Por Holly Yan y Mariano Castillo, CNN

(CNN) - La rama de un árbol que cayó sobre las vías descarriló un vagón de una montaña rusa en un parque de diversiones Six Flags el lunes por la noche; lo dejó colgando peligrosamente y a sus ocupantes varados durante horas.

Cuatro personas resultaron heridas en la atracción conocida como "Ninja Ride" en el parque Six Flags Magic Mountain, informó el departamento de bomberos del condado de Los Ángeles. Dos de las cuatro personas fueron trasladadas a un hospital como medida de precaución.

El tren delantero de la montaña rusa se separó de las vías y quedó colgando a un ángulo de 45 grados, en dirección hacia el suelo.

El vagón quedó a más o menos a 10 metros de altura, dijo el supervisor del departamento de bomberos, Ed Pittman, a  KTLA, afiliada de CNN.

Los equipos de rescate se subieron a la pista y usaron una gruesa cuerda para atar el frente del vagón a la misma.

Tarde en la noche del lunes, los 22 pasajeros habían sido rescatados.

El descarrilamiento sucedió después de que la rama de un árbol cayera en las vías, y obstruyera el paso del tren, dijo la vocera de Six Flags Magic Mountain, Sue Carpenter.

Six Flags describe al "Ninja Ride" como un "asesino furtivo" en su página web.

"La cinta negra de las montañas rusas te lleva a la sumisión", dice la página.

Los pasajeros que se suben a esta montaña rusa quedan suspendidos de las vías, en lugar de viajar sobre ellas.

El descarrilamiento es el último en una serie de accidentes en montañas rusas de alto perfil en años recientes.

En julio del año pasado, Six Flags Over Texas en Arlington cerró su montaña rusa Texas Giant después de que una mujer saltara de su asiento y falleciera a causa de la caída.

Entre 1990 y 2010, más de 92.000 niños resultaron heridos en incidentes relacionados a atracciones en parques de diversiones, según un estudio realizado por el Centro de Investigación y Política de Heridas en el Nationwide Children's Hospital en Ohio. Eso representa un promedio de más de 4.000 heridos por año.

Artemis Moshtaghian y Greg Morrison de CNN contribuyeron con este reportaje.