(CNN) - Hace menos de una semana, eran unos recién casados disfrutando de su luna de miel. Pero en medio del horror en el aeropuerto Ataturk de Estambul, Steven Nabil y Narneem Shorees pensaron que sus recientes nupcias pronto darían paso a su funeral.

"Le dije 'eso es todo. Estos son nuestros últimos segundos en nuestra vida. Vamos a morir aquí'", recordó Shorees, al revivir la conversación que tuvo con su marido mientras se escondían en una pequeña cocina en el interior del aeropuerto turco.

Shorees y Nabil tenían una escala de cinco horas el martes en Estambul antes de volver a casa, en Estados Unidos. Mientras esperaban, tres terroristas llegaron en taxi y comenzaron a disparar en la entrada de la terminal.

Nabil admitió algunos pensamientos oscuros en declaraciones a CNN.

"Mi peor pesadilla se cierne sobre nosotros ahora", recordó haber pensado. "Este fue el momento en que me di cuenta de que iba a perder a mi nueva familia que acababa de formar. Todo lo que soñé".

Temiendo lo peor, Nabil grabó un mensaje de teléfono móvil a su familia, hablando en árabe, y pidiendo oraciones.

Cuarenta y cinco minutos más tarde, la pareja pudo salir de forma segura desde su escondite.

Shorees fue trasladada de urgencia al hospital, donde fue tratada por contusiones sufridas durante la frenética huida dentro de la terminal.

La pareja tomó un vuelo a Estados Unidos desde otro aeropuerto de Estambul, con la esperanza de olvidar pronto la última parada de su luna de miel europea.