(CNN) - El presidente de EE.UU. Donald Trump quiere "acelerar" las conversaciones sobre un nuevo acuerdo comercial con México y Canadá.

"El TLCAN ha sido una catástrofe para nuestro país; ha sido una catástrofe para nuestros trabajadores y nuestros trabajos y nuestras compañías", dijo Trump el jueves, en referencia al tratado comercial con los dos vecinos de Estados Unidos.

Trump anunció que el designado a la Secretaría de Comercio, Wilbur Ross, será su principal negociador.

"No me importa si es una renovación del TLCAN o uno nuevo, pero tenemos que hacerlo justo y es muy injusto para el trabajador estadounidense", dijo Trump.

Sus comentarios se producen un día después de que Enrique Peña Nieto anunció el miércoles que empezará las negociaciones comerciales para reformar el TLCAN en mayo, después de un periodo de 90 días de consultas con las empresas mexicanas.

"Al final de los 90 días, la negociación abrirá formalmente la posibilidad de actualizar nuestro tratado de libre comercio", dijo Peña Nieto dijo en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

Trump también reconoció que el periodo de 90 días está vigente.

Es la primera señal de un cronograma oficial de charlas sobre el TLCAN, el acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá.

En su conferencia de prensa, Peña Nieto pidió a los mexicanos comprar productos "Hecho en México", una clara respuesta al eslogan "Estados Unidos" de Trump.

Trump culpa al TLCAN por la pérdida de millones de empleos manufactureros en EE.UU. que se fueron a México. Aunque un investigación congresional no partidista halló que eso no es cierto, el TLCAN se han convertido en un punto focal para Trump.

"¿Alguien ha oído del TLCAN? Hice una campaña basada de alguna forma en el TLCAN. Pero vamos a empezar a renegociar el TLCAN" dijo en su segundo día en el cargo.

Según la página de la Casa Blanca, Trump se retirará del TLCAN si EE.UU. no consigue un mejor tratado que lo beneficie. No está claro qué sería un mejor acuerdo. El equipo de Trump no ha dado muchos detalles al respecto.

El asesor en comercio de Trump Peter Navarro, quien estuvo presente durante el anuncio, dijo en recientes entrevistas que le gustaría "reglas más fuertes". En el TLCAN, una cierta cantidad de partes de un producto fabricado deben provenir de uno de los tres países. En los autos, 62,5% de las partes deben provenir de México, Canadá o Estados Unidos.

Los expertos dicen que aumentar ese porcentaje podría devolver empleos a Estados Unidos porque algunos de los aspectos de las autopartes y el ensamblaje solo tienen origen en Estados Unidos. El problema es que eso resultaría en autos más caros.

Más allá de eso, es incierto lo que Trump quiere o cómo planea recuperar empleos de manufactura a Estados Unidos.

Trump está considerando imponer un arancel de 20% a las importaciones de México para pagar el muro fronterizo. Aunque eso afectaría seriamente la economía de México, también significaría que los estadounidenses, no los mexicanos, terminarían pagan los impuestos por los productos que compren.

Otra cosa es clara: Trump planea cambiar la política comercial de Estados Unidos este año.

"Creo que vamos a tener todo un nuevo panorama para el momento en que terminemos", dijo Trump.