CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Siria acepta el ingreso de observadores, pero pone condiciones

Por cnninvitationsaccount

(CNN) — Siria aceptó este lunes la demanda de la Liga Árabe de permitir a observadores entrar al país, pero puso como condición que el grupo retire de inmediato las sanciones en su contra y acepte las correcciones al protocolo del acuerdo que funcionarios de la Liga habían rechazado antes.

La fecha límite para que Siria responda la exigencia de la Liga Árabe de permitir el ingreso de observadores para evitar sanciones vence el próximo domingo a la medianoche.

El primer ministro de Siria, Walid al-Moallem, envió una carta al secretario general de la Liga Árabe, Nabil el-Arabi, este lunes en la que le informa que al firmar el acuerdo, Siria consideraría inoperantes las resoluciones de la Liga tomadas hasta ahora, incluidas las sanciones contra el país, informó el servicio de noticias SANA.

Siria está comprometida con las reformas y con terminar con la sangrienta crisis que, según las Naciones Unidas, ha costado más de 4,000 vidas desde que la Primavera Árabe inspiró protestas para exigir reformar en ese país en febrero pasado, aseguró el vocero del ministerio del Exterior, Jiihad Makdisi a reporteros.

Destacó como evidencia de esto, las decisiones de regresar algunas tropas a los cuarteles y la liberación de prisioneros.

Pero también dio a entender que el gobierno está preocupado por las intenciones de algunos estados de la Liga Árabe.

“La diplomacia es un arte”, aseguró Makdisi. “Damos nuestro mejor esfuerzo y pensamos que esa oferta no puede ser rechazada. Estamos muy interesados en resolver esto en el marco árabe, pero de nuevo, necesitamos ser realistas acerca de las verdaderas intenciones que hay ahí”.

“Hicimos nuestra parte del trato y estamos esperamos una respuesta de la Liga Árabe”, sostuvo.

Los funcionarios sirios decidieron firmar el protocolo después de hacer cambios que Makdisi dijo no modifican la esencia del documento de la Liga Árabe.

Esos cambios incluyen modificar el título del protocolo para que este no sugiriera una represión de parte del gobierno contra manifestantes, que los observadores se coordinen con el gobierno sirio y un cambio en las referencias de violencia gubernamental por violencia en ambos sentidos, especialmente incluir lo que el gobierno describe como “bandas de terroristas armadas” que se aprovechan de los ciudadanos.

La Liga Árabe no respondió de inmediato a las peticiones de Siria.

Durante el fin de semana, los ministros se reunieron en Doha, Qatar, y acordaron congelar los bienes de los funcionarios de alto nivel de Siria, reducir los vuelos desde y hacia Siria a la mitad, e imponer una prohibición de cargamentos de armas, de acuerdo con un comunicado de la Liga Árabe.

Otras sanciones anunciadas en noviembre incluyen cortar los vínculos con el banco central de Siria, prohibir a funcionarios de alto nivel visitar países de la Liga Árabe y congelar bienes de gobierno.

Siria había aceptado antes la principal demanda de la Liga Árabe de permitir la entrada de observadores pero no llegó a un acuerdo final.

Mientras las Naciones Unida calculan que más de 4,000 personas han muerto desde mediados de marzo, grupos de activistas sostienen que la cifra de muertos sigue en aumento. La Coordinadora Local de Comités de Siria, un grupo que aglomera a opositores, dijo que 22 personas habían sido asesinadas el domingo. Todas las muertes ocurrieron en la ciudad de Homs, la zona donde han ocurrido muchos de los disturbios recientes, según el grupo.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, cifró en 40 el número de muertos, incluidos cinco soldados que habían desertado y tomado las armas contra el gobierno; 26 muertes ocurrieron en Homs, tres en Damasco y seis en Idlib, cerca de la frontera de Turquía.

CNN no puede verificar por su cuenta los reportes debido a que funcionarios de Siria han restringido el ingreso de reporteros a ese país.