CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arte

¿Por qué Elmgreen & Dragset quieren hacernos sentir incómodos?

Por Matthew Ponsford

Londres (CNN) – Para un dúo artístico aclamado a nivel mundial, Michael Elmgreen e Ingar Dragset no parecen muy interesados en agradar a las galerías que exhiben su trabajo.

A los artistas no les importa morderle la mano a los que les dan de comer —»morder podría ser muy sexy», según han dicho ellos— lo cual podría explicar por qué sus dos nuevas exposiciones están apuntando con alegría a algunas de las convenciones más conocidas del arte del mundo.

El pícaro dúo cómico multidisciplinario escandinavo es más conocido a nivel internacional por Prada Marfa: una recreación anodina de la boutique de Prada, la cual se encuentra en lo profundo del desierto de Texas, el cual se ha convertido en un lugar de peregrinación para los fans de la moda —incluyendo a Beyoncé— quienes posan para fotografiarse en frente de la tienda nunca abierta.

Sin embargo, su caótico repertorio también incluye hombres desnudos en lugares inesperados, una exposición de obras de arte imaginadas, un telescopio opaco, un triunfador, un monumento dorado antiguerra en la Plaza de Trafalgar en Londres, y un coleccionista de arte muerto que flota en una piscina.

Este mes, el dúo tiene dos exposiciones en Aarhus, Dinamarca (en Dokk 1 y ARoS Aarhus Kunstmuseum) y están a la espera de una gran exhibición en el Centro de Arte Contemporáneo Ullens de Beijing, donde tienen programado organizar una feria de arte deslumbrante, en el que solo se exhibirá su propio trabajo.

Hablamos con ellos en su reciente feria de Londres ‘Self-Portraits’ (Autorretratos) en Victoria Miro Gallery Mayfair, donde el dúo montó una «selfie» de exhibiciones que consta en su totalidad de recreaciones de etiquetas de nombres de galería de arte y descubrimos cinco hechos sorprendentes sobre los artistas detrás de la travesura.

151105174744-elmgreen-and-dragset-5-super-169

1. Están resolviendo cómo un par de artistas puede tomar un selfie

¿Cómo pueden las etiquetas artísticas ser un autorretrato?

Elmgreen de 54 años de edad, nacido en Copenhague, explica que se han estado cuestionando cómo se representan a sí mismos como dúo con un proceso y resultado compartido.

«Existe una situación extraña donde eres un dúo que trabaja de forma conjunta, ¿cómo realmente escribes tu biografía? ¿Cómo haces un autorretrato de ti mismo?»

«En los últimos años se ha vuelto muy común estar obsesionado con hacer selfies, lo cual es una situación extraña, porque la gente usa al mundo entero como fondo para sí mismos».

Él ve la serie de imágenes de Instagram —rostros trasplantados frente a monumentos históricos— como parte de una tendencia más grande: para que las personas puedan crear su «imagen de redes sociales» a través de referencias a piedras de toque culturales, tendencias de la moda, y modelos a seguir.

«Lo hemos llevado al extremo en esta situación y simplemente estamos haciendo autorretratos a través de obras de otros artistas… especialmente los títulos», explica Elmgreen.

2. Los nombres son importantes para ellos

La exposición te lleva de los días de adolescentes de los artistas (Keith Haring y el pintor Ross Bleckner eran héroes antes que los dos se conocieran) a sus pasiones posteriores. Cada artista seleccionado ha ocupado un lugar en su corazón en algún momento.

El dúo dice que las obras, las cuales incluyen ‘Clean Boy’ (por David Hockney) y ‘Lonesome?’ (por Martin Kippenberger), fueron seleccionadas porque las obras originales no son fáciles de recordar para el público. En lugar de ello, esperan que los espectadores reflexionen sobre el trabajo que nos ocupa: estas etiquetas ampliadas. Aquí, los nombres —a menudo considerados periféricos para la experiencia de la galería— son llevados al foco central.

