(CNN)– Donald Trump, presidente de Estados Unidos, acusó este lunes al gobierno de Barack Obama de emplear la investigación sobre posibles vínculos entre su campaña y la intromisión de Rusia en las elecciones de 2016. Ello, para desacreditar su propuesta y aumentar las posibilidades de su oponente demócrata, Hillary Clinton.

"¿Por qué el gobierno de Obama inició una investigación sobre la campaña Trump (sin ninguna prueba de irregularidades) mucho antes de las elecciones de noviembre? Quería desacreditarla para que ganara H. Sin precedentes. Más grande que Watergate! Además, Obama NO HIZO NADA con la intromisión rusa", tuiteó Trump este lunes por la mañana.

No está claro exactamente a qué investigación preelectoral se refería el presidente de EE.UU. No obstante, el FBI abrió su investigación sobre los vínculos de la campaña Trump con Rusia en julio de 2016. Luego el director del FBI James Comey supervisó esa investigación hasta que Trump, ya como presidente, lo despidió en mayo de 2017. Poco después de eso, el exdirector del FBI Robert Mueller fue nombrado fiscal especial para seguir la investigación.

LEE: Una "seductora rusa" en prisión dice que revelará los secretos entre Trump y Rusia

Paul Manafort, expresidente de la campaña de Donald Trump, fue interceptado antes y después de las elecciones. Parte de la información recopilada incluye comunicaciones que despertaron preocupaciones entre los investigadores de que Manafort había alentado a los rusos a ayudar con la campaña, según le dijeron a CNN tres fuentes familiarizadas con la investigación. Dos de estas fuentes, sin embargo, advirtieron que la evidencia no es concluyente. Manafort fue el presidente de la campaña de Trump de mayo a agosto de 2016.

Donald Trump mira a Barack Obama, en una foto de archivo.

El FBI también escuchó a ocultas a Carter Page, un socio de campaña que el entonces candidato Trump identificó alguna vez como asesor de seguridad nacional. La sospecha era que estaba actuando como agente ruso. Page se apartó de la campaña en septiembre de 2016 en medio de preguntas sobre sus vínculos con Rusia.

La vigilancia a Manafort y Page fue aprobada por el tribunal secreto que supervisa la vigilancia nacional de ciudadanos estadounidenses en virtud de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera. En el caso de Page, el FBI y el Departamento de Justicia presentaron suficiente evidencia para convencer a los jueces designados por los republicanos de continuar la vigilancia hasta mediados de 2017.

Donald Trump, que ha calificado como "cacería de brujas" a la investigación sobre posibles vínculos entre su campaña y Rusia, ha criticado varias veces el manejo de la investigación de Rusia por parte del gobierno de Barack Obama, diciendo que "no hizo nada".

No obstante, antes de dejar el cargo, Barack Obama aplicó nuevas sanciones económicas al gobierno ruso, ordenó al Departamento de Estado cerrar complejos rusos en Maryland y Nueva York y expulsó a 35 diplomáticos rusos que describió como "agentes de inteligencia".

Marshall Cohen, Katelyn Polantz y David Shortell contribuyeron a este informe.