CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Aguafiestas de las piscinas: informe advierte de parásitos y gases tóxicos en el agua

Por Susan Scutti

(CNN) — Ten cuidado con el agua contaminada de las piscinas: los brotes de una infección parasitaria que causa diarrea relacionados con piscinas y parques acuáticos se duplicaron en Estados Unidos entre el 2014 y el 2016, según el Reporte Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), publicado este jueves.

“El criptosporidio es un germen que puede causar diarrea por hasta tres semanas”, escribió en un correo electrónico Michele Hlavsa, jefa del Programa de Natación Saludable de los CDC. Más conocido como cripto, este parásito se propaga a través del contacto con heces fecales de una persona infectada.

En el 2016, los CDC recibieron la noticia de 32 brotes relacionados con piscinas o parques acuáticos en Estados Unidos, comparado con los 16 brotes registrados en el 2014.

Solamente en Ohio, casi 2.000 personas se contagiaron de cripto el año pasado. Y como los estados no están en la obligación de reportar el número de pacientes, los CDC no tienen registro del total de afectados.

Desde el 2011, cuando se reportaron 20 brotes de cripto, ha habido un descenso; en el 2012 solo hubo 16 y en el 2013 se registraron 13.

Los síntomas incluyen diarrea líquida, calambres de estómago, naúseas y vómito que, posiblemente, terminen en una deshidratación.

“Los padres deben alentar a sus hijos a que no se traguen el agua cuando están nadando”, dice Hlavsa, y agrega que tragarse un simple sorbo de agua contaminada puede hacer que se contagien y enfermen. Por eso, los padres deben evitar la compra de juguetes acuáticos que permitan tomar agua.

“Además, deben llevar a los niños al baño cada hora y revisar los pañales en un cambiador de pañales y no al lado de la piscina”, explica la experta. “Todos compartimos el agua en la que nadamos, pero no queremos compartir los gérmenes, la orina o la caca”.

LEE: Esta es la forma no tan dulce de medir la orina en las piscinas

Las vacaciones son el momento ideal para que bacterias y otros microbios florezcan, desde las piscinas hasta en los picnics.

‘El cripto es muy difícil de aniquilar’

En el mundo, el criptosporidio afecta a fuentes de agua y sistemas de tratamiento del agua, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que alerta que el agente patógeno puede estar contaminando también la comida.

La comida contaminada, incluida la leche cruda y la carne, la sidra de manzana hecha en granja, la leche fermentada, las ensaladas y los vegetales crudos pueden causar brotes de la infección.

El cripto es el principal causante de la diarrea en bebés y niños en siete países de África y Asia. En los niños, también puede llevar a una mala alimentación, lo que puede ser fatal. Principalmente en países en desarrollo puede causar diarrea crónica en personas con VIH y otros pacientes inmunocomprometidos.

Según un informe, la prevalencia reportada de criptosporidio entre pacientes con gastroenteritis va del 1% al 4% en Europa y América del Norte y del 1% al 37% en África, Asia, Australia y Suramérica y Centroamérica.

El cripto puede estar en fuentes de agua, incluyendo manantiales privados, que hayan sido contaminados con heces de seres humanos o animales con la infección. El desbordamiento de aguas negras, agua de lluvia contaminada y los vertidos agrícolas también pueden contaminar el agua.

Con un simple movimiento intestinal de defecación de un ser humano o un animal infectado pueden ser liberados millones de parásitos de criptosporidio, según los CDC. 

Los casos de cripto en Estados Unidos se han prácticamente triplicado desde el 2004, afirman los CDC, aunque no está claro si el aumento se debe a que hay más casos o a que hay mayor consciencia al respecto y mejores herramientas para detectarlo.

“El cripto es extremadamente difícil de matar con niveles normales de cloro, por lo cual lo primero y más importante es mantenerlo fuera de las piscinas”, escribió Hlavsa. “Todos podemos ayudar a lograrlo si no nadamos si estamos enfermos o no dejamos que nuestros niños naden si están enfermos de diarrea”.

“La mayoría de las personas con sistemas inmunológicos sanos se recuperan del cripto sin tratamiento”, explicó la experta. Sin embargo, si la diarrea persiste por más de tres días, los pacientes deben acudir al centro médico más cercano.

Generalmente, según ella, las piscinas residenciales tienen menos riesgo de albergar esos gérmenes, pues menos personas nadan en ellas. Sin embargo, incluso en agua bien tratada, el cripto puede sobrevivir hasta 10 días.

De todas maneras, los CDC no recomiendan aumentar los niveles de cloro en una piscina con agua tratada de manera adecuada, como forma de evitar este problema. Eso podría causar algo mucho peor.

LEE: La verdadera causa de los ojos rojos al nadar es… la orina

Cuidado con los químicos de piscina

Las fallas de los equipos y los errores humanos pueden provocar que se liberen gases tóxicos de cloro en piscinas públicas y parques acuáticos, como lo demostró un episodio alarmante en junio del 2015 en California.

Cerca de 50 personas estaban en una piscina pública al aire libre en el condado de Contra Costa cuando 34 de ellas comenzaron a vomitar, toser o sentir irritación en los ojos, según el nuevo reporte de los CDC publicado este jueves.

¿Qué sucedió? Una falla del controlador químico hizo que el hipoclorito de sodio reaccionara con el ácido muriático y provocó la liberación de gases tóxicos de cloro.

En todo Estados Unidos, más de 4.800 personas acudieron a urgencias por problemas de salud relacionados con químicos de piscinas en el 2012, según el mismo informe publicado este jueves.

Los síntomas de intoxicación con cloro varían según si la persona entró en contacto con el gas o con el químico, así como según la cantidad y el tiempo de exposición al mismo, de acuerdo con los CDC.

Las lesiones en la piel entre las personas que se han expuesto al cloro líquido tóxico incluyen ardor, enrojecimiento y ampollas.

El gas de cloro fue usado como arma química durante la Primera Guerra Mundial. Cuando entra en contacto con los ojos, la garganta y los pulmones se produce un ácido perjudicial.

Los síntomas incluyen visión borrosa, sensación de ardor en la nariz, la garganta y los ojos; tos; dificultad para respirar o falta de aire; fluidos en los pulmones; náuseas y vómitos, ojos llorosos y jadeo.

Para prevenir accidentes como los de California, los CDC advierten que los químicos de piscina deben ser adecuadamente manejados, almacenados y monitoreados. Los operadores de las piscinas deben ser entrenados en seguridad química en piscinas, así como contar con buenos equipos de operación y mantenimiento.

También se deben seguir las normas básicas de las piscinas, que incluyen evacuar a las personas que estén adentro antes de reiniciar la bomba de recirculación, como se explica en el Modelo de Código Sanitario Acuático de los CDC.

Ese código fue desarrollado por los CDC con la colaboración de funcionarios de salud locales, estatales y federales, además de representantes del sector acuático.