El 2010, uno de los mejores años para la lucha contra el VIH, dice ONUSIDA
Michael Sidibé, director ejecutivo del ONUSIDA presentó este lunes el informe en Berlín.

Los esfuerzos científicos y políticos para combatir el Sida registraron significativos progresos durante el 2010, de acuerdo con un informe publicado este lunes por el Programa de Naciones Unidas para el Sida (ONUSIDA).

“Las nuevas infecciones de VIH y las muertes relacionadas con ella también han caído a su nivel más bajo desde el pico de la epidemia”, explica el boletín emitido por la organización a través de su página de Internet.

Los nuevos contagios se redujeron 21% desde 1997, mientras que las muertes se bajaron 21% desde el 2005, añade la organización.

“Hemos visto una incremento en el acceso a tratamientos del VIH lo que ha tenido un efecto dramático en la vida de las personas en todas partes”, de acuerdo con Michael Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA.

Hay señales de que el tratamiento contra el VIH también está teniendo un impacto en la reducción de infecciones; estudios recientes muestran que el uso de tratamiento puede ser 96% efectivo en la prevención de la enfermedad entre parejas, añade la organización.

A finales del 2010 había alrededor de 34 millones de personas que vivían con VIH; 2.7 millones adquirieron la infección y 1.8 millones murieron por causas relacionadas con la enfermedad ese año.

Los progresos en el combate al Sida se registran en la mayor parte del planeta; en África Subsahariana, por ejemplo, el número de infecciones se redujo en más del 26% desde 1997, mientras que en Sudáfrica, el país con más casos de infecciones, disminuyó en un tercio.

En India, las infecciones cayeron un 56%; en El Caribe, las nuevas infecciones se redujeron un tercio en comparación con los niveles del 2001 y más de 25% en República Dominicana y Jamaica.

La reducción en el contagio de la infección se debe al cambio de comportamiento sexual, ya que la población joven está disminuyendo el número de sus parejas sexuales, usa más el condón, espera más tiempo para comenzar su vida sexual y los hombres recurren de forma más frecuente y voluntaria a la circuncisión.

Las zonas donde ha aumentado el número de infecciones son Europa del Este, Asia Central, Oceanía, el Medio Oriente y África del Norte.