CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Annan: El sufrimiento de Siria tiene que terminar ahora

Por CNN en Español

(CNN) — El enviado internacional de las Naciones Unidas, Kofi Annan, llegó este lunes a Siria, pese a que líderes rebeldes afirman que su plan de paz está «muerto», luego de la masacre en la que murieron 108 personas en un pueblo.

Annan entregó esta declaración a la prensa a su llegada a Damasco: «He venido a Siria en un momento crítico en esta crisis».

«Personalmente estoy conmocionado y horrorizado por el trágico incidente en Houla hace dos días, que se llevó tantas vidas inocentes de niños, mujeres y hombres. Este fue un crimen atroz, y el Consejo de Seguridad de la ONU tiene razón en condenarlo. Y extiendo mi más sentido pésame y mis más sinceras condolencias a las familias de las víctimas y los heridos – en Houla y en todo el país», agregó Annan, quien se entrevistará con el presidente Bachar Al Asad y otras altas autoridades.

El también enviado especial de la Liga Árabe tendrá reuniones con la oposición y con la sociedad civil, además de revisar el trabajo de los monitores de las Naciones Unidas en el país.

El secretario de Relaciones Exteriores británico William Hague tiene previsto una reunión con su homólogo ruso Sergey Lavrov este lunes, con la esperanza de que Rusia presione al régimen sirio para que se someta al plan de paz de Annan.

Pero aún después de la reunión, no hay señales claras para que una acción internacional sea acatada.

«Suena muy noble decir que Rusia apoya al régimen sirio, y cuando detenga ese apoyo, todo estará muy bien», dijo Lavrov a los reporteros. Pero en realidad, señaló que «nosotros no apoyamos al régimen de Siria. Avalamos el plan de Kofi Annan para el gobierno y la oposición armada… Tenemos que ser objetivos».

El Consejo de Seguridad de la ONU intenta condenar formalmente al régimen sirio, pero éste ha sido bloqueado repetidamente por China y Rusia, este último vende armamento a Siria.

Después de esta masacre en Houla, los rebeldes sirios pidieron una vez más a la comunidad internacional realizar ataques aéreos contra las fuerzas del régimen.

Observadores de la ONU en Siria informaron que 49 niños se encontraban entre las 108 personas asesinadas este viernes en Houla, bastión de opositores al gobierno de Homs. Desde entonces, un dolor abrumador se siente en esa población, mientras los activistas de la oposición y residentes culpan al régimen de Al Asad por el derramamiento de sangre.

«Por Dios, limpié nueve cadáveres de niños. ¡Uno de ellos menor de nueve meses de edad!» gritó un hombre a un observador de la ONU. «¿Por qué nos tratan como animales?, somos humanos. ¿El niño cargaba un RPG? ¿Era un combatiente? Era un bebé, que tenía un chupón en la boca».

Imágenes de Houla muestran un cuarto con cuerpos ensangrentados de niños, algunos con el cráneo abierto.

La masacre de Houla reavivó el enojo internacional contra el régimen de Al Asad por los 14 meses de ataques contra los disidentes que buscan poner fin a su gobierno.

El domingo, miembros del Consejo de Seguridad de la ONU condenaron los ataques en Houla «que involucró una serie de bombardeos del gobierno en una colonia residencial», así como asesinatos de civiles por disparos.

Tofig Musayev, embajador de Azerbaiyán, informó que “el uso de la fuerza contra la población civil constituye una violación aplicable del derecho internacional». Tommy Vietor, vocero del Consejo de Seguridad Nacional, dijo que Estados Unidos estaba aterrado por los «informes creíbles» de la masacre, «incluyendo los ataques a puñaladas y con hacha sobre mujeres y niños».

Pero el gobierno sirio negó estar involucrado en las muertes Houla; algunos funcionarios culparon a «enemigos» regionales y de Occidente por la masacre.

Bachar Jaafari, embajador de Siria ante la ONU, dijo que las muertes son «un crimen horrible, injustificado e injustificable», e informó que el gobierno creó una comisión nacional para investigar. Sin embargo, para algunos, la investigación fue una farsa.

«No hay forma de creer en una comisión militar que pueda investigar este horrendo crimen, cuando la evidencia sugiere que las fuerzas gubernamentales fueron los responsables», informó Sarah Leah Whitson, directora de Human Rights Watch para Medio Oriente y África del norte. «Annan debe insistir en que Siria permita la entrada a la comisión de la ONU encargada de investigar delitos graves».

Durante el fin de semana, miembros del Ejército Armada Libre de Siria (FSA por sus siglas en inglés) dijeron que el plan de Anna está «muerto», tras la masacre en Houla.

El vocero del FSA, Saad Eddine Qasim, informó en un video publicado el sábado que «el Comando Conjunto anuncia que ya no es posible cumplir con el plan de paz de Kofi Annan, porque el régimen está cometiendo más masacres contra nuestros civiles».

«Esta es una evidencia clara de queel plan de Kofi Anna está muerto y una prueba clara de que Bachar al Asad y su pandilla criminal no entienden nada excepto el idioma de la fuerza y la violencia», agregó Eddine. Exigió al Consejo de Seguridad a «una resolución urgente para salvar a Siria, a su gente y a toda la región para formar una coalición internacional para que se inicien los ataques aéreos», contra el régimen y sus posiciones estratégicas.

La ONU ha informado que hay más de 9.000 muertos, en su mayoría civiles y decenas de miles de personas han sido desplazadas desde que comenzó la crisis en Siria en marzo de 2011. Los grupos de oposición reportan que 11.000 personas han muerto.

CNN no puede confirmar de forma independiente los detalles ni de la autenticidad de los videos, porque el gobierno sirio limita estrictamente el acceso de periodistas extranjeros.

Saad Abedine, Mohammed Jamjoom, Marilia Broccheto y Holly Yancontribuyeron con este reporte