mundo se encuentra en el norte del Golfo de México.

Los científicos creen que hay al menos 405 zonas muertas en todo el mundo, incluidas cerca de América del Sur, Japón, China y el sureste de Australia.

Ello no es solo una mala noticia para los peces y plantas que viven allí; son malas noticias para los humanos que comen pescado o mariscos que necesitan que los peces sobrevivan. La zona muerta en la bahía de Chesapeake, por ejemplo, que mide 1,89 millas cúbicas, o casi el volumen de 3,2 millones de piscinas olímpicas, resulta en la pérdida de decenas de millones de peces, que humanos y cangrejos comen. También amenaza a las ostras de dicha zona.

LEE: Respirar el aire en Delhi equivale a fumar 44 cigarrillos en un día

Pese a los desafíos de este caso, el presupuesto que propuso Trump recortaría los fondos de limpieza para la bahía de Chesapeake, los Grandes Lagos y otras masas de agua con zonas muertas.

Peces en problemas

Ha habido un aumento en el apetito humano por los pescados, pero cada vez es más difícil atraparlos. La reciente revisión de las pautas dietéticas de Estados Unidos instó a los estadounidenses a comer más pescado para la salud del corazón y el control del peso. Más personas han comenzado a ver los beneficios para la salud de la dieta mediterránea, que también enfatiza el pescado sobre la carne.

La industria pesquera ha multiplicado esfuerzos, pero ha habido una gran caída en la captura de peces en mares, lagos y ríos. Un estudio de 2006 concluyó que todas las especies de mariscos silvestres podrían colapsar dentro de los próximos 50 años si no se hace más para proteger la fauna acuática. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, alrededor de 2.300 especies de peces están en peligro o amenazadas de extinción.

En investigaciones anteriores, los científicos también predijeron que esta caída podría comprometer la necesidad de proteínas y micronutrientes de las personas, particularmente en los países en desarrollo. Hoy en día, el 45% de las muertes entre los niños menores de 5 años se debe en gran medida a los problemas de salud causados ​​por la desnutrición, según un estudio de 2013.

MIRA: Quedan menos de 30 vaquitas marinas: ¿las veremos desaparecer por completo?

Agua dulce amenazada

La Tierra ha visto una reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible per cápita desde la carta de 1992. Si los esfuerzos de conservación y los niveles de contaminación de la industria no cambian, la Unesco predice que el mundo enfrentará un déficit global de agua del 40% para 2030.

El crecimiento de la población, la industrialización, la urbanización y un aumento en el consumo de agua han amenazado significativamente nuestras fuentes de agua dulce, según diversas investigaciones científicas.

Actualmente, el 20% de las fuentes acuíferas del mundo son sobreexplotadas.

La inversión en infraestructura de agua ha aumentado globalmente y en los EE. UU., Pero algunos científicos pregunta si esa inversión será suficiente.

Bosques amenazados
Entre 1990 y 2015, el mundo ha perdido 129 millones de hectáreas de tierras forestales, un área aproximadamente del tamaño de Sudáfrica.

La mayor parte de la deforestación se ha dado en áreas tropicales, pero Estados Unidos También ha perdido importantes tierras forestales. Los estudios han proyectado que, dado que el crecimiento de la población de Estados Unidos sigue como se predijo, el país podría perder 50 millones de acres (unos 203 mil kilómetros cuadrados) más para 2050.

Los árboles no son simplemente bonitos: ayudan a limpiar el aire y el agua, proporcionan madera para la construcción, crean hábitats para los animales y ayudan a mitigar el impacto del cambio climático.

LEE: Este es el primer país en prohibir la deforestación

Sin embargo, hay algo de esperanza en lo que respecta a los bosques, ya que los estudios han demostrado que la deforestación se ha desacelerado y que se están gestionando mejor los bosques en todo el planeta. Este dato sugiere que si los humanos se lo proponen, las tendencias ambientales negativas pueden cambiar.

Incremento de población insostenible

Ha habido un aumento del 35% en la población humana desde la carta de 1992. Esto no hace más que recordar con insistencia la cantidad cada vez más limitada de recursos naturales disponibles. Lo que agrava esta proyección es que no se espera que esa tendencia cambie pronto.

Los investigadores predicen que habrá cerca de 10 mil millones de personas viviendo en la Tierra para el año 2050, según las Naciones Unidas, y gran parte del crecimiento de la población se producirá en países en desarrollo con las tasas de fecundidad más altas pero también la seguridad alimentaria más baja.

Asimismo, se ha visto progreso en lo que respecta a la desaceleración del crecimiento, en forma de una mayor educación para mujeres y niñas y esfuerzos concentrados de planificación familiar.

Animales desapareciendo

Ha habido una reducción colectiva de casi el 29% en el número de animales en el mundo desde la carta de 1992. Los científicos dicen que estamos viviendo la sexta extinción masiva en la Tierra, lo que significa que tres cuartas partes de todas las especies podrían desaparecer en los próximos siglos.

LEE: La población de insectos se ha reducido en un 75% en tres décadas, dice un estudio

Una publicación de 2017 también analizó un grupo bien estudiado de 177 especies de mamíferos y descubrió que todos ellos habían perdido al menos el 30% de su territorio entre 1900 y 2015. Además, más del 40% de esas especies "experimentaron bajas severas en su población", lo que significa que perdieron al menos el 80% de su rango geográfico durante ese tiempo. Dicho de otra manera: esta extinción en particular es "más severa" de lo que se pensaba anteriormente.

Algo de progreso

En los últimos 25 años, el agotamiento del ozono es una tendencia positiva significativa.

Hubo una disminución constante en la capa de ozono de la Tierra, causada en parte por los gases liberados por aerosoles y refrigerantes, lo que reduce la capacidad de la capa de ozono para absorber la radiación ultravioleta.

Después de 1987, cuando los gobiernos del mundo se unieron para elaborar el Protocolo de Montreal de las Naciones Unidas, las emisiones de gases que agotan el ozono disminuyeron significativamente. Se espera que el ozono experimente una recuperación significativa en 30 años, es decir, a mediados de siglo.

El esfuerzo para ayudar al ozono es un ejemplo, dijo Ripple, que cuando las personas se reúnen para trabajar en algo, pueden tener un gran impacto. Eso es lo que espera que logre la nueva carta.

Además de ver a más científicos firmar la carta después de su publicación, Ripple se ha visto abrumado por el número de otras personas que se han acercado, algunos enviando poemas y canciones que han creado sobre el medio ambiente, y se comprometieron a ayudar.

Ripple y los cuaoutores de la carta no están seguros de cuáles serán los próximos pasos, pero como muchos escritores de manifiestos antes que él, tiene esperanzas, a pesar del tono sombrío de la misiva.

"Soy un optimista", dijo. "Mi esperanza es que esta carta desencadene una conversación mundial sobre estas tendencias ambientales y climáticas y quizás, más fundamentalmente, que pueda sensibilizar a la gente sobre la gravedad de los problemas ambientales mundiales para que podamos unirnos. Es tan importante trabajar juntos como humanos carrera para hacer un futuro sostenible en el planeta Tierra ".