Volkswagen se vio involucrado en un escándalo de fraude con sus vehículos de motor diesel. Su presidente renunció a causa de la polémica. (Crédito: Rob Stothard/Getty Images)

(CNNMoney) - Volkswagen espera identificar pronto al culpable de la manipulación de los datos de las emisiones en vehículos diésel en Estados Unidos y posiblemente también en toda Europa.

La compañía dice que cualquier persona involucrada enfrentará las "consecuencias plenas" y ha prometido trabajar con fiscales alemanes en una investigación criminal. Así que ¿terminará alguien en la cárcel?

El fabricante alemán de autos ha admitido que deliberadamente programó medio millón de autos que funcionan con diésel en Estados Unidos para que emitieran menores niveles de gases dañinos en las pruebas oficiales y no en las carreteras. Es posible que hayan estado bombeando óxidos de nitrógeno 40 veces más que el nivel permitido.

Los empleados que sean hallados responsables podrían ser procesados por fraude. Si son declarados culpables, enfrentan grandes multas y podrían ser condenados a un máximo de 10 años de prisión.

Los fiscales tendrían que demostrar que los empleados de Volkswagen (VLKAF) manipularon los datos para engañar a las personas a fin de que compraran sus autos. Volkswagen se ha estado promoviendo como un fabricante de automóviles sostenible durante años, y sus autos de "diésel limpio" fueron un éxito con los clientes.

"Ellos se están posicionando como los campeones de la sostenibilidad. Decir 'somos la empresa ambientalista de autos' fue una parte importante de su estrategia de mercadeo", dijo Theo Vermaelen, profesor de finanzas en la escuela de negocios INSEAD.

Mentir sobre las emisiones para convencer a las personas de que compraran autos Volkswagen sería considerado fraude, afirman los expertos legales.

Según la ley alemana, los autores de un fraude pueden ser condenados a un máximo de cinco años de prisión, y la condena se podría elevar a 10 años en "casos especialmente graves".

Esos casos incluyen fraude cometido por razones comerciales. Si los fiscales demuestran que los empleados de Volkswagen instalaron el software para el beneficio económico de la empresa, o que más de tres personas trabajaron juntas en la estafa, podrían procesarlos bajo esas condiciones más severas.

¿Conduces un auto VW diésel? Esto es lo que necesitas saber

(Crédito: Sean Gallup/Getty Images)

(Crédito: Sean Gallup/Getty Images)

Cualquier persona declarada culpable podría ser multada con hasta 360 veces su salario neto diario.

Un portavoz de Volkswagen dijo que la compañía está decidida a llevar a tribunales a las personas que son parte de la compañía y "no obedecieron las reglas".

La compañía en sí no puede ser procesada por fraude en Alemania porque el derecho penal solo aplica a los individuos. Sin embargo, Volkswagen podría enfrentar fuertes multas bajo la ley de infracciones administrativas por permitir que ocurriera el fraude.

Casos similares en el pasado han dado lugar a sanciones por un total de cientos de millones de dólares. Siemens (SIEGY) pagó multas de casi 600 millones de euros (675 millones de dólares) por soborno en 2007 y 2008, mientras que la empresa de ingeniería MAN recibió una multa de 151 millones de euros por corrupción en 2009.

Volkswagen ha destinado 6.500 millones de euros (7.300 millones de dólares) para cubrir la retirada de vehículos, pero esa cifra podría no ser suficiente. La empresa ya enfrenta docenas de demandas civiles en Estados Unidos, presentadas por personas que afirman que sus autos tienen menos valor debido al escándalo de las emisiones durante las pruebas. La evidencia de la manipulación deliberada de países europeos podría desencadenar acciones similares.

Y también podría ser procesada por delitos ambientales en Estados Unidos. Un vocero del Departamento de Justicia dijo que los fiscales federales se están tomando las acusaciones "muy en serio". El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, dijo que su oficina ha puesto en marcha una investigación criminal.

Según la ley alemana, los autores de un fraude pueden ser condenados a un máximo de cinco años de prisión, y la condena se podría elevar a 10 años en "casos especialmente graves".