Por Catherine E. Shoichet, Michael Pearson y Jethro Mullen, CNN

(CNN) - Los equipos de búsqueda del vuelo 370 de Malaysia Airlines se trasladaron a una parte diferente del océano Índico el viernes (hora de Australia) después de una “pista creíble”, dijeron las autoridades.

Un análisis de los datos del radar llevaron a los investigadores a trasladar su búsqueda a un área de 1.100 kilómetros al noroeste, informó la Autoridad de Seguridad Marítima Australiana, denominando a la nueva información, “la pista más creíble de donde podrían estar los escombros del avión”.

“Nos indica que la aeronave estaba viajando más rápido de lo que se estimó previamente, lo que resultó en un mayor uso de combustible y lo que reduce la posible distancia de vuelo hacia el sur en el Océano Índico”, informó la autoridad en un comunicado.

La nueva búsqueda del vuelo 370 al sur del Océano Índico se presenta un día después de que Japón y Tailandia confirmaran que enviaron imágenes de satélite a Malasia en donde se mostraban escombros separados que pudieran estar relacionados con el avión desaparecido el 8 de marzo, con 239 personas a bordo.

El miércoles, las autoridades malasias anunciaron que un satélite francés había encontrado 122 objetos flotando cerca del área de búsqueda.

Lo suficiente para hacerte pensar: ¿Han encontrado como dice el proverbio la aguja en un pajar?

Quizás sí, quizás no.

Los equipos de búsqueda contarán con otro avión en su flota el viernes, cuando una segunda nave de la Marina de Estados Unidos, el Poseidón P-8 vuele desde Okinawa, Japón, a Perth, Australia, a fin de unirse a los equipos de rescate de la aeronave desaparecida.

“Desde la perspectiva del piloto y la tripulación, ellos son optimistas”, dijo el comandante William Marks de la Séptima Flota de Estados Unidos. “Yo sé que cada día, cuando sale un vuelo, hay un buen presentimiento de encontrar algo. Pero las imágenes del satélite no han sido concluyentes”.

Hay una cosa que Marks dijo que será el momento definitivo en la búsqueda: la confirmación visual de los equipos de búsqueda en el mar.

Si bien los analistas dijeron que es intrigante que los hallazgos parecen estar todos en la misma área, los equipos no han podido visualizar ninguno de los objetos, mucho menos subir uno a bordo de un barco y examinarlo.

Stephen Wood, un exanalista de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) y un experto de imágenes de satélite, dijo que los satélites pudieron haber visto algo tan simple como unas olas, la cuales pudieran parecer engañosamente algo similar a objetos sólidos.

El analista de aviación de CNN, Jeff Wise, dijo que si bien el último descubrimiento es “muy tentador”, el número y tamaño de los objetos le hacen preguntarse si pudieran ser del avión.

Si uno ve algo flotando que mide cerca de 18 metros, eso podría ser un gran pedazo de fuselaje”, comentó. “Pero si tu tienes 10 piezas que tienen 18 metros de largo, eso indicaría que no son del avión, porque la aeronave tiene ciertas medidas”.

Pero Miles O'Brien, otro analista de aviación de CNN, consideró que lo que vio en las últimas imágenes de satélite no se ven como la basura regular de cualquier otro día.

“Lo que veo es que hay algo ahí que parece ser metálico y brillante. Se ven como pedazos de avión para mi. También veo algunas plataformas que se ven aerodinámicas”.

Geoffrey Thomas, un experto de aviación y jefe editor de AirlineRatings.com, dijo que no tiene ninguna duda sobre las imágenes satelitales.

“Las fotos de escombros que estábamos viendo ahora, tienen que ser absolutamente de los restos de este avión”, le dijo a Piers Morgan Live de CNN. “Son muy grandes, hay muchas de ellas. Y con certeza, hay escombros en el océano, desafortunadamente, pero no a esta escala, no de este tamaño.

Las autoridades, dijo, deben saber más de lo que han informado.

“Creo que saben exactamente que este es el avión”, dijo. “Y con fortuna, en unos días, vamos a obtener una pieza para tomarla del agua y decir: “Este es el avión”.

Mitra Mobasherat de CNN reportó desde Kuala Lumpur, Malasia; Jethro Mullen reportó y escribió desde Hong Kong; Catherine E. Shoichet y Michael Pearson escribieron desde Atlanta. Elizabeth Joseph, David Molko, Kyung Lah, Pamela Brown, Neda Farshbaf, Kevin Wang y Yoko Wakatsuki de CNN también contribuyeron a este reporte.