(CNNMoney) – La oferta pública de Spotify podría ser música para los oídos de los inversionistas.

Se trata de una marca famosa que revolucionó la industria de la música, superó a los rivales más fuertes y aún tiene un flujo de ingresos en rápido crecimiento.

Sin embargo, un inusual proceso de salida a la bolsa tiene a los analistas con las manos sobre sus cabezas, preguntándose qué esperar cuando el servicio de música se haga público este martes. Ni siquiera saben qué nombre ponerle a la extraña oferta pública de venta.

“Oficialmente, no lo estamos llamando oferta pública inicial (OPI, o IPO por sus siglas en inglés)”, señaló Matt Kennedy, analista de Renaissance Capital, que administra fondos negociados en bolsa y enfocados en OPI.

A diferencia de las tradicionales ofertas públicas iniciales, Spotify no recaudará capital nuevo. En su lugar, simplemente registrará las acciones existentes directamente en la Bolsa de Valores de Nueva York sin depender de los corredores para que evalúen la demanda y establezcan un precio.

¿Por qué esta estrategia?

Los analistas han fijado el precio objetivo para las acciones entre 160 y 220 dólares por acción. Por su parte, Spotify ha dicho que el precio y el volumen de las transacciones “pueden ser más volátiles”, debido al enfoque de listado directo.

Daniel Ek, presidente ejecutivo y cofundador de Spotify, les explicó a los inversores el mes pasado que parte de la inusual medida es permitir que los empleados y los accionistas a largo plazo puedan vender acciones durante el primer día si así lo desean. Si se tratara una OPI tradicional, ellos tendrían que esperar hasta que termine el período de bloqueo de acciones para poder comerciar sus acciones.

“Durante años, les hemos permitido a los accionistas de largo tiempo y a los empleados comprar y vender acciones”, sostuvo Ek. “Eso no debería detenerse solo porque nuestras acciones ahora son de propiedad más amplia”, completó.

Sin embargo, lo que es beneficioso para los accionistas actuales de Spotify podría resultar desfavorable para quienes inviertan cuando la compañía se haga pública. Una gran cantidad de acciones golpeando el mercado al mismo tiempo podría hundir el precio de la acción.

“Si los que ahora tienen acciones deciden dejarlas, los primeros inversionistas podrían experimentar grandes pérdidas”, explicó Kennedy.

Ahora, la incertidumbre del listado directo no es el único desafío que enfrenta Spotify. La compañía, que ya cumple una década, sigue lidiando con una severa competencia de empresas como Apple, Amazon y Google. Además, el costo del conseguir las licencias del contenido también la desangra.

Aún así, Spotify espera que sus finanzas mejoren. En un documento de regulación presentado en marzo pasado, la compañía pronosticó que sus ventas en 2018 crecerán hasta en un 30%, a unos 6.500 millones de dólares. También proyectó que las pérdidas operativas disminuirán de unos 460 millones de dólares en 2017 a un poco más de 400 millones de dólares este año, incluyendo el costo de salir a la bolsa que asciende a aproximadamente 50 millones de dólares.

Las cifras de Spotify

Mientras tanto, el servicio de música de Spotify acumula la mayor audiencia. Para finales de 2017, tenía 71 millones de clientes que pagaban por la aplicación: casi el doble de su rival más cercano, Apple Music. La empresa espera que su audiencia alcance los 96 millones para finales de este año.

“Es significativamente más fuerte que Snap y significativamente más fuerte que Blue Apron”, señaló James Gellert, presidente ejecutivo de RapidRatings, que califica la salud financiera de las empresas públicas y privadas. Snap y Blue Apron tuvieron OPIs fuertes y luego vivieron grandes dificultades desde su debut en el mercado bursátil.

Spotify llega a la bolsa en un momento en el que existe una demanda acumulada por nuevas ofertas públicas iniciales de empresas tecnológicas.

“Incluso con todo el rumor de que este va a ser un gran año de OPIs en la tecnología, todavía son pocos y distantes”, afirmó Gellert.

Un ejemplo: Dropbox –otra multimillonaria empresa tecnológica y madura pero no rentable, que enfrenta una lista de rivales similarmente desalentadora– ha subido más del 40% desde su salida a la bolsa el mes pasado.