Vester Flanagan hizo sentir "amenazados e incómodos" a sus compañeros de trabajo con lenguaje verbal y corporal grosero, según los archivos personales.

(CNN)– La oferta de trabajo parecía un inicio prometedor para Vester Flanagan: sería un periodista multimedia que usaría el nombre de Bryce Williams en WDBJ y ganaría 17,31 dólares la hora o 36.000 dólares anuales, a principios del 2012.

Pero solo le tomó dos meses en el trabajo recibir una observación escrita en su expediente en el departamento de personal acerca de cómo hizo sentir "amenazados e incómodos" a sus compañeros de trabajo con lenguaje verbal y corporal grosero en tres ocasiones, según documentos de la corte.

Dos meses más tarde, Flanagan enfrentó una advertencia por escrito en la que le informaban que sería despedido a menos de que mejorara su conducta de inmediato. Su lenguaje violento y sus gestos agresivos estaban causando "muchísima fricción" con los fotógrafos y otros compañeros de trabajo en la estación de TV en Roanoke, Virginia, decían los documentos.

Los supervisores le ordenaron recibir consejería o ayuda a través del programa de asistencia al empleado, pero al final, Flanagan fue despedido después de 11 meses en el trabajo.

El día de su despido, 1 de febrero del 2013, el representante de recursos humanos de la estación llamó al 911, y un policía acompañó a un enfurecido Flanagan afuera de la sala de redacción.

En la demanda que Flanagan presentó en el tribunal afirma que su corto y problemático puesto permanente en WDBJ terminó por discriminación racial y rescisión indebida. Un juez de la ciudad de Roanoke desestimó la demanda el 2 de julio, más de un mes antes de que Flanagan, de 41 años de edad, causara destrozos y matara a dos periodistas de la estación y que luego se quitara la vida.

Su despido y la confrontación con la policía fueron tan dramáticos que el fotógrafo del personal, Adam Ward, tomó una cámara y filmó el momento en la sala de redacción. Ese día en que la policía lo escoltó fuera de la oficina, Flanagan le gruñó a Ward, diciendo "quita de mi vista tu gran panza". Flanagan después le volteó la cámara a Ward.

Fue Ward, de 27 años de edad, junto con la reportera de WDBJ, Alison Parker, de 24 años, a quienes Flanagan mató el miércoles durante una transmisión remota en vivo.

Ellos estaban entrevistando a Vicki Gardner, la directora ejecutiva de la Cámara de Comercio regional de Smith Mountain Lake, cerca de Moneta, Virginia. La condición de Gardner, quien resultó herida, era estable después de la cirugía. Su esposo dijo que una bala le rozó la columna.

Las autoridades todavía están investigando las circunstancias del tiroteo, pero Flanagan dejó tras de sí una nota de 23 páginas que enumera sus quejas.

Los registros internos de la estación sobre Flanagan, presentados en un tribunal de Roanoke, también muestran que el desempeño de Flanagan en algunas áreas de su trabajo no era bueno.

En su revisión de desempeño de agosto del 2012 recibió una calificación de "inaceptable" –la puntuación más baja en una escala de 1 al 5– en cuanto a su habilidad para trabajar con fotógrafos, productores y editores de asignaciones.

"El área donde Bryce debe hacer mejoras inmediatas es con los fotógrafos", escribió su supervisor, David Seidel.

Flanagan tampoco estaba contribuyendo a la web con suficiente frecuencia, por lo que recibió una categoría de puntuación que es enumerada como "tiene una oportunidad de mejorar". Eso ascendió a una puntuación de 2, en la escala del 1 al 5, siendo 5 la mas alta puntuación.

"Bryce necesita incorporar en su programa diario hacer publicaciones en la web", escribió Seidel.

Según un memorándum interno, el 24 de diciembre del 2012, el director de noticias de la estación, Dan Dennison, le dijo a Flanagan que a pesar de mucho entrenamiento, "pareces haber llegado a una meseta".

Dennison citó ejemplos recientes de la "falta de reportajes minuciosos, desempeño pobre al aire o cuestiones de administración del tiempo", decían los documentos.

Dennison dijo que Flanagan reportó directamente de un comunicado de prensa "en lugar de hacer algún reporte original", decían los documentos.

Flanagan también entregó "cobertura y promoción gratuita" de una iglesia en lugar de utilizar "sus habilidades de pensamiento y cuestionamiento crítico para producir historias de televisión verdaderamente memorables", decía el memo de Dennison.

Y Flanagan continuó teniendo problemas con los camarógrafos cuando él era "cortante y estaba a la defensiva" con un fotógrafo que lo cuestionó sobre la puesta en escena de una entrevista, decía la nota de Dennison.

Aún con las advertencias escritas, Flanagan no mostró mejoría.

En enero del 2013, el mes anterior al que fue despedido, Flanagan recibió varios memorandums internos acerca de su desempeño y conducta.

Dos días antes de ser despedido, el productor Kim Pinckney le envió una nota a Dennison acerca de cómo Flanagan "creó una situación incómoda" para la presentadora y reportera Nadia Singh porque Flanagan cuestionó su autoridad para revisar su guión.

Entonces Dennison le escribió a la representante de recursos humanos, Monica Taylor, acerca de la manera en que Singh describió a Flanagan como "muy contencioso" y "a la defensiva".

"Nadia dice que inicialmente no pudo entender a qué se refería él, y que él continuaba haciendo hincapié en que él había tenido tanta experiencia como ella y cuál era la razón por la que ella estaba 'aprobando los guiones'", le escribió Dennison a Taylor.

Taylor despidió a Flanagan dos días después.