CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

Conmoción en Argentina por otro feminicidio: hallan el cuerpo de joven de 15 años embarazada

Por Iván Pérez Sarmenti

(CNN Español) — Mientras este sábado en Buenos Aires sepultaban a Araceli Fulles, la joven asesinada que fue hallada el jueves luego de casi un mes de búsqueda, otra joven apareció asesinada, esta vez en la provincia de Salta, en el norte del país.

Según confirmó la Policía de Salta, el cuerpo de una mujer de 15 años con signos de haber sido apuñalada fue encontrado al costado de una ruta, cerca de la ciudad de Orán. Fue identificada como Camila Rodríguez, a quien se buscaba desde el martes 25 de abril y, según la autopsia, estaba embarazada.

Este asesinato vuelve a poner en relieve una situación tan grave como angustiante: en el último mes en Argentina hubo, al menos, 21 feminicidios en todo el país, según informan las organizaciones no gubernamentales que trabajan en el tema, como Mujeres de la Matria Latinoamericana o el colectivo Ni Una Menos.

El caso de Araceli Fulles es uno de los que más conmoción causó. Tenía 22 años y, según reportó la agencia Télam, encontraron su cuerpo el jueves gracias a perros rastreadores, luego de estar casi un mes desaparecida.

Estaba tapado con cal y debajo de una losa de cemento de 35 centímetros en una vivienda ubicada a pocas cuadras de su casa, en la localidad de Loma Hermosa, en el noroeste de Buenos Aires.

El principal sospechoso del crimen, identificado como Darío Badaracco, fue detenido el viernes, pero se negó a declarar. Además, hay otros seis detenidos.

Araceli Fulles había desaparecido el 1 de abril, el mismo día que Micaela García, otra joven de 21 años que apareció asesinada una semana después en la ciudad de Gualeguay, provincia de Entre Ríos, a unos 230 kilómetros al norte de Buenos Aires.

El principal acusado de su muerte se encuentra detenido. Pero al momento del crimen se encontraba libre porque, unos meses antes, un juez había permitido su libertad condicional, aunque estaba condenado por varias violaciones anteriores.

Por ese motivo, el juez ya enfrenta dos pedidos de juicio político. Pero su caso puso en relieve la actuación de la justicia en este tipo de casos.

“En el caso del feminicidio de Micaela es clara la responsabilidad del Poder Judicial, es bien clara porque ha habido una persona, un violador que ha quedado suelto por alguien que pertenece al Poder Judicial”, sostiene Ada Rico, presidenta de La Casa del Encuentro, una de las organizaciones pioneras del país en brindar apoyo a las mujeres víctimas de violencia y que desde 2008 lleva una estadística de los feminicidios que se publican en los principales medios de comunicación del país. Actualmente, sus estadísticas son las más antiguas y confiables del país. Recién en 2014 la Corte Suprema comenzó una tarea similar.

Sin embargo, desde las organizaciones que trabajan en el tema señalan que, además de la prevención, la Justicia tiene un rol fundamental en este tipo de casos. “Sobre todo en los casos de delitos sexuales donde el índice de denuncia y de condena de delitos es realmente bajo”, sostiene Natalia Gherardi, directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Género. “No es un delito que se denuncie habitualmente, no es un delito que se pueda probar y por el cual se puede condenar, entonces en los pocos casos en los que hay un delito que se denuncia, que se investiga, que se condena y que se condena a prisión hay también una función ejemplificadora del uso del derecho y de la aplicación efectiva del derecho con todas las garantías, pero también con todo el rigor que tiene la norma”.

Tanto en el caso de García como el de Fulles, Rico señala que “es siempre la sociedad la que sale a reclamar, las organizaciones salimos a reclamar y al acompañamiento a la familia”.

En ese sentido, desde los primera días de la desaparición de Araceli Fulles, su familia cuestionó la lentitud de la investigación judicial. Y una vez conocido el triste desenlace, volvieron a poner en duda toda la pesquisa y la actuación de la fiscal interviniente. Tanto desde la Fiscalía como en los tribunales prefirieron no hacer comentarios al respecto.

Mientras tanto, según las estadísticas de 2016 de La Casa Del Encuentro, una mujer es asesinada en Argentina cada 30 horas. Sin embargo, otras organizaciones del sector señalan que en lo que va de 2017 ya hubo más de 110 asesinatos, lo que podría empeorar aún más esas estadísticas.