CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Música

Una integrante de Pussy Riot en huelga de hambre ingresa en el hospital tras cinco días sólo bebiendo agua

Por CNN en Español

(CNN)— La integrante del grupo ruso de punk Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova, de 23 años, fue trasladada este domingo a un hospital una semana después de iniciar una huelga de hambre en la prisión donde se encuentra, confirmaron las autoridades penitenciarias rusas.

“Por recomendación de los médicos, Tolokónnikova aceptó ser trasladada al hospital para una vigilancia dinámica de su estado de salud”, dijo a agencias rusas un portavoz del Servicio Federal de Prisiones para la república de Mordovia, donde la joven cumple una condena de dos años.

El esposo de la mujer, el reconocido activista Piotr Verzílov, dio la bienvenida a la decisión, aunque lamentó que ni él ni los abogados de Tolokónnikova pueden visitarla desde hace tres. La dirección del penal atribuye su negativa al mal estado de salud de la interna.

Tolokónnikova, encarcelada por un delito de gamberrismo motivado por odio religioso, denunció graves casos de violencia en la prisión IK-47 donde cumple la pena y se declaró en huelga de hambre.

En una larga carta enviada un sitio web de noticias Tolokonnikova describe “trabajo esclavo” y condiciones insalubres en las que las mujeres trabajan hasta 17 horas al día y son golpeadas hasta que caen enfermas por no completar sus tareas.

Tolokonnikova escribió que recibió amenazas de muerte y que otros presos le cuentan que reciben palizas, pero que a ella le respetan los gusrdianes por celebridad de su caso.

“Es cierto: Otros son golpeados por no poder seguir el ritmo. Les golpean en los riñones, en la cara y algunas veces los propios reclusos golpean a sus compañeros con la aprobación y conocimiento de… la administración “, escribió. “Prisioneros Mordovia tienen miedo de su propia sombra. Están completamente aterrorizados”, concluye.