(CNN) – Los anticonceptivos pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama en una mujer hasta en un 38%, dependiendo del tiempo que lleve utilizándolos, según lo reveló un nuevo estudio.

El riesgo estuvo asociado a todos los métodos de anticoncepción hormonal –como la píldora, las inyecciones y los dispositivos intrauterinos–, cuando se comparó con mujeres que nunca los habían utilizado.

Investigadores de la Universidad de Copenhagen analizaron la información de 1,8 millones de mujeres menores de 50 años en Dinamarca. Ademas, en promedio, les hicieron seguimiento durante 11 años.

El nivel de riesgo de cáncer de seno aumentó de acuerdo al tiempo que una mujer llevaba utilizando anticonceptivos hormonales. Así, el riesgo promedio incrementó un 20% entre todas las usuarias habituales y recientes de estas formas de anticonceptivos.

Los investigadores hallaron que hay un aumento del 9% en el riesgo de padecer cáncer de mama entre las mujeres que tomaron los anticonceptivos durante menos de un año, cifra que se eleva al 38% si el tiempo se extiende a más de 10 años.

Entre las mujeres que usaron anticonceptivos hormonales durante más de cinco años persistió un leve riesgo durante por lo menos otros cinco años después de que dejaran de hacerlo, de acuerdo al estudio publicado este miércoles en la revista New England Journal of Medicine.

Los resultados sugieren una “rápida desaparición del exceso de riesgo de cáncer de seno después de interrumpir su uso, cuando se trata de mujeres que usaron anticonceptivos hormonales durante períodos cortos”, escribieron los autores en su reporte. Además, los investigadores destacaron que otros estudios no han encontrado evidencia de un riesgo persistente.

En un editorial acompañante, David Hunter, profesor de epidemiología y medicina en el Departamento de Salud Poblacional Nuffield de Gran Bretaña, señaló que la relación entre los anticonceptivos orales y el cáncer de mama ya está bastante probado. Sin embargo, este nuevo estudio resulta relevante porque analizó nuevos métodos anticonceptivos, le explicó Hunter a CNN. “Estos resultados no sugieren que algún método en particular esté libre de riesgo”, indicó en el editorial.

Sin embargo, Hunter también enfatizó que “el cáncer de seno continúa siendo una enfermedad relativamente rara en las mujeres más jóvenes”. Según dijo, entre las mujeres menores de 35 años incluidas en el estudio, el hecho de tomar anticonceptivos hormonales durante menos de un año resultó en 1 caso extra por cada 50.000 mujeres.

“El número de casos aumenta con la edad porque el riesgo de cáncer de mama aumenta con la edad”, sostuvo Hunter.

El profesor también añadió que el riesgo persistente que halló el estudio “debe considerarse como preliminar”, ya que cuando se tienen en cuenta otros factores –como los diferentes periodos de uso– es poco probable que el aumento del riesgo sea significativo.

“El riesgo sí disminuye con el tiempo desde que se interrumpe su uso”, explicó Hunter. Pero también destacó que cuando las mujeres alcanzan la edad en la que las tasas de cáncer llegan a su pico, entre los 50 y 70 años, su situación no está muy afectada por el hecho de que hayan tomado los anticonceptivos hormonales.

Las bajos niveles de cáncer de seno se observaron entre las mujeres más jóvenes. Las tasas de esta enfermedad fueron casi cinco veces más altas en mujeres que están en sus 40 frente a aquellas en sus 30, escribió Hunter en el editorial. También añadió que las mujeres en los últimos años de sus 30 y 40 tal vez deberían discutir opciones de anticonceptivos no hormonales con sus médicos.

Hunter también señala que los anticonceptivos hormonales, es decir, los orales, están relacionados con un menor riesgo de cánceres ovárico, endometrial y colorrectal en años posteriores.

“Los beneficios (contra estos otros tipos de cáncer) persisten durante una o dos décadas”, aseguró, mientras que el riesgo de cáncer de mama disminuye más rápidamente. “En general, puede ser más beneficioso”, apuntó.

Aún así, concluyó que la búsqueda debe continuar para encontrar opciones libres de riesgo. “Se ha perdido mucho impulso", señaló. “Pero este estudio nos recuerda que este es un objetivo importante”.