(CNN) - La campaña presidencial de 2016 no ha sido fácil para los musulmanes estadounidenses.

Donald Trump, el candidato presidencial republicano, ha propuesto prohibir la entrada de inmigrantes de países de mayoría musulmana. El expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich sugirió que los musulmanes que creen en la Sharia deberían ser deportados. Y el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, dijo que los musulmanes en la lista federal de vigilancia por presuntos vínculos con terrorismo -una lista secreta y según algunos demasiado amplia- deben ser forzados a portar brazaletes electrónicos para monitorear sus movimientos.

Muchos musulmanes estadounidenses dicen que han sido decepcionados por los demócratas también. El miércoles por la noche, el expresidente Bill Clinton dijo que los musulmanes que "odian el terror y aman la libertad" deben "quedarse aquí", una implicación que, dicen algunos, indica que la ciudadanía de los musulmanes está sujeta a cambios y es temporal.

Durante uno de los debates republicanos del año pasado, un musulmán dijo que la elección era como ver un partido de fútbol americano político y que los musulmanes estadounidenses no están en ningún equipo. Ellos son la pelota.

Cuando Khizr Khan, el padre de un soldado estadounidense muerto en combate, tomó el micrófono en la Convención Nacional Demócrata el jueves por la noche y mostró su copia de la Constitución a Trump, se pudo sentir el puñetazo colectivo de los musulmanes en todo el país.

"Estaba conteniendo las lágrimas", dijo Arsalan Iftikhar, autor del libro "Scapegoats: How Islamophobia Helps Our Enemies and Threatens Our Freedoms" (Chivos expiatorios: Cómo la Islamofobia ayuda a nuestros enemigos y amenaza nuestras libertades".

"En un momento en el que la Islamofobia está creciendo gracias a demagogos llenos de odio como Donald Trump, fue alentador ver que el Partido Demócrata le dio un espacio en el horario principal al padre de un soldado estadounidense musulmán muerto en combate, que retóricamente abofeteó a Donald Trump con su Constitución de bolsillo".

Khan, cuyo hijo el capitán del Ejército Humayun Khan, de 27 años, murió durante un ataque suicida en Bagdad hace 12 años, dijo que las propuestas de Trump sobre prohibir a los musulmanes entrar al país habría evitado que su hijo sirviera en el Ejército. Los Khan, originarios de Pakistán, emigraron a Estados Unidos en la década de 1970 desde Emiratos Árabes Unidos.

"¿Ha estado alguna vez en el Cementerio Arlington?", preguntó Khan a Trump. "Vaya a ver las tumbas de los bravos patriotas que murieron defendiendo a Estados Unidos, usted verá todo tipo de fe, género y etnia. Usted no ha sacrificado nada ni a nadie".

Al desafiar a Trump, Khan estaba "representando a muchos musulmanes estadounidenses a quienes desde hace mucho tiempo nos han lanzado arena en nuestros rostros", escribió Shahed Amanullah, un emprendedor de los medios y exasesor del Departamento de Estado.

"Dios bendiga a los Khan, quienes dijeron lo que muchos queríamos decir", tuiteó Imam Suhaib Webb, un popular clérigo musulmán de Washington con muchos seguidores en redes sociales. "Dios los bendiga a ellos y a sus hijos".

"He visto el discurso de #KhizrKhan varias veces hasta ahora", tuiteó Wajahat Ali, un periodista y escritor. "Se requiere a un Desi musulman para recordar a Estados Unidos sobre sus valores fundamentales y libertades", agregó, usando términos cariñosos para los inmigrantes ancianos del sur de Asia.

Ali luego agregó que la hijastra de Khan dijo que él tiene una copia de la Constitución en el bolsillo de su saco desde que lo conoce.

Inclusive en una noche cuando Hillary Clinton se convirtió en la primera mujer en aceptar una nominación presidencial de uno de los principales partidos, el corto discurso de Khan fue "el mejor y más necesario" tanto durante la convención demócrata como la republicana, escribió el intelectual católico Andrew Sullivan.

"Cuando el padre llevó su propia copia de la Constitución y se la mostró a Donald Trump, fue el fulcro de esta elección. Esto es lo que está en juego: los valores fundamentales de este país bajo amenaza de un hombre que no entiende sobre la Constitución que el juraría respetar".

Pero el discurso de Khan también causó emociones encontradas, según algunos musulmanes estadounidenses. Muchos están profundamente escépticos del militarismo estadounidense y la ambivalencia sobre el mostrar el patriotismo de la comunidad.

"Creo que ese fue un momento increíblemente emotivo", dijo Zareena Grewal, una profesora de Yale y autora del libro "Islam is a Foreign Country" (El Islam es un país extranjero).

"Khizr y Ghazala Khan pagaron el precio más alto y conmovieron a la concurrencia y a los que estábamos en casa con uno de los más simples pero poderosos testimonios en la Convención Nacional Demócrata. Me conmovió su amor por su hijo, por su país y su convicción desafiante en los valores estadounidenses".

Al mismo tiempo, Grewal dijo que a ella le molestó que los cánticos contra la guerra fueran silenciados en la convención, y ella, como muchos musulmanes estadounidenses, se opuso a la guerra en Iraq en la cual el hijo de Khan murió. En septiembre pasado, cuatro de los miembros de la familia de Grewal -todos civiles inocentes- murieron en ataques aéreos liderados por Estados Unidos en Mosul, Iraq.

"Espero que todavía haya espacio en la Convención Nacional Demócrata para progresistas contra la guerra como yo. Y me pregunto si los musulmanes estadounidenses que son pacifistas pueden ser vistos como patriotas, o si solo queremos que los musulmanes sean pacifistas cuando se oponen al terrorismo, pero no cuando se oponen a las violentas políticas exteriores de Estados Unidos, incluyendo las políticas de línea dura que Clinton ha apoyado demasiado", dijo Grewal.

Dilshad D. Ali, que es directora editorial del Canal Musulmán en Patheos donde se mantiene muy al tanto de las conversaciones de musulmanes estadounidenses, dice que esta mañana ella está escuchando una condena continua a las invasiones en Iraq y Afganistán, así como emociones encontradas tras felicitar a la familia de Khan por el servicio de su hijo en la guerra.

"Pero también estoy escuchando mucho apoyo para Khan y el haber hecho frente a Trump. Y mucha tristeza de que los musulmanes todavía tengan que comprobar que hay 'buenos estadounidenses'".