(CNN) - Vladimir Putin, presidente de Rusia, sugirió que las minorías rusas, como judíos o tártaros, pudieron estar tras una supuesta intromisión en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en 2016. Grupos judíos criticaron esta insinuación.

Putin soltó esta idea ante Megyn Kelly, de NBC News, quien le preguntó con insistencia sobre la participación rusa en las elecciones de EE.UU. El mes pasado, el fiscal especial Robert Mueller acusó formalmente a trece ciudadanos rusos y tres entidades rusas por supuestamente interferir en las elecciones presidenciales de 2016, acusándolos de conspiración contra Estados Unidos.

En un momento dado, Vladimir Putin sugirió que otros grupos étnicos podrían haber estado involucrados.

LEE: Putin presume su nuevo arsenal, pero ¿qué tiene Rusia realmente?

"Tal vez ni siquiera son rusos", dijo. "Tal vez sean ucranianos, tártaros, judíos, solo con ciudadanía rusa. Incluso eso debe verificarse, quizás tengan doble ciudadanía", continuó Vladimir Putin.

"O tal vez una green card (permiso permanente de Estados Unidos). Tal vez fueron los estadounidenses quienes les pagaron por ese trabajo. ¿Sabes? No lo sé", agregó el presidente.

Vladimir Putin, en una imagen tomada en Moscú, en diciembre de 2017. (Créditos: ALEXANDER NEMENOV/AFP/Getty Images)

El comentario de Putin llamó la atención de la Liga Antidifamación (ADL, por sus siglas en inglés).

"El presidente Putin extrañamente ha apelado al juego de la culpa, señalando a judíos y otras minorías en su país", dijo Jonathan A. Greenblatt, presidente ejecutivo de ADL, en un comunicado. "Es profundamente perturbador ver al presidente ruso dar nueva vida a los clásicos estereotipos antisemitas que han plagado a su país durante cientos de años", continuó Greenblatt.

El senador Richard Blumenthal de Connecticut tuiteó: "Los comentarios repugnantes de Putin merecen ser denunciados, de manera firme y rápida, por los líderes mundiales".

El Comité Judío Americano tuiteó: "El presidente Putin está sugiriendo que las minorías de la Federación Rusa, ya sean ucranianas, tártaras o judías, estaban detrás de la intromisión electoral de EE.UU.. Es perturbador que evoque a los Protocolos de los Sabios de Sión. Debe esclarecer sus comentarios lo antes posible".

Los Protocolos de los Sabios de Sión se refieren a una obra de ficción publicada en un periódico ruso en 1903, que pretende ser documentos que muestran una conspiración judía para conquistar el mundo. Los documentos falsificados fueron utilizados como propaganda e influenciaron a Adolf Hitler, según el Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos.

Durante cientos de años, los judíos que vivían en Rusia fueron perseguidos por varios zares, y sus medios de subsistencia y sus residencias eran limitados. En la época soviética, los judíos eran reconocidos como un grupo nacional, pero se desaconsejaba la práctica de su religión. Bajo Josef Stalin, los judíos en la Unión Soviética fueron reprimidos y muchos fueron enviados a gulags. Tras la caída de la Unión Soviética, la mayoría de las restricciones a los judíos fueron eliminadas, según el Congreso Judío Mundial.

Los comentarios de Putin también apuntaron a otras minorías en Rusia: los ucranianos y los tártaros.

LEE: Los rusos lanzaron este videojuego anti Hillary Clinton semanas antes de las elecciones

Desde el siglo XVIII hasta el siglo XX, Rusia y la Unión Soviética llevaron a cabo un programa de rusificación para desalentar la identidad nacional ucraniana. Ucrania declaró su independencia en 1991, al caer la Unión Soviética. La toma de la península de Crimea desde Ucrania en 2014 dio lugar a un conflicto violento entre los dos países.

Los tártaros son un grupo minoritario musulmán que ha vivido en Rusia por siglos. Los tártaros de Crimea fueron atacados por Stalin en 1945, quien los acusó de colaborar con los nazis. La república soviética autónoma de Crimea fue disuelta bajo Stalin y muchos fueron deportados a Uzbekistán y Kazajistán.