151105174741-elmgreen-and-dragset-3-super-169

Es como un paseo por el jardín de los recuerdos, pero también es un ejercicio en la anticuada habilidad técnica de «gran arte», con etiquetas reproducidas con pintura sobre tela y grabadas en dos piezas de mármol, perfectamente blancas, intachables y extremadamente costosas, que según dice la pareja tuvo que sacar clandestinamente de Italia.

Puedes ver por qué, a pesar de las burlas del dúo, el mundo del arte considera a Elmgreen & Dragset como mucho más que simples bromistas… con premios internacionales en su gabinete y exposiciones importantes en el museo Astrup Fearnley de Oslo y en la Galería Nacional de Dinamarca.

En persona, las recreaciones de mármol que parecen lápidas son, especialmente, seductoras y la humilde etiqueta es elevada a algo más grande.

3. Ellos quieren hacerte sentir incómodo

Los lujosos alrededores del Mayfair en la galería Victoria Miro es el escenario ideal para su exhibición inusual, explica Elmgreen: «Tratamos de crear situaciones en contextos donde la gente normalmente se siente un poco incómoda… donde se siente un poco tensa, como en las galerías elegantes de Mayfair… y luego proporcionan una situación en la que pueden reírse un poco».

Ambos coinciden en que un sentido compartido especial del humor ha sido una piedra angular de su fructífera relación de trabajo. Sin embargo, en el centro de la broma, explica el noruego Dragset, esto hace que el público se sienta un poco incómodo: creando algo «un tanto muy privado para el contexto».

A menudo esto se combina con un tono sarcástico: sus intereses implican dar ideas voyeuristas a vidas trágicas y tristes, como el coleccionista de arte que ahogaron, después de la fiesta, en su propia piscina para ‘Los coleccionistas’ en los pabellones de Dinamarca y los países nórdicos en el Bienal de Venecia 2009.

El objetivo es poner a la gente nerviosa. La obra ‘The extreme’, dice Dragset, es sobre un tipo distraído y a gusto «sentado desnudo en la silla, leyendo un libro y escuchando música en sus auriculares».

4. Todo es por la emoción

En Victoria Miro, Elmgreen señala una «mesa vieja desaliñada de carnicero» frente a una silla de madera incómoda y una botella de whisky «muy barato». Dice que es un placer para los amantes del arte ricos y protegidos de Londres «porque muchas de las personas que llegan a esta galería nunca antes han probado el whisky barato, así que eso es una experiencia completamente nueva para ellos».

Anteriormente, los artistas han dicho que quieren darle a los espectadores un poco de «emoción»… al parecer, ya sea de forma agradable o no.

En el pasado, esto ha significado erigir una cama en una tienda de Louis Vuitton y alentar a los empleados a saltar y darse una siestecita delante de los clientes desconcertados.

O un posible futuro trabajo, tramado a la mitad de la entrevista, cuando ven a un amigo que lucha por salir a través de la puerta corrediza futurista de la galería:

«El próximo año solo habrá una mano pegada a la puerta… solo las manos de un niño atrapadas en la puerta», ríe Elmgreen.

151105174742-elmgreen-and-dragset-4-exlarge-169

5. Todo aún está cambiando

Durante su primera década juntos, Elmgreen & Dragset fueron pareja, antes de separarse románticamente, sin dejar de ser unidos creativamente.

Una década después, Elmgreen & Dragset, el dúo cómico, aún se están desarrollando, dice Dragset… y muy posiblemente, a los 21 años, acaban de entrar en la flor de la vida creativa.

Elmgreen confía en mantenerse fuerte:

«También se trata de algo como el gato y el ratón, en el que tratas de no quedar atrapado en la esquina… tan pronto como te quedas inmóvil o encajonado, se acabó».

«Así que es como tratar de entretenerte a ti mismo, y con esperanza a tu público, siempre por medio de algo nuevo. Incluso después de 20 años».