CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

OPINIÓN: ¿Por qué necesitamos una ley contra la piratería en línea?

Por CNN en Español

Por Lamar Smith, especial para CNN

Nota del editor: Lamar Smith (representante del Congreso de Estados Unidos por el partido republicano por el estado de Texas) es el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes estadounidense y el principal promotor de la Stop Online Piracy Act (ley SOPA). La mañana del viernes dijo que su comité “aplazaría el examen de la legislación hasta que haya un acuerdo más amplio acerca de una solución”.

(CNN) — El creciente número de sitios web extranjeros que ofrecen productos falsificados o robados continúa amenazando la tecnología, los productos y el empleo en Estados Unidos. La falsificación ilegal y la piratería cuestan a la economía de Estados Unidos 100,000 millones de dólares y miles de empleos cada año. El Congreso no puede mantenerse al margen y no actuar mientras algunas de las industrias más rentables y productivas de Estados Unidos están bajo ataque.

La Stop Online Piracy Act (SOPA) protege a los consumidores y a los innovadores atacando sitios web extranjeros que trafican con productos robados o falsificados, desde películas hasta medicamentos o alimentos para bebés.

Una gran cantidad de información errónea sobre el proyecto de ley se ha extendido por todo el internet. Esta información es un perjuicio para los consumidores, y está siendo difundida por aquellos que se han beneficiado de trabajar con sitios web ilegales que roban y venden la propiedad intelectual de Estados Unidos.

Por ejemplo, Google —un importante opositor al proyecto de ley— pagó 500 millones de dólares para alcanzar un acuerdo legal sobre una investigación criminal por promover en línea farmacias extranjeras ilegales, posiblemente poniendo en peligro la salud de los estadounidenses. Por lo tanto sus demandas de que SOPA “censurará” el internet son egoístas.

El apagón en línea que ocurrió esta semana, que incluyó a Wikipedia, también fue engañoso. Wikipedia no tiene nada que temer de SOPA. Es irónico que un sitio web dedicado a proporcionar información ofrezca conscientemente desinformación sobre la iniciativa de ley. SOPA no dañará a Wikipedia, a los blogs nacionales [de Estados Unidos] o a los sitios de redes sociales.

La hipérbole ha sido rampante en el debate sobre SOPA. Sin embargo, el proyecto de ley en ninguna forma censura el internet. Sólo apunta contra la actividad que ya es ilegal, y sólo apunta en contra de los sitios web extranjeros [para Estados Unidos] que se dedican a actividades ilegales o infractoras. De hecho, es similar a las leyes que ya rigen sitios web con base en Estados Unidos.

Lo que no ha sido publicitado es el amplio apoyo a SOPA. El proyecto de ley ha sido respaldado por un grupo diverso de organizaciones, entre ellas la Asociación Nacional de Manufactureros, la Unión Internacional de Asociaciones de Policía, la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, la Asociación Nacional de Compositores y el Centro Nacional para Víctimas del Crimen [en Estados Unidos]. El proyecto de ley ha unido incluso a extraños aliados: la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la AFL-CIO (Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales). No todos los días vemos a las partes empresariales y laborales en el mismo lado de un asunto.

Incluso la Casa Blanca intervino, apoyando la necesidad de una legislación para combatir la piratería en línea que proteja la libertad de expresión, el internet y la propiedad intelectual de Estados Unidos. Al igual que la Casa Blanca, me opongo a la censura de la actividad legal en internet.

Yo respeto la Primera Enmienda [estadounidense, que garantiza la libertad de expresión] y creo que cualquier legislación aprobada por el Congreso debe proteger y defender nuestros derechos constitucionales. Pero la actividad ilegal y criminal no está protegida por la Primera Enmienda simplemente porque tiene lugar en línea. Por ejemplo, no existe un derecho de la Primera Enmienda para ver, distribuir o descargar pornografía infantil a través de internet. Al igual que la pornografía infantil, el robo de la propiedad intelectual también es ilegal en Estados Unidos.

La Stop Online Piracy Act funciona cortando el dinero a los sitios ilegales extranjeros y dificultando a los delincuentes en línea comercializar y distribuir productos ilegales a los consumidores estadounidenses. El proyecto de ley incluye disposiciones que “siguen el dinero” con el fin de cortar las principales fuentes de ingresos de estos sitios, y también protege a los consumidores de ser dirigidos a sitios web extranjeros ilegales por los buscadores. Y proporciona a los innovadores una manera de presentar demandas contra los sitios extranjeros ilegales que roban y venden su tecnología, invenciones y productos.

Me doy cuenta de que algunas personas están nerviosas debido a la desinformación que rodea esta iniciativa de ley, pero estoy seguro de que en última instancia, los hechos superarán a los miedos. Estoy abierto a cualquier sugerencia constructiva que proteja a los inventores y a los titulares de los derechos de propiedad intelectual estadounidenses. Desafortunadamente, algunos críticos simplemente quieren mantener el status quo que perjudica a las empresas de Estados Unidos, los consumidores e innovadores.

Seguiremos trabajando con los miembros del Congreso, organizaciones externas y partes interesadas para llegar a un consenso y elaborar una legislación fuerte que proteja a los innovadores y los empleos de Estados Unidos.

Nota del editor: Time Warner, la empresa matriz de CNN, es partidaria de la legislación. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de Lamar Smith.