(Crédito: Getty Images)

(CNN) - La predicción de Donald Trump sobre la elección general: se enfrentará a Hillary Clinton y los dos conseguirán "la mayor participación de la historia".

"Francamente, la única forma en que ella será detenida es si la acusan. Creo que seremos Hillary y yo", dijo el domingo el magnate republicano de los bienes raíces en una entrevista con Jake Tapper, en el programa "State of the Union".

Los comentarios de Trump vinieron por la mañana, después de que alcanzó la victoria en las primarias de Carolina del Sur... lo que le da dos victorias y un segundo lugar en las tres primeras contiendas del Partido Republicano.

Trump dijo que él espera ganar suficientes delegados como para ganar la nominación republicana antes de la convención del partido en julio.

No creo que vayamos a tener una convención, una convención de intermediarios, creo que es poco probable. Pienso que me va mejor que eso", dijo él.

El diseñó su propio mapa de ruta para la victoria electoral general y señaló dos estados –Michigan y Nueva York– con los que haría una entrada triunfal a la columna republicana.

"Ganaré en estados que no están en juego. Ganaré en estados que los republicanos ni siquiera se imaginan", dijo Trump.

Y predijo que ganaría una "enorme cantidad" de seguidores afroamericanos

"Me va a ir increíblemente bien con los afroamericanos. Un 58% de la juventud afroamericana está desempleada. Los afroamericanos que están en la flor de su juventud están en una situación substancialmente peor que los blancos que están en la flor de su juventud, y esta es una situación muy triste", dijo.

Para Trump, la victoria del sábado en Carolina del Sur fue muy importante para detener los desafíos de sus principales rivales como el senador por Texas, Ted Cruz... pero también porque derribó a su contraparte, el exgobernador de Florida, Jeb Bush, y lo sacó de la contienda.

El exaspirante presidencial republicano, Jeb Bush, durante un acto de su extinta campaña en Columbia, Carolina del Sur, el 18 de febrero de 2016. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images).

El exaspirante presidencial republicano, Jeb Bush, durante un acto de su extinta campaña en Columbia, Carolina del Sur, el 18 de febrero de 2016. (Crédito: Spencer Platt/Getty Images).

Trump no mencionó a Bush en su discurso de victoria del sábado por la noche, pero comentó sobre los ataques que Bush y sus aliados habían lanzado contra Trump el domingo.

"Él es una buena persona, es un buen hombre, pero realmente me pegó con un montón de anuncios", dijo Trump.

Aún así, Trump elogió un poco a Bush al decir que "luchó muy duro" y que podría haber derrotado a Mitt Romney para la nominación del Partido Republicano en 2012.

"Realmente no era su momento. Tú sabes, creo que hace cuatro años él hubiera ganado", dijo Trump y agregó: "Pero este realmente no era su tiempo".

Trump reconoció que todavía podría perder la contienda por la candidatura del Partido Republicano –"sin duda nadie es imparable", dijo– y lanzó otra andanada contra las políticas del 'establishment' al decir: "el día que decidí postularme, el cual fue el 16 de junio, me convertí en un forastero".

Incluso mencionó el tema del complejo militar-industrial al lamentar la manera en que funciona Washington.

"Las compañías farmacéuticas controlan la industria farmacéutica, creo que es ridículo, y las compañías militares... creo que es ridículo", dijo Trump.

Y dio excusas un momento en la asamblea ciudadana de CNN la noche del jueves en Carolina del Sur, en la que pareció que sugería que apoya la autorización del seguro médico individual incluido en la ley de cuidado de salud del presidente Barack Obama.

"Estábamos hablando uno por encima del otro, y no fue la culpa de Anderson", dijo Trump acerca de Anderson Cooper de CNN, quien fue el moderador. "No existe ninguna autorización, no hay nada obligatorio. Vamos a terminar con el Obamacare, vamos a ponerle fin. Será derogado y será sustituido por algo mucho mejor".

No obstante, él expresó su apoyo al menos por algunas formas de asistencia médica proporcionadas por el gobierno.

"Si soy presidente, las personas no van a morir en las calles de ninguna ciudad ni de ningún lugar", dijo Trump. "Y cada vez que lo digo, los republicanos se ponen de pie y me ovacionan. ...Tenemos que cuidar de las personas".

En una entrevista en el programa "Face the Nation" de CBS, Trump también defendió sus credenciales en política exterior cuando dijo que otros republicanos podrían "iniciar la Tercera Guerra Mundial por Siria".

Dijo que tiene "un gran conocimiento de las fuerzas armadas y tengo una mejor visión para Siria que muchos de los así llamados 'grandes genios militares' que están diciendo cómo luchar la guerra con Siria".

"Además, en mi opinión, ellos están haciendo todo lo contrario. Es decir, ¿vamos a iniciar la Tercera Guerra Mundial sobre Siria?", dijo. "¿Vamos a estar allí durante los siguientes 40 años? Hemos estado en el Oriente Medio durante 15 años y, probablemente, mucho más que eso".

Trump también defendió sus ataques contra el cristianismo de Ted Cruz... sobre todo después de que Trump criticó al papa Francisco por cuestionar su propia religión en cuanto a construir un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

"No estoy cuestionando su cristianismo, solo creo que es inadecuado sostener la Biblia y mentir", dijo Trump acerca de Cruz.

Trump ha prometido publicar sus declaraciones de impuestos... pero no calendarizará la fecha en que lo hará.

En el programa "This Week" de ABC, él dijo que no los publicará el "super martes" 1 de marzo para las contiendas.

"No, no, no, no lo haré. Estoy trabajando en eso, estamos trabajando, son masivos", dijo.

Cuando se le preguntó si los publicaría antes de que se convirtiera en el candidato republicano, Trump dijo que "en algún momento" los publicaría.

"No hay prisa", dijo. "¿Por qué hay tanta prisa? ¿Acaso se supone que tengo que correr como un loco?"

Trump añadió: "Por cierto, publiqué mis estados financieros, los cuales son mucho más importantes. Publiqué mis estados financieros y todo el mundo estaba sorprendido por lo grande y fenomenal que es la empresa, mucho más grande de lo que pensaban y es una gran compañía. Muy poca deuda, un enorme flujo de efectivo, algunos de los mejores activos en el mundo".

Ganaré en estados que no están en juego. Ganaré en estados que los republicanos ni siquiera se imaginan

Donald Trump, precandidato republicano a la Casa Blanca