(CNN) - El dinero de Venezuela es casi inútil y su crisis de efectivo solo está empeorando.

El país se está convirtiendo en un desastre humanitario impulsado por las políticas económicas del Gobierno, que han causado que la moneda, el bolívar, se desplome en valor y los precios se disparen. Hay escasez de alimentos y medicamentos en todo Venezuela.

LEE: ¿Es Venezuela demasiado grande para colapsar?

El bolívar ha perdido el 96% de su valor este año. Hasta este martes, se necesitaban 84.000 bolívares para comprar un dólar estadounidense. A principios de este mes, un dólar valía 41.000 bolívares. Y a principios de este año, solo se necesitaban 3.100 bolívares para comprar un dólar, de acuerdo con DolarToday, un sitio web que registra el tipo de cambio no oficial.

Millones de venezolanos consultan DolarToday u otro sitio, Paralelo Venezuela, para averiguar cuánto dinero necesitan para comprar alimentos, si es que hay comida en los estantes. La tasa de cambio oficial del Gobierno se ha considerado sin sentido.

La inflación en Venezuela se ha disparado al 4.115% en comparación con hace un año, según Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Johns Hopkins, que es un experto en hiperinflación. La crisis se ha profundizado desde que el Gobierno dejó de pagar algunas de sus deudas.

LEE: Venezuela, al borde del abismo económico

"La economía está realmente en una espiral de muerte completa", dice Hanke. "Ha empeorado mucho allí en las últimas dos semanas".

Otras estimaciones son inferiores a las de Hanke pero exorbitantes según los estándares de cualquier país. La firma venezolana de investigación Ecoanalítica estima que los precios se dispararon alrededor del 1.430%, en octubre, en comparación con hace un año. Los precios en hoteles y restaurantes aumentaron un 70% en octubre con respecto al mes anterior.

Los precios al alza obligan a los venezolanos a esperar horas en línea en el cajero automático, el supermercado o ambos, solo para sobrevivir. Y las cosas podrían empeorar pronto.

LEE: Una situación incierta para Venezuela y PDVSA

Tanto el Gobierno como su compañía petrolera estatal, PDVSA, han incumplido recientemente algunas deudas. Si se producen más incumplimientos, los inversores podrían organizarse y confiscar el único activo valioso de Venezuela, el petróleo, en Estados Unidos. Eso ahogaría la principal fuente de efectivo del Gobierno, que necesita para importar alimentos y medicinas.

El presidente Nicolás Maduro, a quien el gobierno Trump calificó de dictador, exigió a principios de este mes que la deuda de la nación se reestructure. El Gobierno y PDVSA deben más de 60.000 millones solo a los bonistas. El banco central tiene menos de 10.000 millones en reservas, que han disminuido lentamente en los últimos años a medida que el país ha pagado deudas.

Las obligaciones del país se extienden mucho más allá de la deuda a los tenedores de bonos. En total, Venezuela debe 141.000 millones a bonistas, a Rusia, China, a contratistas y proveedores de servicios petroleros, según un análisis de Moody's Investor Service.