(CNN) – En 1969, Mick Jagger –en la plenitud de su vida y cuando su canción "Sympathy for the Devil" llenaba las pistas de baile– manejó un auto deportivo Morgan Plus 8 con su novia, Marianne Faithfull, hacia un tribunal de Londres para enfrentar el último de una serie de cargos por drogas.

La llegada de la estrella a la corte fue capturada por hordas de fotógrafos y causó polémica alrededor del mundo como un ejemplo de lo que esencialmente representaba el atractivo británico.

Jagger podrá haber mostrado una impresionante longevidad en su carrera, pero su recorrido también ha resistido la prueba del tiempo.

Morgan Motors es el fabricante independiente de autos más antiguo de Gran Bretaña, y desde que el 'three-wheeler' (Morgan tres ruedas) de Henry Frederick Morgan salió de la fábrica de Malvern en 1909, las distintivas estructuras de madera han permanecido como lo mejor de la tradición británica, desde los circuitos de Le Mans hasta las capitales de la moda europea.

Morgan nunca ha cambiado su fórmula. Cada auto es hecho a mano en cada etapa, desde la fabricación de la capota hasta la costura de la tapicería, consultándole al comprador en cada paso. Excepcionalmente, las estructuras son trabajadas en madera –fresno ligero, el cual es valorado por su flexibilidad y durabilidad– y son las que sirven como la base sobre la que descansan los paneles exteriores de aluminio y el trabajo en cuero. El chasis es de acero o aluminio.

El personal también mantiene el legado pues son muchos los empleados que han prestado sus servicios allí toda la vida. Esta siempre ha sido una firma familiar, a pesar de la reciente y dolorosa partida del antiguo director, Charles Morgan.

Expandiendo el imperio

Pero sobrevivir tanto tiempo en un implacable y competitivo mercado ha requerido una dura perspectiva internacionalista. Más del 60% de los 1.000 autos que Morgan produce cada año son vendidos en el extranjero a clientes de Paris, Tokio, Atenas, Dubai y otras docenas más de distribuidores alrededor del mundo.

Mientras que las ventas se han reducido en Europa, estas están creciendo rápidamente fuera del continente: desde 10 millones de dólares en 2012 hasta 13 millones de dólares en 2013. En el 2013, la compañía lanzó un nuevo salón de exposición en Beijing, y las sociedades en América Latina y el Oriente Medio son inminentes.

La empresa confía fuertemente en su ilustre pasado en cuanto al desarrollo del negocio, dice el director general, Steve Morris.

150514135656-morgan-steve-morris-medium-plus-169

Steve Morris, director general

"Una gran parte del interés en Morgan proviene del hecho de que somos muy fieles a nuestras raíces", dice Morris, quien pasó décadas trabajando y escalando desde la planta de producción hasta el puesto más alto. "En los nuevos mercados se convierte en una buena estrategia de venta porque los 106 años de herencia son fascinantes para las personas cuando lo investigan, y el hecho de ser una empresa familiar le añade otro elemento".

Morris es partidario del toque personal cuando se trata de la formación de asociaciones.

"Respecto a China, solo tomé mi laptop y viajé para allá por un par de semanas", dice. "Mi enfoque es hacer contacto con posibles distribuidores, reunirme con ellos y ver sus planes de negocios... tengo que preguntarles si el cliente recibirá la suficiente atención", dice Morris.

"El entrenamiento del distribuidor es un asunto masivo, y si trabajas con un socio, quieres asegurarte de que tenga la capacidad técnica. Esto generalmente implica un curso de entrenamiento intenso en nuestra fábrica".

Actualización y adaptación

La expansión podría enfrentar una serie de obstáculos regulatorios. La compañía siempre se ha visto frustrada por Estados Unidos, el cual impone una serie de exigencias de un estado a otro que requieren modificaciones costosas, por lo que allí solo vende los autos ligeros de tres ruedas.

En Australia, los autos han sido rediseñados para cumplir con las restricciones de ruido, mientras que China tiene un distribuidor gubernamental con el que se debe negociar.

Morris hace hincapié en la necesidad de estar al día con los tiempos y producir diseños innovadores. Los autos de gama alta, como el inminente Aero 8 de 200.000 dólares, cuenta con un diseño aeroespacial vanguardista y potentes motores modernos. La compañía también ha estado a la vanguardia de la conducción ecológica; entre sus logros de diseño se encuentra el auto propulsado por hidrógeno, "Lifecar".

Lifecar, el carro propulsado por hidrógeno

Lifecar, el carro propulsado por hidrógeno

"Los impuestos al carbono han sido un gran reto", dice Morris. "Al igual que todos los fabricantes, debemos trabajar hacia estas nuevas tecnologías".

Pero, por mucho, los más grandes éxitos siguen siendo los clásicos de 'tres ruedas' sobre los que la compañía construyó inicialmente su reputación, el cual representa más de la mitad de los Morgan vendidos en todo el mundo. Los distintivos triciclos, que venden por 50.000 dólares, se han convertido en un favorito de los clubes privados para miembros, haciendo hincapié en el placer más que en la función.

"El 'tres ruedas' representa la diversión de la conducción en su forma más sencilla –sin ayuda de la energía, neumáticos delgados y una posición de conducción expuesta", dice Jon Burgess de la revista Classic Car Buyer.

"Se ve distinto a cualquier cosa en la carretera y si sientes la necesidad, puedes decorarlo con calcomanías directamente de la fábrica. También puedes verlo cuando lo están construyendo, lo cual es un gusto poco común en la época de las hojas de cálculo y del plástico moldeado".

Mientras los competidores se centran en la velocidad y la potencia, Morgan continuará capturando el mercado de las máquinas del tiempo.