La semana pasada, el jefe creativo y director ejecutivo de Burberry, Christopher Bailey, sacudió a la industria cuando abandonó el desfile de modas tradicional y ofrecer uno un poco menos parecido a uno de temporada que mostraba tanto ropa de hombre como de mujer, y tener disponible una parte de los modelos para su compra inmediatamente después del desfile, en lugar de tenerlos a la venta seis meses después.

(CNN) - Antes de los días de transmisión en vivo y las redes sociales, el mundo de la alta moda se sentía misterioso e inaccesible. Los desfiles de modas eran tan cerrados como los escenarios de las películas, y los editoriales de las revistas y las alfombras rojas representaban la única manera en la que el público general sabía qué esperar en las tiendas en los meses siguientes.

Pero ahora parece que la brecha entre la pasarela y el consumidor se está cerrando. La semana pasada, el jefe creativo y director ejecutivo de Burberry, Christopher Bailey, sacudió a la industria cuando abandonó el desfile de modas tradicional, al exhibir tanto ropa de hombre como de mujer, y tener disponible una parte de los modelos para su compra inmediatamente después del desfile, en lugar de tenerlos a la venta seis meses después.

Pero lo que fue más sorprendente fue el anuncio que hizo Bailey antes del desfile de modas, en el que informó que su próxima colección, la cual presentaría en septiembre, estaría disponible para su compra inmediatamente después del desfile de modas.

Según Bailey, una pasarela "mira ahora, compra ahora" es el siguiente paso racional para Burberry, ahora que la transmisión en tiempo real (la cual fue introducida por la marca en 2009), las campañas de las redes sociales y las órdenes justo frente a la pasarela están tan generalizadas.

"Creo que para las personas es frustrante que te digan que tienes que ajustarte a la manera en que funciona la industria, a pesar de que estamos mostrándole las cosas al público de una manera muy diferente (a través de la transmisión en vivo)", le dijo Bailey a CNN.

Para enfatizar más su objetivo del alcance inmediato e internacional, las prendas en sí eran adecuadas para una variedad de climas, porque, como lo dijo Bailey: "En algunas partes del mundo ahora mismo está hirviendo, y en otras partes del mundo está congelado, así que se siente un poco extraño presentar una colección que sea únicamente para una región".

Días después de que Bailey anunció este cambio de enfoque a principios de febrero, el diseñador estadounidense Tom Ford –quien anteriormente abandonó los convencionalismos al prohibirle a la prensa la entrada a sus desfiles de moda y que presentó su colección a través de un video en lugar de una pasarela la temporada pasada– dijo que él hará lo mismo.

"En un mundo que se ha vuelto cada vez más inmediato, la actual forma de mostrar una colección de cuatro meses antes de que esté disponible para los clientes es una idea anticuada y una que ya no tiene sentido", dijo Ford en un comunicado.

Burberry ha hecho un cambio para mostrar colecciones que estén disponibles de inmediato después de que se muestren en la pasarela.

Una historia de progreso

Mientras que Burberry puede ser la marca más grande y más reciente que defiende el concepto de comprar directamente frente a la pasarela, no es la primera en hacerlo. Rebecca Minkoff, por ejemplo, mostró una colección de primavera disponible para su venta en la última la Semana de la Moda de Nueva York.

En Milán, Jeremy Scott ha incluido colecciones cápsula disponibles para su venta en sus desfiles de moda desde que tomó las riendas en Moschino en 2014.

"Las personas ven las cosas en su iPhone, presionan 'me gusta' en Instagram y no entienden por qué (la nueva colección) no aparece. Y se podría decir que fue esa la verdadera razón para hacer esto al principio: presentarle las cosas a las personas tan pronto como fuera posible para que ellas sintieran la emoción de esto mientras que sucede y mientras que se sienten apasionadas por ello", le dijo Scott a CNN después de su desfile de modas Otoño-Invierno 2016 en Milán, el cual incluía una colección cápsula con temática de cigarrillo.

"Me siento muy emocionado por el hecho de que, luego de dos años, esto haya crecido y se haya convertido en un cambio trascendental en la industria... sinceramente, se podría decir que fui yo el que lo inició".

Perspectivas opuestas en París y Nueva York

Pero podría tomar mucho tiempo antes de que la industria de la moda, como un todo, siga su ejemplo.

El Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos ha contratado a Boston Consulting Group para que lleve a cabo un estudio acerca del futuro de los desfiles de moda, centrado en el posible cambio hacia semanas de la moda que se dirijan más hacia el consumidor. Por el contrario, la Federación francesa de la moda, de ropa lista para usar y de diseñadores de moda –el consejo de administración detrás de la Semana de la Moda de París– recientemente anunció que apoyaría el sistema actual.

Muchos dentro de la industria también han señalado que existen problemas prácticos con el sistema mira ahora, compra ahora. El aclamado diseñador británico, Hussein Chalayan, está de acuerdo en que, en la era digital, no es ideal esperar que los consumidores esperen seis meses para comprar una colección; él explica: "Esto está sumamente sobresaturado, antes de que veas el producto en la tienda, tu ojo ya está cansado". Pero él destaca que el modelo de Burberry probablemente no será posible para las marcas actuales más pequeñas o que están menos establecidas.

"Me gusta la idea de la alineación pero, al mismo tiempo, Burberry es una gran empresa (y) puede darse el lujo de cambiar el sistema. El hecho de que las marcas más pequeñas cambien conlleva una tarea enorme y muy costosa. Tienen que haber otras maneras de abordar esto", dice Chalayan.

"Pero estoy interesado en esto porque... ¿por qué no podría uno ver algo en la pasarela y desear usarlo más rápidamente? En lugar de tener que esperar seis meses, para cuando ya has visto imágenes del mismo por todos lados y no te lo quieres poner".

Efectos colaterales

También se debe considerar el resto del ecosistema de la moda. Se ha dicho poco sobre cómo este cambio podría afectar a las revistas cuyos editores usan las semanas de la moda como una oportunidad para escoger modas que presentar en las ediciones futuras.

Una situación que algunos creen que podría tener beneficios es el problema en curso de los diseños de imitación y las cadenas de moda rápida que acaban con las modas de pasarela.

"En la actualidad, hay cuatro meses para copiar lo que está en la pasarela", dijo la crítica de la revista Vogue, Sarah Mower, en una entrevista con The Guardian. "Esto detiene esa situación, lo cual es algo positivo".

Independientemente de la incertidumbre que se avecina, Christopher Bailey tiene la confianza de que los desfiles de moda que se dirigen hacia el consumidor son un paso en la dirección correcta.

"No puedes tomar algo que fue construido y diseñado para la industria y luego invitar a una audiencia más amplia y esperar que (el sistema de la pasarela) sea el mismo, porque no lo es", dice él. "Siempre he creído eso".

Fiona Sinclair Scott y Angelica Pursley contribuyeron con esta historia