(CNN) – Los defensores del derecho al suicidio asistido se aseguraron una importante victoria después de que los legisladores de California aprobaron la iniciativa que permitiría a enfermos terminales obtener medicamentos recetados para acelerar su muerte.

La iniciativa fue enviada al gobernador Jerry Brown, quien todavía tiene que fijar su posición al respecto.

El Senado estatal aprobó el proyecto de ley con 23 votos a favor y 14 en contra. La Asamblea lo aprobó a principios de la semana con 44 a 35.

California se convertiría en el quinto estado de Estados Unidos en autorizar la ayuda médica para la muerte, según el grupo de defensa sin fines de lucro Compassion and Choices.

La medida sigue el modelo de la ley de la muerte con dignidad que Oregon aprobó hace 17 años, señaló el grupo. Los estados con leyes similares son Washington, Montana y Vermont.

La legislación de California llega 10 meses después de que Britanny Maynard, de 29 años, se vio obligada a mudarse a Oregon, donde legalmente tomó medicamentos para poner fin a su vida. Maynard tenía cáncer terminal en el cerebro.

Si la iniciativa que se aprobó el viernes se hiciera ley, los enfermos terminales deberán demostrar que estén capacitados mentalmente y que un doctor les haya pronosticado no más de seis meses de vida.

El proyecto diferencia esta acción del suicidio, el homicidio o la eutanasia.

Según el centro  de investigaciones Pew, la mayoría de las 16 religiones que se practican en Estados Unidos rechazan este tipo de opción.