(CNN) - Un juez federal bloqueó permanentemente el decreto del presidente de EE.UU. Donald Trump de recortar el financiamiento de las ciudades santuario, es decir, aquellas que restringen la cooperación con las autoridades de inmigración de dicho país.

William Orrick, juez de la Corte Federal, emitió el fallo en demandas presentadas por dos condados de California, San Francisco y Santa Clara. Orrick dijo que Trump no puede establecer nuevas condiciones de gasto aprobadas por el Congreso.

La decisión anula el decreto que firmó Trump en enero, poco después de asumir el cargo, que fue diseñada para tomar medidas enérgicas contra las llamadas "ciudades santuario", municipios que no cumplen con las solicitudes de inmigración y aduanas (ICE) para identificar y deportar inmigrantes indocumentados.

Las jurisdicciones que se han negado a cumplir incluyen las ciudades de Chicago, Nueva York, Los Ángeles y San Francisco.

El decreto fue creado con el fin de "despojar el dinero de las subvenciones federales de los estados santuarios y las ciudades que albergan inmigrantes ilegales", según el entonces secretario de Prensa Sean Spicer. El decreto inmediatamente provocó un desafío judicial, primero por San Francisco y seguido por otros condados, incluyendo Santa Clara, también en California.

El Golden Gate, en San Francisco, una ciudad santuario.

Abogado: Sentenciando una victoria por el estado de derecho

Aquellos que luchan contra el decreto celebraron la decisión este lunes.

"Esta es una victoria para el pueblo estadounidense y el estado de derecho", dijo el abogado de la ciudad de San Francisco Dennis Herrera en un comunicado. "Este decreto era inconstitucional antes de que la tinta aún estuviera seca", agregó.

"Vivimos en democracia. Nadie está por encima de la ley, ni el presidente", sentenció Herrera.

LEE: Miami deja de ser ciudad santuario para los inmigrantes indocumentados

La declaración de Herrera subrayó que estaba "agradecido de que hayamos podido proteger miles de millones de dólares que ayudan a algunos de los estadounidenses más vulnerables".

No obstante, un portavoz del Departamento de Justicia dijo que el tribunal había "excedido su autoridad" en su decisión y prometió que el departamento seguiría las indicaciones de Donald Trump con respecto al decreto de enero.

"El Tribunal de Distrito excedió su autoridad hoy cuando prohibió al presidente instruir a los miembros de su gabinete para hacer cumplir la ley existente", dijo el portavoz Devin O'Malley.

LEE: Seis de cada 10 indocumentados de EE.UU. viven en solo estas 20 ciudades

"El Departamento de Justicia reivindicará la autoridad legítima del presidente para dirigir la rama ejecutiva", añade.

¿Qué es una ciudad santuario?

El término "ciudad santuario" es un término amplio que se aplica a las jurisdicciones que tienen políticas vigentes diseñadas para limitar la cooperación o la participación en acciones federales de aplicación de la ley de inmigración.

Las ciudades, los condados y algunos estados tienen una gama de políticas informales, así como leyes reales que califican como posiciones de "santuario".

La mayoría de las políticas se centran en no cooperar con la aplicación de la ley federal en las políticas de inmigración. Muchas de las ciudades más grandes del país tienen formas de tales políticas.

LEE: Empieza el juicio del crimen con el que Trump promueve la construcción del muro fronterizo

En 2015, más de 200 jurisdicciones estatales y locales no atendieron las solicitudes de Inmigración y Aduanas para detener a personas, la directora de ICE, Sarah Saldaña, testificó ante el Congreso y un subconjunto de ese grupo se negó a dar acceso a sus cárceles y prisiones a ICE.

Según el seguimiento del Centro de Estudios de Inmigración, un grupo de expertos que aboga por restringir la inmigración y se opone a las políticas de santuario, aproximadamente 300 jurisdicciones rechazaron más de 17.000 solicitudes de detención, entre el 1 de enero de 2014 y el 30 de septiembre de 2015.

La idea de las ciudades santuario parece haber surgido de las iglesias en la década de 1980 que proporcionan refugio a los centroamericanos que huyen de la violencia en el país en medio de la renuencia del gobierno federal a otorgarles el estatuto de refugiados.

LEE: Alcaldes demócratas se unen para proteger ciudades santuario

Se hicieron populares en lugares más diversos para contrarrestar lo que los funcionarios consideraban políticas políticas de inmigración demasiado entusiastas, particularmente contra aquellos arrestados por crímenes menores no violentos.

"San Francisco es una ciudad santuario y no renunciará en su compromiso de proteger los derechos de todos sus residentes", dijo el alcalde de San Francisco Edwin Lee en enero, al anunciar una expansión a un fondo municipal para proporcionar servicios legales a la comunidad inmigrante, documentado o no.

Chicago ha establecido un fondo similar, al igual que Los Ángeles.

"Chicago ha sido en el pasado una ciudad santuario", dijo el alcalde Rahm Emanuel en noviembre, según el Sun-Times. "Siempre será una ciudad santuario".