CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

¿Quién robó el camión radioactivo en México?

Por CNN en Español

(CNN) – Seis hombres que podrían haber estado expuestos a material radiactivo escondido dentro de un camión robado fueron examinados en un hospital de México el viernes, un día después de que las autoridades dijeron que habían recuperado la totalidad de la sustancia potencialmente mortal.

Los resultados de los seis de los hombres examinados en el Hospital General de Pachuca fueron negativos para el envenenamiento por radiación, dijo el funcionario de salud del estado de Hidalgo, José Antonio Copca. Fueron puestos en libertad en torno a 18:10 (7:10 pm ET) , dijo la agencia de salud del estado en un comunicado.


Después de su liberación, los seis iban a ser interrogados por las autoridades para determinar si estaban involucrados en el robo de cobalto-60, dijo José Luis Manjarrez, portavoz de la oficina del Fiscal General de la Nación de México.

Los seis viven cerca de donde el material peligroso había estado, aunque Copca dijo que sólo uno de ellos mostró síntomas de envenenamiento por radiación, como náuseas y dolores de cabeza constantes. Fueron llevados al hospital, en la capital del estado de Hidalgo, por agentes de la policía federal, según la agencia estatal de salud.

Previamente el viernes, la agencia de noticias Notimex estatal, citando a Copca, dijo que los seis – de edades de 16, 22 , 24 , 25, 37 y 38 – al parecer, habían entrado en contacto con el Cobalto-60, o habrían estado en las cercanías de él, doce horas después de que el camión fuera robado en Tepojaco.

La noticia de las hospitalizaciones apareció por primera vez en Twitter.

Eso ocurrió después que las autoridades mexicanas anunciaran que habían recuperado todo el material radiactivo. Pero los funcionarios aún no han dicho si los responsables del robo han sido capturados o identificados.

El vehículo desaparecido, junto con la mayoría del elemento radiactivo perdido, utilizado para fines médicos, se encontraba en una zona remota en Hueypoxtla unos 40 kilómetros (25 millas) de donde fue robada.

Las autoridades mexicanas dijeron a la Agencia Internacional de Energía Atómica que el camión, que transportaba el material de un hospital de Tijuana a un centro de almacenamiento de residuos radiactivos, fue robado el lunes. Tepojaco se encuentra a unos 55 kilómetros al norte de la Ciudad de México y 48 kilómetros de Pachuca.

El recipiente que contiene el cobalt -60 fue encontrado alrededor de un kilómetro (media milla) de la camioneta y estaba abierto, dijo Juan Eibenschutz Hartman, director de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias de México.

Había menos de 40 gramos (1,4 onzas) de material peligroso dentro de la cápsula.

La agencia de salud de Hidalgo dijo el viernes que los residentes de Hueypoxtla y sus alrededores no se enfrentan a riesgos significativos para la salud en el supuesto de que no entraran en contacto con el material directamente.

¿Dónde están los ladrones?
Las autoridades – que han dicho que esperan que los ladrones deberán recibir tratamiento médico por su posible exposición a la radiación – no han anunciado explícitamente que nadie haya sido capturado.

Pero el artículo Notimex detallando las hospitalizaciones sí declaró que un hombre de 25 años de edad y otro de 16 años de edad, están en custodia de la policía federal. El informe no explica por qué habían sido detenidos, sólo que el Ministerio del Interior tendrá pronto más detalles.

Tampoco hubo una indicación de si los dos estaban entre los hospitalizados en Pachuca, la capital del estado de Hidalgo.

El departamento de Delincuencia Organizada del Ministerio Público está investigando el caso, de acuerdo con Manjarrez . Agregó que el conductor del camión robado sigue cooperando con las autoridades.

Limpieza
Las autoridades están vigilando la zona y han establecido 500 metros (550 yardas) de perímetro alrededor del lugar, cerca de la ciudad de Hueypoxtla, dijo Eibenschutz. Están evaluando si los residentes estuvieron expuestos a la radiación, pero ninguno ha dado positivo a la radiación, de acuerdo con la oficina de protección civil.

