(CNN Español) - La temida banda narcotraficante de Colombia, el Clan del Golfo, anunció este jueves a través de un comunicado que cesará unilateralmente las acciones militares ofensivas a partir de este miércoles 13 de diciembre y con término indefinido.

El Clan del Golfo, liderado por Dario Antonio Úsuga, alias "Otoniel", ha sido llamado por la Policía de Colombia una de las “organizaciones más peligrosas del crimen trasnacional”.

LEE: Santos anuncia que el Clan del Golfo está dispuesto a someterse a la justicia

El 9 de noviembre la Policía Nacional de Colombia decomisó más de 12 toneladas de cocaína pura. El presidente Santos confirmó que la cocaína pertenecía al Clan del Golfo.

El grupo, antes conocido como Clan Úsuga, tiene entre sus líderes a exnarcotraficantes y exparamilitares y nació tras la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), grupo paramilitar de de extrema derecha, en el 2006.

En el comunicado, el Clan del Golfo dice que a pesar de que no hay un marco normativo para someterse a la justicia, tienen intenciones de contribuir a la paz.

"A partir de esta Navidad, en donde los corazones se llenan de esperanza por un país mejor, los colombianos merecemos la oportunidad por primera vez en la historia, a vivir en adelante sin la zozobra del conflicto armado, mientras éste se resuelve definitivamente. Que las familias se integren alrededor del regocijo de la natividad", afirman en su página web.

En septiembre, el grupo expresó su voluntad de someterse a la justicia, según informó en ese entonces el presidente de Colombia Juan Manuel Santos.

“El pasado 3 de septiembre recibimos del jefe del Clan del Golfo una manifestación expresa de la voluntad de acogerse, de someterse a la justicia. Yo les he pedido al Ministro de Justicia y al señor Fiscal que procedan a evaluarla”, indicó el mandatario en la posesión de magistrados de la Corte Constitucional y el Consejo de Estado.

MIRA: Capturan a narcotraficante del Clan del Golfo que había fingido su muerte

El Clan del Golfo, además, invitó a través de su comunicado a las disidencias de las FARC –la guerrilla que se convirtió en partido político tras firmar un acuerdo de paz con el gobierno en 2016 y entregar las armas este año– a las bandas criminales y a otras organizaciones criminales a sumarse a su decisión. De la misma manera, le solicitó al ELN, la segunda guerrilla más grande del país y que actualmente está en diálogos con el gobierno, que respeten las zonas en las que se han enfrentado.

"Invitamos a los grupos disidentes de las FARC y las BACRIM, LOS PELUSOS, LOS PUNTILLEROS, LAS OFICINAS, y en general a todos los actores armados para parar la violencia entre nosotros y contra la población, y empecemos a buscar mecanismos de salida para la paz de Colombia", escribieron en su comunicado.

Santos celebró el anuncio de la organización durante el lanzamiento del programa "Antioquia sin coca" en Medellín. El presidente advirtió que seguirá la presión de las Fuerzas Armadas contra el grupo narcotraficante.

Además, informó "el Gobierno Nacional trabaja en un conjunto de normas que enviará al Congreso, con mensaje de urgencia, para facilitar el sometimiento a la justicia de organizaciones criminales como el “Clan del Golfo”", según un comunicado de Presidencia.

Según el Ministerio de Defensa, en su momento de mayor auge, año 2009, el Clan del Golfo llegó a tener hasta 4.000 miembros. Hoy, de acuerdo con las autoridades, tiene 1.800. El Clan del Golfo es especialmente poderoso en la costa Pacífica y Atlántica de Colombia.