La familia del sospechoso del tiroteo de los Angeles alertó a la policía tras recibir un alarmante mensaje de texto

(CNN)- La policía ha identificado a Paul Ciancia, de 23 años, como el sospechoso del tiroteo en el aeropuerto de Los Ángeles. Sus conocidos no daban crédito a que Paul pudiera haber empuñado un arma y asaltar el aeropuerto. Aún no se explican qué pudo llevarle hasta ese extremo, ni siquiera sabían que pudiera tener un rifle. La familia de Ciancia alertó a la policía ayer mismo después de que el hermano pequeño de Paul recibiera un mensaje de texto en el que por el modo en el que estaba escrito hizo sospechar a su familia que Ciancia podía estar tramando algo. La policía le vincula con teorías conspirativas.

Contactaron con la policía con urgencia para alertarles. Era un mensaje en el que se mostraba "enfadado y divagando" sobre el gobierno, sobre su vida en Los Angeles y su infelicidad general, dijo una fuente de inteligencia.

Pero a pesar del texto inquietante, la familia de Ciancia seguía sorprendida por los acontecimientos del viernes.

Ellos acudieron al piso que él compartía donde encontraron a sus compañeros pero el ya no estaba.

En su lugar de origen, la única explicación que pueden encontrar es que se trate de un error, ya que Paul nunca había dado ninguna señal de radicalismo ni jamás había realizado ningún comentario alarmante o manifestado ideas inquietantes.

Su familia procede de Pensville, en New Jersey, donde su padre tenía algún tipo de relación laboral con la policía lo que le hizo identificar rápidamente que su hijo podría estar planeando algo serio.

Procedía de una familia integrada en la comunidad, él había estudiado en una escuela católica y nada hacía sospechar de sus planes hasta el mensaje de texto que alarmó a su familia.

En los registros la policía ha hallado material con teorías conspirativas y referencias al Nuevo Orden Mundial, aunque aún se investigan estos aspectos.

Paul recibió varios disparos en el pecho durante el ataque, tras disparar a tres personas y matar a una de ellas, un agente de la TSA, aunque la policía no ha informado sobre su estado de salud.