Por Iván Pérez Sarmenti, CNN Español

(CNN Español) - El gobierno de Argentina aumentó los controles en las importaciones, exportaciones y  movimiento de divisas con la creación de la denominada Unidad de Seguimiento y Trazabilidad de las Operaciones de Comercio Exterior, anunciada este lunes y que dependerá directamente del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Capitanich dijo que el gobierno identificó varios casos de sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones y de precios de transferencia, fenómenos que reducen el "pago de impuestos" en el país.

La medida —publicada el lunes en el Boletín Oficial con la firma de la presidenta Cristina Fernández, el jefe de Gabinete, y la ministra de Industria, Débora Giorgi— se suma al endurecimiento de controles adoptados en los últimos tiempos y que incluyen allanamientos y suspensiones a diversas empresas.

A principios de noviembre, el fisco suspendió temporalmente a la filial local de Procter & Gamble por un presunto fraude de divisas mediante operaciones de importación desde Brasil por 138 millones de dólares. La empresa rechazó las acusaciones y en un comunicado afirmó que pagaba todos sus impuestos.

La semana pasada, además, 250 policías realizaron 71 allanamientos simultáneos en bancos, casas de cambio y financieras en distintos puntos del país, en los que, según el fisco, detectaron cuatro empresas que presuntamente operaban títulos bursátiles por casi 14 millones de dólares cuyo origen no podían demostrar.

Para algunos analistas, los problemas de evasión se agravaron a partir del denominado “cepo cambiario”, que restringe la compra de dólares en el país desde fines de 2011.en

"Claramente todas estas operaciones de sobre facturación aparecieron en Argentina en forma mucho más fuerte a partir de que se puso el cepo cambiario, entonces en una economía con cepo cambiario, con una diferencia entre en tipo de cambio oficial y paralelo que oscila entre el 50% y 80% y con una fuerte restricción a la utilización de divisas, es básico que estas operaciones de sobre y sub facturación aumenten en el tiempo", sostiene el economista Dante Sica, titular del consultora Abeceb.com

Para el analista, el fisco “tiene el suficiente nivel de información como para de alguna manera seguirlos sin necesidad de crear otro organismo más” e insiste en que “el problema en la base sigue siendo el cepo cambiario y la brecha cambiaria".

Desde la Cámara de Importadores resaltan que los excesivos controles complican el ingreso de insumos al país. Para Miguel Ponce, gerente de Cámara de Importadores de Argentina, estas "endurecen" la administración del comercio exterior.

"Los problemas ya han excedido al mero negocio del importador y se han transformado en problemáticas de producción, de consumo y de empleo, porque quienes no han podido recibir los volúmenes de producto que normalmente necesitaban han achicado los planteles o han tenido que suspender gente transitoriamente, entonces lamentablemente esto de no tener un criterio técnico de decir: lo que Argentina necesita hay que dejarlo importar y sobretodo si no tiene fabricación local para reemplazarlo... Eso es más del 6 5% de las importaciones”, afirma Diego Pérez Santisteban, presidente Cámara de Importadores de Argentina.

El gobierno negó categóricamente la falta de insumos importados y señaló que el comercio exterior mueve unos 150.000 millones de dólares anuales, de los cuales el 68 % corresponde a empresas multinacionales.