El presidente Obama durante su visita a la celda del líder sudafricano Nelson Mandela, en una visita a Robben Island en 2013. (Crédito:JIM WATSON/AFP/Getty Images)

(CNN) - El presidente Barack Obama anunciará este lunes nuevas acciones para rehabilitar y reintegrar a sus comunidades a conciudadanos que estuvieron encarcelados, en su impulso más reciente por la reforma al sistema de justicia penal.

Obama viajará a Newark, Nueva Jersey, para visitar Integrity House, un centro residencial que ofrece tratamiento y recuperación para las adicciones. Más adelante, el presidente participará en una mesa redonda sobre el reingreso de los prisioneros a la sociedad en la Universidad de Rutgers, donde hará comentarios que destacarán el problema.

El presidente anunciará nuevas acciones para promover la rehabilitación y reintegración, entre ellas otorgar 8 millones de dólares en becas educativas del Departamento de Educación, al igual que capacitación y empleos en tecnología para los individuos que tengan antecedentes penales.

Obama también ha hecho un llamado al Congreso para que "elimine la casilla" en las solicitudes de empleo federales que requieren que los solicitantes determinen si tienen o no antecedentes penales.

"Cada año, más de 600.000 individuos son puestos en libertad de las prisiones estatales y federales", dijo la Casa Blanca en una declaración. "Fomentar las políticas y los programas que permiten que estos hombres y mujeres retomen el curso de sus vidas y que se ganen su segunda oportunidad promueve no solo la justicia y la equidad, sino también la seguridad pública".

En octubre, la Oficina Federal de Prisiones anunció que pondrían en libertad anticipadamente a unos 6.000 reclusos entre el 30 de octubre y el 2 de noviembre.

Los presos han cumplido su sentencia durante un promedio de nueve años, y estaba previsto que fueran puestos en libertad en aproximadamente 18 meses, según un funcionario del Departamento de Justicia. Muchos ya se encontraban en centros de reinserción social.

Este es el más reciente impulso a favor de la reforma al sistema de justicia penal de la administración de Obama, que en julio se convirtió en el primer presidente en funciones en visitar una prisión federal y reunirse con reclusos.