(CNN) – Incluso si no conoces el nombre KAWS, probablemente has visto su trabajo.

¿Recuerdas los anuncios distorsionados de Calvin Klein que fusionaban el grafiti con la moda? ¿La portada del álbum de Kanye West "808s & Heartbreak" de edición limitada? ¿La botella con un diseño al estilo de dibujos animados que creó para Girl, la fragancia de Pharrell Williams con Comme des Garcons?

¿O quizá son sus esculturas similares a juguetes —y juguetes reales— que parecen muñecos de Mickey Mouse con problemas de autoestima, y que se venden por cientos de miles de dólares en las subastas, las que te han venido a la mente?

El artista radicado en Brooklyn, quien fue bautizado como Brian Donnelly, inició su carrera a principios de los noventa, haciendo grafiti sobre anuncios colocados en lo que él consideraba, eran espacios públicos. Su trabajo se hizo tan popular que las agencias de publicidad empezaron a contratarlo.

Desde entonces, su trabajo ha sido exhibido en el Museo de Arte Moderno en Nueva York; él ha colaborado con el famoso artista japonés Takashi Murakami, y ha vendido juguetes en la moderna boutique parisina Colette, todo esto mientras interviene a algunos de los rostros más conocidos del pop, desde "Los Pitufos" hasta "Los Simpson".

Y ahora, ha llevado su estilo de arte pop inspirado en las calles al Yorkshire Sculpture Park (YSP), una galería al aire libre de varias hectáreas al norte de Inglaterra.

KAWS enloquece

"La primera vez que vine a Yorkshire, quiero decir, fue tan increíble ver este paisaje abierto y, sabes, estas 200 hectáreas de una extensión de colinas".

Faltan pocos días antes de la inauguración de su primera exhibición en solitario en el Reino Unido. Donnelly habla con voz suave y se muestra relajado.

"Esta es la primera vez en la que he tenido tantas esculturas en un tipo de campo visual, así que para mí es muy interesante verlas todas juntas".

El plan para llevar a cabo la exhibición al aire libre fue concebido en 2014, después de su contribución al Frieze Sculpture Park en Londres ese año.

"Small Lie" — su primera escultura exterior de madera— llamó la atención de la directora de programa de YSP, Clare Lilley.

Ella animó a Donnelly a seguir trabajando con madera y le propuso una exhibición en YSP, hasta donde han llegado artistas como Barbara Hepworth y Henry Moore.

La exhibición exterior cuenta con seis obras, que van desde los seis hasta los 10 metros de altura, ubicadas en medio de esculturas y árboles. Si todas fueran amenazantes, sería un espectáculo de terror. En cambio, los gigantes de Donnelly están avergonzados, asustados, cohibidos o tristes, características que el artista trató de enfatizar con la elección de materiales.

"Hice esculturas durante algún tiempo, y siempre fueron esculturas pintadas, sabes, a color, y de pronto vi la escultura de madera... solo parecía ser mucho más vulnerable", explica.

"Los personajes y sus expresiones son bastante vulnerables. Y me agrada el hecho de que podrían sucederles cosas a ellos. Necesitan que cuiden de ellos. Si están afuera, con el tiempo, necesitan refuerzos. Sabes, en cierta forma es como tener una planta. Vienen de un ser vivo".

Dentro de Longside Gallery, que se encuentra en el sitio, hay esculturas de KAWS hechas de fibra de vidrio, bronce y aluminio —entre ellas la mortificada "Companion (Passing Through)", su primera pieza de gran tamaño, al igual que lienzos acrílicos.

"Cuando estábamos eligiendo las obras para la exhibición, había dos componentes —las esculturas al aire libre y el espacio de la galería— y yo quería que los dos tuvieran sensaciones diferentes".

Aunque las obras en el interior más podrían parecer juguetes, todos sabemos, por el protocolo de la galería, que tenemos que mantener nuestra distancia.

Afuera, la historia es diferente. Los visitantes tocan una enorme figura de madera para ver si es sólida, niños traviesos ignoran las señales que prohíben estrictamente subirse o sentarse en las esculturas, personas de todas las edades se toman selfies.

Donnelly compara el ver a los visitantes interactuar con sus esculturas con su primera experiencia en la que los transeúntes apreciaban su grafiti. Es decir, le encanta.

"Para mí, siempre es interesante ver cómo las personas interactúan con las obras una vez las exhibes al público, y especialmente en el exterior, a diferencia de dentro de una galería. No hay nada que puedas predecir verdaderamente", dice.

"Es algo genial".

KAWS se encuentra en el Yorkshire Sculpture Park desde el 6 de Febrero al 12 de junio de 2016.