6 cosas que los hoteles no dicen a los viajeros

Por Dave Siff

(HLN) - Las vacaciones de verano se acercan en los Estados Unidos y los hoteles esperan recaudar mucho dinero.

Se estima que los estadounidenses gastarán 84 mil millones de dólares en hospedajes este verano, según una encuesta del sitio especializado Room Key.

Y pese a que la idea siempre es relajarse, hay ciertas cuestiones a las que los viajeros deben prestarle atención al quedarse en un hotel:

Monóxido de carbono

La noticia esta semana de la muerte de tres personas tras inhalar monóxido de carbono en Carolina del Norte debería concientizar a los viajeros. Estos incidentes no son comunes, pero suceden. Y las chances de que haya un detector de monóxido de carbono en la habitación son escasas. Pocos estados requieren su instalación y la industria hotelera los rechaza por los altos costos. ¿Qué puedes hacer? Llevar tu propio detector: cuestan apenas 20 dólares y la realidad es que deberías tenerlos en cada habitación de tu hogar.

Chinches

No hay nada más desagradable que insectos en una habitación, sobre todo si pican. Estas pequeñas criaturas se alimentan de la sangre humana y pueden colarse en tu maleta y seguirte hasta tu casa. Este es otro caso en el que necesitas ser tu propio abogado. Cuando llegues al cuarto, inspecciona la cama inmediatamente. Luego, controla la mesa de luz y fíjate debajo de cada objeto, como teléfonos y libros. Ante el primer insecto, exige que te cambien de habitación.

Tarifas

No solo las chinches tratarán de morderte. Según un informe de la Universidad de Nueva York, los hoteles recaudaron casi dos mil millones de dólares en tarifas más allá del precio de la habitación. Desde “tarifas del complejo” hasta cargos por partidas tempranas, refrescos en el minibar o cajas de seguridad, todo ello puede sumar mucho dinero. No esperes hasta irte del hotel para recibir el baldazo de agua fría. Cuando ingreses al lugar, solicita una lista de tarifas para que no haya sorpresas luego.

Wi-Fi peligroso

Una conexión inalámbrica para chequear los correos electrónicos siempre viene bien, pero debes tener cuidado. El FBI alertó a los viajeros el año pasado sobre criminales que instalan malware a través de las conexiones de los hoteles. Utiliza el Wi-Fi prudentemente: no realices transacciones bancarias o comerciales ni acciones que requieran la transmisión de datos sensibles.

Cajas fuertes

Esto es particularmente importante para los viajes al extranjero, cuando llevas tu pasaporte. La típica caja fuerte que se cierra y abre con una contraseña puede parecer segura, pero este video de YouTube hecho por consultores en seguridad podría generarte más de una duda. Si no confías en la caja fuerte de tu habitación, pregunta si puedes dejar tus objetos valiosos en la bóveda del hotel. Sé inteligente cuando estés en tu cuarto y no dejes cosas de valor a simple vista.

Cerraduras

Parece obvio, pero chequea que todas las cerraduras de la habitación funcionen, sobre todo las que se conectan a otros cuartos. Aquella puerta que creías que era un clóset podría hacerte pasar un momento de vergüenza o hasta perder todas tus pertenencias.