Este artículo fue escrito por Betty Wood y fue publicado originalmente en The Spaces, una publicación digital que explora nuevas formas de vivir y de trabajar.

(CNN) - Se está construyendo en India el que será el rascacielos religioso más alto del mundo: tendrá 213 metros de altura.

Cuando esté terminado, el templo hindú de Vrindavan Chandrodaya Mandir en el estado de Uttar Pradesh será más grande que la Basílica de San Pedro en El Vaticano y que la catedral de Ulm, en Alemania.

El bufete de la India InGenious Studio y el consultor estructural Thornton Tomasetti diseñaron el templo, que también hará las veces de centro cultural y que incluye un parque temático, para la Sociedad Internacional para la Conciencia Krishna.

El edificio a prueba de terremotos tendrá una silueta escalonada que recuerda a una nave espacial, elevándose 70 pisos.

“Las atracciones planeadas para el parque temático serán paseos animados con luces, sonidos y efectos especiales; también habrá distintos espectáculos alrededor del Vraja Mandal”, dice Narasimha Das, director del proyecto de construcción del templo.

Un ascensor metido dentro de una cápsula estará dentro de la estructura y llevará a los visitantes a una terraza con vista hacia todo el templo. El paseo se convierte luego en una experiencia de luz y sonido, llevando a las personas a hacer un recorrido por los sistemas planetarios del universo, como lo establece la literatura védica (que reúne los textos más sagrados de la literatura india).

Raíces religiosas

Dedicado al dios hindú Lord Sri Krishna -quien de acuerdo con las escrituras sagradas creció en Vrindavan-, el templo estará rodeado de 30 hectáreas de bosque que recrearán las 12 reservas forestales de Braj.

Los servicios sociales estarán alrededor del templo, así como también lo harán apartamentos y casas, que según el diario New Indian Express serán vendidos para financiar el proyecto (aunque este también recibirá donaciones de los devotos).

Se cree que el templo estará listo en marzo del 2017. © The Spaces