Campo de refugiados en la ciudad griega de Idomeni en la frontera con Macedonia (SAKIS MITROLIDIS/AFP/Getty Images).

(CNN Español) - Europa está al borde de una crisis humanitaria en gran medida autoinducida, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

ACNUR citó el rápido aumento del número de refugiados e inmigrantes que llegan a una Grecia ya en apuros y las nuevas restricciones fronterizas de los países europeos como las razones para la crisis humanitaria.

La agencia de la ONU destacó que si bien el número de llegadas a través del Mar Mediterráneo descendió en el invierno, se mantiene relativamente alto. Desde el inicio del año, hasta este 1 de marzo, 131.724 cruzaron el Mediterráneo, de los cuales 122.637 llegaron a Grecia.

ACNUR urgió a los gobiernos europeos a implementar esfuerzos para relocalizar a los inmigrantes, tal como acordaron en 2015.

Estallan enfrentamientos

En medio de tensiones por las nuevas restricciones a lo largo de la ruta terrestre en Europa, decenas de migrantes rompieron por una valla de seguridad de alambre de púas, en la frontera entre Grecia y Macedonia el lunes.

Una multitud en un campamento cerca de la localidad griega de Idomeni, un punto de tránsito principal para los refugiados que viajan a Europa occidental, embistieron el paso fronterizo, mientras las autoridades respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma.

Antonis Rigas, coordinador de Médicos Sin Fronteras en Idomeni, dijo que 23 personas sufrieron heridas leves como consecuencia de los enfrentamientos, entre ellos 10 niños. Quince sufrían de problemas respiratorios debido a los gases lacrimógenos.

Dijo que había un sentido de desesperación cuando el flujo de inmigrantes se detuvo por completo desde la tarde del domingo. Más de 7.000 refugiados se encontraban en el campamento en Idomeni, una instalación que solo tiene espacio para 3.000.

El momento de tensión se produce pocos días después de una reunión en Viena la semana pasada en la que los ministros de los países a lo largo de la principal ruta migratoria a través de los Balcanes -Austria, Eslovenia, Croacia, Serbia y Macedonia- acordaron reforzar los controles fronterizos para frenar las llegadas.

Los críticos advirtieron que la medida -que va en contra de las peticiones de un enfoque europeo unido a la crisis migratoria- crearía un peligroso cuello de botella en Grecia, ya que el flujo de migrantes desde Turquía continúa sin cesar.

Austria impuso un límite diario de 3.200 nuevas llegadas y no aceptará más de 80 solicitudes de asilo por día, mientras que otros países a lo largo de la ruta se negaron a permitir la entrada de personas procedentes de países distintos de Siria o Iraq.

Disturbios en "La Jungla"

Y a más de 2.400 kilómetros de distancia, en Calais, en el noroeste de Francia, se produjeron enfrentamientos cuando las autoridades empezaron a desmantelar parte del campamento conocido como “La Jungla", que alberga a miles de inmigrantes que tratan de entrar ilegalmente a Reino Unido.

Las autoridades de Calais prevén la demolición de la mitad sur del campamento en respuesta a las condiciones insalubres en el lugar. Miles de inmigrantes se trasladarán a estructuras equipadas con calentadores y electricidad en la parte norte del campo.

Trabajadores sociales se trasladaron hasta allí con los policías para informar a los refugiados de sus opciones fuera de “La Jungla”.

Tim Hume, Vasco Cotovio, Aurore Gayte, Lindsay Isaac contribuyeron con este reporte.