(CNN) – Estremecedores videos, compartidos en redes sociales por sus familias desesperadas, revelaron el sufrimiento de inmigrantes sudaneses que fueron secuestrados y torturados por un rescate en Libia.

A medida que se reproduce uno de los videos, se pueden oír los golpes de los latigazos y el sollozo posterior, mientras casa uno de los hombres es forzado a girar su cabeza hacia la cámara y suplicarle a su familia que envíe el dinero.

Los familiares de las víctimas explicaron que difundieron estos videos a través de redes sociales en un esfuerzo por crear conciencia. Y, en cuestión de días, las fuerzas especiales libias lograron rastrear el lugar donde permanecían retenidos los hombres, según el gobierno de unidad de Libia respaldado por la ONU.

Las autoridades allanaron un lugar en la ciudad libanesa de Sirte este miércoles, donde arrestaron a cuatro hombres y liberaron a ocho secuestrados, como informó un comunicado de las Fuerzas Especiales de Disuasión de Libia, que operan bajo el Ministerio del Interior del país.

El pronunciamiento también se refirió a los videos que circularon en redes sociales sobre las torturas para extorsionar a las familias y lograr el pago del rescate. Según los describió como “horribles imágenes cometidas por algunos criminales faltos de humanidad al torturar a los trabajadores y quemarlos con fuego, grabándolos en video para enviarlos a sus familias en un intento por presionarlos y chantajearlos con un rescate a cambio de sus libertades”.

Las imágenes más recientes del abuso aparecen después de que una investigación de CNN revelara a finales del año pasado que los inmigrantes estaban siendo vendidos en subastas de esclavos en Libia, lo que provocó una investigación formal de las autoridades del país y la indignación en Europa y África.

Los estremecedores videos

Uno de los videos muestra a por lo menos cinco sudaneses tendidos en el suelo. Dos hombres, fuera de cámara, les ordenan que muestren sus rostros y se puede oír cuando las víctimas nombran a sus familiares y les ruegan que envíen el dinero para que puedan ser liberados.

En un segundo video, grabado en el mismo momento y lugar, los cinco hombres sudaneses están tendidos boca abajo mientras son golpeados. Sus espaldas están cubiertas de cicatrices, posiblemente de heridas recientes. La cámara y los golpes se mueven de una víctima a otra, a medida que se ven obligadas a hablarles a sus familias o a quien se le vaya a enviar el video. Mientras ellos se retuercen de dolor, el primero dice “transfiere el dinero”, el segundo “vende la casa”, el tercero “diles que vendan la casa”, y el quinto “envía el dinero”.

Un tercer video registra a otro hombre sudanés, quien está desnudo y se retuerce del dolor en el suelo, mientras un hombre fuera de cámara lo tortura con gotas de aceite caliente y fuego en la espalda. También se ve a otro hombre, que está enmascarado, apuntando hacia la víctima con un arma.

Los familiares de quienes aparecen en los videos le confirmaron a CNN que habían recibido los videos, en un intento por extorsionarlos y lograr que pagaran el rescate. También pidieron no ser identificados, debido al temor que sienten tanto por su propia seguridad como por la de aquellas víctimas en los videos.

“La publicación de los videos en redes sociales fue parte de un intento concertado para ayudar a recaudar fondos para pagar el rescate”, dijeron.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Sudán convocó este martes al encargado de asuntos de Libia en Jartum, Ali Muftah al-Mahrouq, para “expresar el rechazo del ministerio al trato inhumano e inmoral de los ciudadanos sudaneses”, según reportó la agencia oficial de noticias sudanesa SUNA.

Al-Mahrouq manifestó “su dolor y se disculpó”, diciendo que las bandas criminales que operan en áreas fuera del control del gobierno son las responsables de este “acto vergonzoso”, de acuerdo a SUNA.

Este lunes, la comisionada de Asuntos Sociales de la Unión Africana, Amira Al-Fadil, sostuvo que los videos de los hombres sudaneses siendo torturados en Libia “son recientes y se ha abierto una investigación”, informó SUNA. CNN no puede determinar cuándo se filmaron los videos.

CNN fue etiquetado por los familiares de las víctimas en la difusión original de los videos a través de redes sociales, en el intento que desplegaron por elevar el perfil de la tortura infligida contra estas víctimas.

Una investigación en curso de CNN, sobre los rastros de dinero que vinculan a las bandas criminales en Libia con las familias de sus víctimas, ha descubierto evidencias de una red global. En Sudán, varias familias de exvíctimas le revelaron a CNN que les habían exigido hasta 4.500 dólares por rehén, que se pagaban a los agentes de las pandillas e incluso directamente en cuentas bancarias en la capital sudanesa, Jartum.

A CNN se le mostraron los recibos de las transferencias de dinero de Western Union con la confirmación de que el dinero se había recibido en varios países, incluidos Bangladesh y Níger.

Un agente de las pandillas de traficantes puede recoger el dinero en un lugar determinado y transferirlo una y otra vez para ocultar sus orígenes. El dinero se lleva físicamente a Libia, eludiendo así las sanciones impuestas al país.

Western Union le explicó a CNN que debió aplicar medidas exhaustivas para monitorear y prevenir actividades potencialmente ilegales.

“Western Union condena enérgicamente todas las actividades ilegales que facilitan el financiamiento del crimen, y asignamos una prioridad a las iniciativas que permitan detectar y disuadir el mal uso de nuestros servicios”, sostuvo la compañía. “Los delincuentes amenazan a las personas, las familias y las empresas a las que servimos y a la base de nuestro negocio”, insistió.

Ruta de inmigración por Libia

Libia ha luchado durante mucho tiempo para enfrentar la afluencia de inmigrantes de África subsahariana, muchos de quienes esperan transitar por Libia antes de viajar a Europa con la ayuda de contrabandistas. Durante años, los inmigrantes que cruzan el Mediterráneo han revelado historias de palizas, secuestros y esclavitud.

El mes pasado, la organización de derechos humanos Amnistía Internacional acusó a los gobiernos europeos de ser cómplices en la tortura y el abuso de inmigrantes y refugiados en Libia, por el apoyo que proporcionan a la guardia costera Libia para evitar que los inmigrantes crucen el Mediterráneo y los devuelven a los campos en Libia.

Amnistía Internacional instó a la Unión Europea a poner fin a lo que catalogó de “política de contención” y en su lugar establecer “vías” para llevar a los inmigrantes y refugiados a Europa de manera segura.

Un portavoz de la Comisión Europea le dijo a CNN que las instituciones de la Unión Europea estaban "trabajando para salvar vidas, pura y simplemente".

La Unión Europea ha financiado la Organización Internacional para las Migraciones para ayudar a que 15.000 personas atrapadas en Libia puedan regresar a sus hogares y planea repatriar a 15.000 más. También ha instalado a 40.000 refugiados que cruzaron a Europa desde Libia y planea aceptar 50.000 más en 2019, aseguró la comisión.

Milena Veselinovic y Laura Smith-Spark contribuyeron a este informe.