CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Latinos

Lo que a los latinos les interesa más que la inmigración: la economía

Por Patrick Gillespie

(CNNMoney) — Ganar las elecciones para la Casa Blanca en el 2016 podría depender mucho de qué candidato tiene una mejor conexión con los latinos.

Más de 11 millones de latinos votaron en las últimas elecciones presidenciales. Desde entonces, esa cantidad ha aumentado, especialmente en estados clave como Colorado, Florida, Virginia y Arizona. Apenas la semana pasada, Hillary Clinton contrató a un portavoz para manejar específicamente asuntos hispanos.

La inmigración sigue siendo un tema que representa una prueba de fuego, pero las principales preocupaciones de los votantes latinos son la economía y la educación, según el Centro de Investigación Pew.

La razón por la que los asuntos económicos son importantes es evidente: los latinos perdieron más riqueza durante la recesión que cualquier otra raza en Estados Unidos. Desempeñan trabajos mal remunerados y, sin embargo, también se están convirtiendo en un motor del crecimiento de la pequeña empresa en Estados Unidos. Ahora, la mayoría de trabajadores hispanos son ciudadanos nacidos en Estados Unidos, no inmigrantes que cruzan la frontera.

Las políticas que los candidatos presidenciales toman en relación a la economía latina podrían ejercer una gran influencia sobre quién será el próximo Comandante en Jefe. El presidente Obama ganó el 71% del voto latino en 2012, lo cual lo ayudó a derrotar a Mitt Romney.

Este es un vistazo a la economía latina.

1. Los latinos perdieron más durante la recesión: los hogares hispanos perdieron 66% de su patrimonio neto entre 2005 y 2009, según Pew. Para muchos hispanos, su riqueza provenía de sus hogares y tendían a vivir en áreas que fueron más afectadas durante la crisis inmobiliaria.

En 2007, la riqueza promedio de los hogares hispanos era de 23.600 dólares. Se redujo a 13.700 dólares —unos 10.000 dólares menos— para el año 2013. En comparación, el valor neto de los hogares de raza blanca fue de más de 140.000 dólares en el 2013.

Reconstruir esa riqueza es un tema clave para los hispanos en Estados Unidos, según dijeron los expertos.

“La recesión realmente impactó la riqueza de los hispanos más que a nadie y no se ha recuperado del todo”, dice Mark López, director de investigación hispana de Pew.

2. Los latinos quieren empleos mejor remunerados: la fuerza laboral hispana de Estados Unidos ha aumentado en las últimas dos décadas; así, ha superado el tamaño de la fuerza de trabajo de las personas de raza negra. El porcentaje de desempleo latino ahora es del 6,9%; este se encuentra muy por encima de la media nacional del 5,5%, aunque inferior a la de los afroamericanos.

Muchos latinos, especialmente las mujeres, se enfrentan a un problema de calidad del empleo. La mitad de todos los empleos latinos se concentran en solo cuatro áreas: comercio minorista, restaurantes, construcción y servicios a las empresas, según informa Pew. El comercio minorista y los restaurantes tienden a ofrecer puestos mal remunerados y en la actualidad existe un millón menos de puestos de trabajo en la construcción que en mayo del 2008.

Las mujeres hispanas se enfrentan a la peor parte en cuanto a empleos mal remunerados. Ellas ocupan más empleos que son remunerados con el salario mínimo que cualquier otro grupo demográfico.

Alrededor del 5,7% de las mujeres latinas que ganan un salario por hora ganan el salario mínimo o menos —más que cualquier otra persona— según datos del Censo de Estados Unidos. Los expertos dicen que la falta de oportunidades educativas para las mujeres hispanas, aunada a las obligaciones familiares, ayuda a explicar por qué una gran cantidad de ellas desempeñan empleos mal remunerados.

Las leyes que rigen el salario mínimo son un importante tema de debate nacional. Podría ser un problema económico clave que los candidatos tienen que abordar, junto con el crecimiento de la pequeña empresa.

3. Los negocios latinos están creciendo: las empresas que son propiedad de hispanos han crecido en un 43% hasta alcanzar un total de 3,2 millones desde que el presidente Obama inició su mandato en 2007. Eso es más que cualquier otro grupo demográfico y duplica el promedio nacional en cuanto al crecimiento de la pequeña empresa, de acuerdo con Geoscape, una firma de análisis de datos en el sur de la Florida y según los datos del Censo.

Los hogares hispanos que son propietarios de pequeñas empresas, ya sea por cuenta propia o que dirigen una empresa, tienden a ganar más dinero que los hogares latinos promedio.

Según dicen los expertos, la forma en la que los candidatos aborden el tema de las pequeñas empresas también podría influir en el voto de los latinos.

“La economía es algo importante para todos y desde luego para los latinos”, dice César Melgoza, director ejecutivo de Geoscape. El crecimiento del negocio de los latinos “es un indicio de la naturaleza de los negocios hispanos como un motor del crecimiento en Estados Unidos”.

4. Por qué la educación es clave: la educación fue el segundo tema más importante para los hispanos en las elecciones del 2012 (detrás de la economía). Según las recientes encuestas, ha subido al No. 1.

Tiene sentido: los latinos tienen la tasa de natalidad más alta de Estados Unidos, 80 nacimientos por cada 1.000 mujeres en edad fértil. Eso se compara con 64 en el caso de las personas de raza negra, 59 para las personas de raza blanca y 56 para los asiáticos.

La población hispana ha aumentado en más de un 50% desde el 2000, según Pew.

Ese es un porcentaje alto de personas que buscan una mejor educación. Los latinos que tienen la misma educación que los blancos —como por ejemplo un título universitario— reciben un sueldo de casi 200 dólares menos por semana, de acuerdo con datos del Departamento de Trabajo.

Al igual que en el empleo, algunos latinos posiblemente enfrentan un problema de calidad de la educación. Muchos obtienen sus títulos de universidades comunitarias, por lo que es difícil competir contra los graduados de las universidades más elitistas, dicen los expertos.

“Seguir contando con oportunidades educativas es algo igual de importante que un empleo”, dice Domino Pérez, director del Center for Mexican American Studies de la Universidad de Texas.