A los adolescentes los vieron por última vez el viernes cerca de Jupiter, Florida, cuando compraron 110 dólares en combustible antes de emprender su viaje.

(CNN) - Perry Cohen y Austin Stephanos han estado navegando por tanto tiempo que simplemente se sienten tan cómodos en el mar como si estuvieran en tierra.

Esa es la esperanza a la que sus familiares y amigos dicen estar aferrados mientras los equipos de la Guardia Costera buscan a los chicos de 14 años, quienes desaparecieron cuando emprendieron un viaje para ir a pescar el viernes cerca de la costa de Florida.

"Simplemente seguimos orando, hombre", dijo Joe Namath, un exmariscal de campo de la NFL muy conocido y vecino de los adolescentes. Él les dijo a los periodistas el domingo que estaba ayudando en la búsqueda, según WPTV, afiliada de CNN. "Es difícil, es muy difícil, pero tenemos que confiar en sus recursos".

Joe Namath, el legendario mariscal de campo que jugó durante mucho tiempo con la NFL, dice que está ayudando en la búsqueda de los chicos desaparecidos.

Después de casi dos días de búsqueda, la Guardia Costera dijo el domingo que los equipos han encontrado la embarcación de 5,8 metros en la que los adolescentes habían estado navegando. Según informó la Guardia Costera, la embarcación volcada fue descubierta a 67 millas náuticas (124,08 kilómetros) de la ensenada Ponce de León de Florida.

150727180315-search-for-missing-florida-boys-continues-machado-dnt-lead-00010505

Los chicos desaparecidos no han sido encontrados. Sin embargo, los funcionarios dicen que la búsqueda está lejos de terminar.

Los equipos de la Guardia Costera buscarán toda la noche, les dijo a los periodistas el suboficial de primera clase, Stephen Lehmann.

"Esto aún se considera un caso activo de búsqueda y rescate, y mantenemos nuestro perpetuo optimismo de que encontraremos a alguien", dijo él.

La embarcación volcada les ha dado a los equipos de búsqueda un nuevo punto de partida para reenfocar sus esfuerzos, dijo él. Utilizando modelos de velocidad y corrientes, Lehmann dijo que la zona de búsqueda ahora es de más o menos 86.765 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de Maine.

Se ofrecieron 100.000 dólares de recompensa

Los familiares de los chicos están ofreciendo una recompensa de 100.000 dólares por su rescate y les están pidiendo a los marineros experimentados del área que ayuden en la búsqueda.

"Ellos conocen las aguas. Han estado en aguas turbulentas, han estado en aguas poco profundas. ...Esos chicos son marineros experimentados y saben lo que están haciendo ahí", dijo Nick Korniloff, padrastro de Perry, quien les dijo a los periodistas el domingo que las familias no se detendrían ante nada para llevar a sus hijos a casa.

A los adolescentes los vieron por última vez el viernes cerca de Jupiter, Florida, cuando compraron 110 dólares en combustible antes de emprender su viaje.

150726132408-florida-missing-boys-dnt-00004701

Su abuela contactó a la Guardia Costera cuatro horas después cuando no supo nada de ellos", según le dijo a CNN el portavoz de la Guardia Costera, el suboficial Mark Barney.

"Estamos muy preocupados por su bienestar y estamos haciendo todo lo posible para llevarlos de vuelta a casa", dijo Barney.

El haber encontrado la embarcación volcada, dijo, significa que los adolescentes desaparecidos podrían estar en una situación mucho más grave de la que los funcionarios temían.

"Una cosa es que los chicos estén desaparecidos dentro de la embarcación y otra cosa que estén desaparecidos en mar abierto. ...Si en este momento están en el agua, ahora se encuentran en una situación mucho peor", dijo.

Encontrar a la gente en el agua no es fácil, dijo Lehmann.

"Puede ser muy difícil, especialmente si buscas desde el aire. Allí es como buscar una aguja en un pajar", dijo, "y esa es una de las razones por las que los chalecos salvavidas son anaranjados, para que nos den una mejor visibilidad en casos como éste".

Se desconoce si los chicos usaban chalecos salvavidas, dijo.

Según informes, los chicos planeaban viajar a las Bahamas

Según los informes iniciales que recibió la Guardia Costera, los chicos les habían dicho a otras personas que tenían planeado viajar a las Bahamas.

Los funcionarios y los familiares dicen que desconocen si eso es lo que los adolescentes tenían en mente cuando zarparon el viernes. Ellos dicen que ahora su única preocupación es llevarlos a casa.

Las personas llenaron la gradería de la escuela Jupiter Christian School el domingo por la tarde, con sus cabezas inclinadas en oración.

Michael Dube, el director de la escuela superior, les pidió a los padres que oraran por los jóvenes desaparecidos como si fueran sus propios hijos.

"Oramos para que Austin y Perry sean hallados a salvo", dijo, "para que regresen a casa con sus mamás y papás, quienes los abrazarán, besarán y amarán".