La limpieza de la zona podría tomar semanas debido a que no cuentan con equipos robóticos tendrían que recoger rápidamente el cobalto peligroso. Las autoridades están considerando pedir ayuda a la Agencia Internacional de Energía Atómica, a los Estados Unidos o Canadá.
Una primera teoría es que los ladrones tenían conocimiento de qué es exactamente lo que habían robado.

“En el momento en el camión fue robado, la fuente estaba protegida adecuadamente”, dijo el OIEA. “Sin embargo, la fuente podría ser extremadamente peligroso para una persona si lo extrae de la protección, o si fue dañado”.

Pero Eibenschutz dijo que el camión no estaba configurado correctamente para el transporte de material radiactivo, ya que no contaba con un GPS para el rastreo u otro equipo necesario.

Usos del cobalto-60

El cobalto-60 se utiliza en radioterapia y en herramientas industriales, tales como dispositivos de nivelación y medidores de espesor. Grandes fuentes de cobalto-60 se utilizan para esterilizar ciertos alimentos como los rayos gamma que matan a las bacterias, pero no dañan el producto, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU..

Si se libera en el medio ambiente, el material radiactivo puede dañar a la gente.

Y los expertos consideran que el cobalto -60 en uno de los “candidatos” para la fabricación de bombas sucias.

Las bombas hechas con cobalto-60 “son una amenaza sobre todo porque una fracción de un gramo emite una gran cantidad de rayos gamma de alta energía, y el material es dañino fuera o dentro del cuerpo”, según un informe de 2011 por el Congressional Research Service.

En un discurso el año pasado, el director de la AIEA advirtió que una bomba sucia “detonado en una ciudad importante podría causar pánico masivo, así como graves consecuencias económicas y ambientales”.

La información preliminar sugiere que los ladrones no conocían la carga del camión cuando lo robaron, dijo Jaime Aguirre Gómez, director adjunto de la seguridad radiológica en la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias.

El blindaje que protege el cobalto-60 está diseñado de manera que la fuente radiactiva es difícil de extraer, dijo Aguirre. La carcasa está diseñada para no ser abierto o perforado fácilmente.

El robo
El camión y su carga desaparecieron la madrugada del lunes después de que el conductor del camión Volkswagen blanco de 2007 y un ayudante se detuvieran a descansar en una estación de gas, dijo el fiscal local de Marcos Morales.

Aproximadamente 1 de la mañana del lunes, un hombre armado con una pistola golpeó la ventanilla del copiloto. Cuando el pasajero bajó la ventanilla, el hombre armado exigió las llaves del vehículo, dijo Morales.

Tanto el conductor y su ayudante fueron llevados a un terreno baldío donde fueron atados y se les dijo que no se movieran. Oyeron uno de los agresores utilizan un dispositivo de tipo walkie -talkie o teléfono para decirle a alguien, “wstá hecho”, dijo Morales.

México alertó a la AIEA del robo, siguiendo el protocolo internacional, dijo Aguirre.

El Departamento de Seguridad Nacional de los EE.UU. está ayudando en la investigación sobre el camión robado , dijeron las autoridades mexicanas.

El gobierno de EE.UU. tiene sensores en los pasos fronterizos y puertos marítimos para evitar la entrada en el país de materiales radiactivos. Esto incluye grandes sensores estacionarios diseñados para escanear vehículos que pasan por los pasos fronterizos terrestres, así como dispositivos de escaneo de personas.

Algunos de estos equipos es lo suficientemente sensible que ha detecado a personas que se habían sometido recientemente a radioterapia, según una fuente policial EE.UU. .

De acuerdo con el informe del Servicio de Investigación del Congreso, en Tailandia, en 2000, una fuente en desuso de cobalto-60 se almacenaba al aire libre y fue comprada por dos recolectores de chatarra, que la llevaron a un basurero donde la abrieron.

Algunos trabajadores sufrieron lesiones parecidas a quemaduras, y, finalmente, tres personas murieron y otras siete personas sufrieron lesiones por radiación , según el informe. Cerca de 2.000 otros que vivían cerca fueron expuestos a la radiación.

Ed Payne, Esprit Smith y Catherine E. Shoichet contribuyeron a este reportaje.