1937 Talbot-Lago T150-C SS 'Goutte d'Eau' – La impresionante carrocería del Talbot fue hecha por la ahora extinta firma Figoni et Falaschi.

(CNN) – Los entusiastas de autos clásicos lo conocen simplemente como “Pebble Beach”, una serie de acontecimientos durante una semana en la península de Monterey en California cada mes de agosto, que culmina en el Pebble Beach Concours d’ Elegance. Allí, los coleccionistas de coches más importantes del mundo compiten por los honores y premios que reconocen los automóviles más finos de marcas como Ferrari, Maserati y Rolls-Royce.

Este año, sin embargo, hay una nueva competencia en el radar de todos.

The Peninsula Classics Best of the Best Award, organizado por la cadena de hoteles basada en Hong Kong The Peninsula Hotels y Michael Kadoorie presidente de la empresa matriz The Hong Kong and Shanghai Hotels, Limited, enfrenta a seis de los modelos más aclamados del mundo uno contra el otro, cada uno compitiendo por el título del auto clásico “más excepcional”.

Para el evento inaugural, Kadoorie invitó a una gran cantidad de aficionados a los automóviles de renombre, como el diseñador de moda Ralph Lauren, dueño de quizás la mejor colección de coches clásicos del mundo; el baterista de Pink Floyd Nick Mason; Ian Callum, director de diseño de los autos Jaguar; y el Earl of March, fundador del Goodwood Festival of Speed y presidente del British Automobile Racing Club.

El mejor de los mejores

Entre los seis coches premiados que compiten por el mejor de los mejores están un 1903 Mercedes 60HP Simplex, uno de los primeros automóviles de lujo del mundo; un 1965 Ferrari 166 P / 206 SP Dino y un 1968 Alfa Romeo Tipo 33 Stradale. (Los dos últimos son ampliamente reconocidos como algunos de los coches más bellos jamás construidos).

Pero el ganador, apodado como el coche clásico “más excepcional” del mundo fue un 1937 Talbot-Lago T150-C SS “Goutte d’Eau” con carrocería de Figoni et Falaschi. El modelo francés es propiedad del financiero y filántropo Peter Mullin y su esposa Merle.

“Mi corazón está siempre con los autos de competición”, dijo Nick Mason en la gala de los premios, en referencia al Ferrari y al Alfa Romeo.

“Pero cuando ves la cantidad de trabajo que se requiere en uno como el Talbot, que es un automóvil un poco difícil, eso en última instancia tiene que ser parte de la decisión. La habilidad del propietario para restaurar el coche es lo que hace que sea el ganador”.