Estudiante que demandó a sus padres por apoyo financiero pierde “primer round”

Por Laura Ly

(CNN) — La demanda de una estudiante de escuela secundaria contra sus padres por apoyo financiero y el pago de la matrícula de la universidad enfrentó un obstáculo el martes, cuando un juez de Nueva Jersey negó la petición de la adolescente de recibir asistencia financiera inmediata por parte de sus padres.

Rachel Canning, de 18 años, afirma en su demanda que sus padres la sacaron de su casa en Lincoln Park, Nueva Jersey, y que ella no puede mantenerse económicamente. La demanda solicita que sus padres le paguen la colegiatura pendiente del último semestre en su escuela privada, paguen sus gastos actuales de vivienda y transporte, se comprometan a pagar su matrícula en la universidad y cubran los honorarios legales por la demanda que presentó en contra de sus padres.

Sus padres dicen que se fue de la casa porque no quiso obedecer sus reglas.

El juez Peter Bogaard negó la solicitud del pago de la colegiatura de la escuela y los gastos actuales de vivienda, en una audiencia llevada a cabo el martes en un Tribunal Superior de Nueva Jersey. Otra audiencia tendrá lugar en abril en relación a otros asuntos sobre la demanda, entre ellos, si Canning se fue de su casa por su propia cuenta, dijo el juez.

Canning, una estudiante que es parte del cuadro de honor y porrista en Morris Catholic High School en Denville, expresa en los documentos del tribunal que tuvo que irse de la casa de sus padres debido a maltrato emocional y psicológico. Entre otras cosas, afirma que su madre la llamaba "gorda" y "rechoncha" y que su padre amenazaba con golpearla.

"He estado sujeta a un serio abuso físico y verbal por parte de mi madre y mi padre", escribió Canning en un certificado del tribunal. "No estoy saliendo por mi propia voluntad de una situación razonable en casa para tomar mis propias decisiones. Tuve que irme para ponerle fin al abuso".

Canning partió de la casa de sus padres a finales del pasado mes de octubre. Luego de pasar dos noches en casa de su novio, se trasladó a la casa de una amiga en un lugar cercano, donde ha permanecido desde entonces, según documentos del tribunal escritos por el abogado de los padres.

Lo que Canning busca es una declaración oficial del tribunal que indique que no está emancipada, lo que significa que sus padres aún deben mantenerla económicamente. En la demanda también solicita que sus padres reembolsen a los padres de su amiga, John y Amy Inglesino, por los honorarios legales que han estado cubriendo desde que se inició la demanda, según la petición.

Los padres de Canning, Sean y Elizabeth Canning, afirman que las denuncias de abuso han sido hechas completamente sin fundamento.

"Siempre fuimos su grupo de apoyo; la animábamos y la defendíamos cuando estaba en problemas", escribió Elizabeth Canning en un certificado del tribunal. Ella asegura que a su hija nunca la obligaron a irse de la casa, sino que "ella misma decidió irse para que pudiera vivir su vida sin supervisión de los padres y sin reglas".

Canning fue suspendida por ausentismo escolar el pasado octubre, según documentos del tribunal presentados por la abogada de sus padres, Laurie Rush-Masuret. Sus padres también le dijeron a la adolescente que ya no podía ver más a su novio, quien también fue suspendido de la escuela. Además, le quitaron los privilegios del auto y celular. Una vez se enteró del castigo, Canning dejó de ir a la escuela y luego decidió irse de su casa, indicó su padre en documentos del tribunal.

Una vez se marchó de su casa, sus padres notificaron a la escuela que ellos no pagarían más la colegiatura de su hija.

"Ellos dejaron de pagarme la colegiatura de la escuela para castigarme a mí y a la escuela, y han redirigido mis fondos para la universidad indicando que se niegan a pagar mi educación", afirmó Rachel Canning en documentos del tribunal.

La situación en la que se encuentra la adolescente y su familia inició una investigación por parte de la Oficina de Protección y Permanencia de Menores (DCPP, por sus siglas en inglés), la cual recibió las denuncias de que Rachel estaba siendo víctima de abuso. La adolescente escribió en documentos del tribunal que su escuela contactó a la agencia estatal.

Cuando el personal de la DCPP entrevistó a la adolescente, a sus padres y a sus dos hermanas menores, al final "determinaron que la denuncia de abuso emocional no tenía fundamento", declara una carta de la DCPP.

Sean Canning, un jefe de la policía de Lincoln Park que ya está jubilado y actual administrador del pueblo de Mount Olive, le dijo a WCBS, afiliada de CNN, que él y su esposa están "consternados".

