(CNN Español) - Tras su intervención en la ONU, el papa Francisco se dirigió a la Zona Cero para visitar el monumento con el que se recuerdan a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre. El papa se unió a una oración interreligiosa por los fallecidos en los ataques.

Francisco se reunirá con familiares de las víctimas que murieron en los ataques del 11-S.

Sigue el evento en vivo aquí:

"Distintos sentimientos, emociones, me genera estar en la Zona Cero donde miles de vidas fueron arrebatadas en un acto insensato de destrucción. Aquí el dolor es palpable", dijo Francisco.

"El agua que vemos correr hacia ese centro vacío nos recuerda todas esas vidas que se fueron bajo el poder de aquellos que creen que la destrucción es la única forma de solucionar los conflictos".

"Es el grito silencioso de quienes sufrieron en su carne la lógica de la violencia, del odio, de la revancha. Una lógica que lo único que puede producir es dolor, sufrimiento, destrucción, lágrimas. El agua cayendo es símbolo también de nuestras lágrimas".

"En una metrópoli que puede parecer impersonal, anónima, de grandes soledades, fueron capaces de mostrar la potente solidaridad de la mutua ayuda, del amor y del sacrificio personal", dijo Francisco haciendo referencia a los bomberos y primeros rescatistas que llegaron a la zona de los ataques

"En ese momento no era una cuestión de sangre, de origen, de barrio, de religión o de opción política; era cuestión de solidaridad, de emergencia, de hermandad. Era cuestión de humanidad. Los bomberos de Nueva York entraron en las torres que se estaban cayendo sin prestar tanta atención a la propia vida. Muchos cayeron en servicio y en su sacrificio permitieron la vida de tantos otros".

Francisco agradeció la presencia de líderes de las comunidades religiosas. "En las diferencias, en las discrepancias, es posible vivir en un mundo de paz"