(CNN) - Los incidentes de salud que enfermaron a diplomáticos estadounidenses en Cuba y que complicaron las relaciones entre Washington y La Habana serán motivo de una audiencia en el Senado este martes. Sin embargo, no se espera que el misterio de lo que algunos han llamado “ataques acústicos” se resuelva.

La audiencia se llevará a cabo en medio del desacuerdo de dos senadores republicanos del Comisión de Relaciones Exteriores sobre si los diplomáticos estadounidenses fueron víctimas o no de un “ataque”.

El Gobierno de Estados Unidos ordenó evacuar su personal diplomático en La Habana por supuestos "ataques acústicos" en la isla.

“Hay algunas personas con síntomas que no tienen explicación”, le dijo este viernes a CNN el senador republicano de Arizona Jeff Flake, durante un viaje a la isla. “Los cubanos rechazan la palabra ‘ataque’ y creo que tienen justificación para hacerlo. El FBI dice que no hay evidencia de un ataque. Nosotros no deberíamos usar esa palabra”.

Flake, un partidario de mejorar las relaciones entre EE.UU. y Cuba y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, que lleva a cabo la audiencia, dice que ha recibido información clasificada que respalda la negación que hace Cuba de haber participado en los incidentes.

Los críticos del Gobierno cubano dicen que este debe saber más de lo que dice sobre lo ocurrido.

  • El sonido como arma: mira en este video cómo funcionan los ataques acústicos:

“Es imposible llevar a cabo 24 ataques separados y sofisticados contra el personal del Gobierno en #LaHabana sin que el #RégimendeCastro sepa de él”, le respondió a Flake el senador de la Florida Marco Rubio. “Cualquier funcionario de Estados Unidos informado sobre el tema sabe muy bien que aunque el método del ataque aún está en duda, los ataques y las lesiones no”.

Funcionarios estadounidenses le dijeron a CNN que todavía están desconcertados por los incidentes que llevaron a que Estados Unidos retirara a la mayoría de su personal de la embajada en La Habana. Washington emitió una alerta de viaje para las personas que piensen visitar la isla comunista.

Rubio, un cubanoestadounidense y obstinado crítico del Gobierno cubano, liderará la audiencia de la Comisión de Relaciones Exteriores, que examinará tanto las enfermedades inexplicables que sufrieron los diplomáticos estadounidenses y sus familias como la respuesta del Departamento de Estado.

Desde noviembre de 2016, los empleados del Gobierno de Estados Unidos empezaron a experimentar extraños síntomas, a menudo a altas horas de la noche y a veces, acompañados de sonidos similares a los de los insectos o del chirrido de metales, le dijeron funcionarios estadounidenses a CNN.

Los diplomáticos encontraron que si dejaban las habitaciones en las que estaban, los síntomas y sonidos paraban inmediatamente, lo que les hizo pensar que estaban siendo atacados por un dispositivo increíblemente preciso, posiblemente un arma sónica.

Los diplomáticos han sido tratados por síntomas de conmoción cerebral, incluyendo pérdida de la audición, mareos, problemas de balance, molestias visuales, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir, dijeron fuentes oficiales de Estados Unidos.

Los diplomáticos canadienses y sus familias reportaron dolencias similares.

Aunque funcionarios del Gobierno cubano han negado vigorosamente cualquier involucramiento en los incidentes, el presidente Donald Trump dijo en 2017 que los cubanos eran los “responsables” por las enfermedades de los diplomáticos.

Agentes del FBI viajaron a La Habana para investigar el incidente, pero hasta el momento no han determinado lo que causó la misteriosa enfermedad.