"Nuestra hija nos ha demandado. Estoy anonadado. Mi esposa también lo está, al igual que mis otras hijas", expresó. "Al vivir en nuestra casa, hay ciertas obligaciones. Deben ayudar con algunas tareas del hogar y regresar a casa a cierta hora. Cuando digo cierta hora, usualmente es después de las 11 de la noche".

Sean Canning escribió en documentos del tribunal que los Inglesino, al haber acogido a su hija, habían "llevado la situación a un nivel absurdo. Detrás de aparentemente buenas intenciones, arrogantemente se han puesto en nuestro lugar y han operado bajo la creencia de que su estilo de crianza es mejor que el nuestro".

CNN intentó, sin éxito, contactar a John o Amy Inglesino.

Stephanie Frangos Hagan, una abogada especialista en derecho familiar y oficial de derecho familiar del Colegio de Abogados del Estado de Nueva Jersey, dijo que hasta donde ella sabe, un caso como éste no tiene precedentes.

Aunque Canning tiene 18 años, la ley de Nueva Jersey no considera que una persona sea emancipada a no ser que esa persona haya salido "del alcance de la autoridad de sus padres", según Hagan.

"Un padre no está obligado a contribuir a mantener económicamente a un hijo emancipado", indicó Hagan. "Un niño es emancipado cuando él o ella está fuera del control de sus padres. ¿Ella verdaderamente se encuentra fuera del alcance de la autoridad de sus padres como resultado de sus propios actos voluntarios? Eso lo deberá decidir el juez".

"El argumento que ella presenta es que no se fue de su casa de forma voluntaria. Lo que ella afirma es 'me sacaron'", dijo Hagan.

Ni Rachel Canning ni sus padres testificaron en la audiencia del martes, pero sí se dio una reunión entre la hija y sus padres distanciados. Fue la primera en más de cuatro meses. Mientras Sean Canning fue visto hablando con Rachel, Elizabeth lloró brevemente luego de sentarse.

La abogada de los padres, Rush-Masuret, le dijo a CNN que Elizabeth Canning está demasiado afectada por la situación para siquiera hablar de eso. Ella dijo que los Canning le han dicho a su hija que regrese a casa, pero ella se ha negado.

"Para dejar las cosas en claro, mis clientes nunca abandonaron o abusaron de su hija, y le han pedido que regrese a casa. Ellos simplemente buscaron ejercer su propio juicio como padres, al igual que las reglas razonables de su hogar, las cuales ella no está dispuesta a aceptar", dijo Rush-Masuret en el tribunal el martes.

La abogada de Rachel Canning, Tanya N. Helfand, dijo que Sean y Elizabeth Canning están siendo "negligentes e irresponsables".

"Los padres normales y saludables quieren ayudar a sus hijos. Quieren que sus hijos vayan a la universidad. Quieren ayudarlos cuando están en dificultades", dijo Helfand en el tribunal.

"Puede ser que no te lleves maravillosamente bien con tu adolescente todos los días. Eso no significa que vayas a abandonarlos y decir '¿Sabes? Ahora deberás salir adelante tú solo'".

El juez Bogaard negó la solicitud del pago de la colegiatura del último semestre en la escuela, porque la escuela dijo que no hay problema con que continúe, debido a que está en el cuadro de honor. Y Rachel Canning escribió en su certificado del tribunal que "los ministros en la escuela católica Morris han decidido recaudar fondos para pagar... la colegiatura, para que no me tenga que ir antes de tiempo".

En cuanto a por qué negó la solicitud de asistencia financiera inmediata, el juez indicó que no vio una situación de emergencia, y que tomaría otras decisiones en la próxima audiencia.

La adolescente escribió en su certificado del tribunal que ella quiere ser una ingeniera biomédica. Ella dice que su primera opción es la Universidad de Delaware, la cual todavía le tiene que dar una respuesta en relación a su admisión. Ella dijo que fue necesario tomar acciones legales para asegurar que podrá cumplir con sus metas futuras.

"Soy una buena estudiante. No tengo problemas con las drogas. Soy una buena atleta. Tengo un trabajo fuera de la escuela", escribió. "Mis padres simplemente no me quieren ayudar más... Se les debe exigir que me den apoyo financiero y paguen por mi educación hasta que yo pueda mantenerme. Para poder hacer esto, tuve que tomar acciones legales".

Ronni Berke, Jean Casarez, Lauren-Ashley Morton y Tekella Foster, de CNN, contribuyeron con este reportaje.