CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arquitectura

Laurent Kronental: Cómo capturé la esencia de las gigantescas urbanizaciones de París

Por Laurent Kronental

Nota del editor: Laurent Kronental es un fotógrafo de 28 años de edad, de Courbevoie (Hauts-de-Seine), cerca de París. Su proyecto ‘Souvenir d’un Futur’ sorprendentemente documenta la vida de los adultos mayores que viven en los ‘Grands Ensembles’ a lo largo de París, grandes proyectos de viviendas modernistas construidos en las afueras de la ciudad, en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial para albergar a una población urbana en crecimiento. Él explica cómo capturó estas vidas entre sus entornos colosales.

París (CNN) — En el 2010, mientras caminaba cerca de mi casa en Courbevoie, descubrí una pequeña callecita que había quedado suspendida en el tiempo durante 50 años, un lugar de campo al pie de los edificios de oficinas del distrito financiero de La Défense.

El lugar era surrealista. Me hice amigo de un par de personas mayores y comencé a fotografiarlas. Su jardín tradicional ofrecía un marcado contraste con el horizonte de los alrededores de las torres, el cual combina dos épocas diferentes, dos estilos de vida diferentes.

Fotógrafo Laurent Kronental

Fotógrafo Laurent Kronental

En este momento, yo estaba desarrollando una gran atracción hacia la arquitectura de los ‘Grands Ensembles’. Los grandes proyectos de viviendas que rodean París y muchas de las principales ciudades francesas.

Mientras más fotografiaba estos proyectos, más me sorprendían. Los edificios parecían imperecederos, como si oscilaran entre el pasado y el presente. Dos áreas al lado de mi casa han sido fuente de inspiración: ‘Les Damiers’ en Courbevoie y ‘Les Tours Aillaud’ (también conocidas como ‘Tours Nuages​​’ o ‘Cité Pablo Picasso’) en Nanterre.

‘Souvenir d’un Futur’ documenta la vida de los ciudadanos de la tercera edad que viven en los ‘Grands Ensembles’ a lo largo de París.

publicidad

En su mayoría erigidos entre las década de 1950 y 1980 en un intento por abordar la crisis de vivienda, la migración urbana y la afluencia de inmigrantes extranjeros —al mismo tiempo que satisfacían la necesidad de confort moderno— ahora a menudo son estigmatizados como peligrosos por los medios.

Son criticadas, ya sea que fascinen o molesten, pero nadie puede permanecer indiferente.

Su tamaño me recuerda el Coloso. Quería crear la atmósfera de un mundo paralelo al mezclar el pasado y el futuro, al mismo tiempo que de forma consciente diera la impresión de ciudades que quedarían sin residentes. En este magnífico y fantasmal mundo, las estructuras de nuestras ciudades serían titánicas, engullirían lo humano, el producto de nuestros miedos y esperanzas de una organización de la ciudad.

Fascinado por las ambiciosas y anticuadas características modernistas de estos proyectos, me conmovieron las condiciones de vida de estos veteranos urbanos que han envejecido allí.

laurent-kronental-souvenir-futur-24

Siempre me he inspirado en las personas mayores y tuve este sentimiento profundo de ponerlos al frente. Deseaba comunicarme con ellos, conocer su vida y tratar de deshacer esta imagen, a veces menospreciadora hacia las personas mayores, que surge en nuestra sociedad. Luego me dije a mí mismo que ese era un tema que debía explorar, tanto en relación al paso de las generaciones, como al impacto que el tiempo ha tenido en la arquitectura y en las vidas que intenta armonizar.

Deseaba interrogarme a mí mismo sobre las condiciones de su existencia, para atraer la atención hacia una generación que a veces olvidamos. A través de esta serie, mi objetivo también es que el espectador se cuestione en relación a cómo ha olvidado a las personas mayores. En una época en la que la atención positiva está enfocada en los jóvenes, estas imágenes crean un impacto al recordar la existencia de estas personas y al poner de relieve sus problemas.

A pesar de su mirada melancólica, estos ancianos, con la fuerza de su postura digna y elegante, confirman su lucha contra la edad y su implantación en el lugar de su vivienda.

Ellos son los únicos en llenar el espacio en esta serie de la que deliberadamente se ha borrado a la juventud. Al establecerse en estos edificios futuristas, han reconquistado un espacio, uno que originalmente no fue ideado para las personas mayores.

Enseñanza

Este proyecto me permitió conocer a una generación que no conocía en persona, ya que mis abuelos murieron muy pronto.

Algunos encuentros fueron muy enriquecedores. Entre ellos, les puedo dar el ejemplo de José (quien está vestido con un abrigo verde y gorra), uno de los primeros ancianos a quienes fotografié y con quien he construido una sincera relación. Realmente lo vi como una especie de pescador futurista con una mirada penetrante y su rostro expresa una vida experimentada, cuyo origen yo quería revelar.

25 laurent-kronental-souvenir-futur-5-exlarge-169

Este proyecto también me enseñó a explorar un territorio que no conocía, aunque se encuentra cerca de mi casa: el suburbio parisino. Me apasionó por la arquitectura de grandes urbanizaciones. Es la belleza inesperada de estas estructuras la que me atrajo a este mundo anacrónico.

El título ‘Souvenir d’un futur’ trae a la memoria la melancolía de envejecer, las ilusiones perdidas, este universo concreto que estaba lleno de promesas. Esta melancolía surge, por ejemplo, en este anciano en una de las imágenes: él contempla desde un balcón ‘Les Espaces d’Abraxas’ y parece meditar sobre su vida. También aparece en una variedad de luces, sombras, colores y la actitud de mis sujetos.

Hice esta serie para preservar la memoria de una generación, para que en el futuro nuestra sociedad y sus arquitectos les concedan nuevamente un papel social a nuestros ancianos y, por lo tanto, la legitimidad y el respeto que merecen. Me gustaría que la gente pudiera descubrir los grandes paisajes inmobiliarios, con la misma sorpresa que yo sentí cuando los descubrí. Espero que sientan tanta fascinación y curiosidad cuando vean estos edificios. Quiero que nos preguntemos sobre el futuro de estos distritos, que le prestemos atención a su población que ha sido dejada a un lado.

En un mundo en rápido movimiento, me gustaría hacer conciencia sobre la duración, los vínculos intergeneracionales, sobre nuestra responsabilidad social media y a largo plazo, así como sobre nuestra solidaridad. Creo que también es relevante preguntarnos sobre la noción de utopía, sobre el sueño por un mundo mejor y cuestionar cómo esta utopía se materializa a través de los logros del hombre. Las grandes urbanizaciones, los registros de las utopías del pasado son ricas en enseñanzas. Tienen que conservarse como obras esenciales de nuestra herencia.