CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol

Una noche emotiva para el Manchester United tras el atentado en casa

Por Aimee Lewis

(CNN) — Manchester es una ciudad en duelo y por lo tanto el significado de la final de la Liga de Europa, del miércoles pasado, entre el Manchester United y el Ajax cambió significativamente en los dos días siguientes al atentado suicida que mató a 22 personas e hirió a muchos más.

En el Friends Arena de Estocolmo, un aficionado del United sostenía en alto un cartel que decía: “Vamos United, hazlo por Manchester”. Y lo hicieron, derrotando a sus oponentes holandeses por 2-0.

Paul Pogba, el futbolista más caro del mundo y un hombre que, hace menos de quince días, perdió a su padre por una enfermedad prolongada, dio a United la ventaja con un remate desde 22 metros.

Henrikh Mkhitaryan, otra costosa compra de verano, impactó una pelota dentro del área para doblar la ventaja del United y asegurarle al equipo inglés un primer título de la Europa League y un lugar en la Liga de Campeones de la próxima temporada.

Un sexto lugar en la Premier League inglesa significó que el United tuviera que ganar este partido si quería asegurarse la clasificación a la Champions.

LEE: Manchester United, campeón de la Europa League y clasificado a la Champions

No sólo los hombres de José Mourinho estarán jugando entre la élite europea la próxima temporada, beneficiándose del prestigio y las recompensas financieras que traerá, sino que el club ha completado su colección de grandes trofeos.

United es ahora el quinto club (junto al Ajax, el Chelsea, la Juventus y el Bayern Munich) en haber ganado los tres trofeos europeos.

“Si pudiéramos, obviamente, cambiaríamos la vida de las personas por este trofeo, de inmediato”, le dijo Mourinho a los periodistas. “No nos lo pensamos dos veces. ¿Este trofeo hace que la ciudad de Manchester sea un poco más feliz? Tal vez, pero sólo venimos a hacer nuestro trabajo”.

Paul Pogba, el futbolista más caro del mundo, anotó el primer gol del Manchester United para darle al equipo inglés una ventaja de 1-0 (Crédito: Alex Grimm / Getty Images)

“Venimos sin la felicidad que deberíamos haber traído con nosotros, porque cuando vienes a estos grandes partidos lo haces feliz, orgulloso y no lo hicimos. Sólo vinimos a hacer nuestro trabajo”.

No es hora de criticar el rendimiento

La semana pasada se habló de que este partido determinaría el éxito de la primera temporada de Mourinho a cargo del equipo de Old Trafford.

Mourinho, el único entrenador en la historia del United en ganar un título en su primera temporada (su equipo ganó la Copa de la Liga en febrero y la Community Shield en agosto) concluye la campaña con tres trofeos.

José Mourinho besa el trofeo de la Liga Europa tras la final contra el Ajax. (Crédito: Mike Hewitt/Getty Images)

Sin embargo, sin importar el resultado, no es momento de criticar el rendimiento del equipo porque los nombres de los que perdieron la vida el lunes aún están saliendo a la luz.

En Estocolmo –una ciudad que se recupera de su propia atrocidad terrorista después de que un camión robado arrollara a peatones en un muy congestionado pasaje comercial, matando a cinco personas- el consenso era que el estado de ánimo antes de este partido era sombrío.

Un minuto de silencio que se celebró antes de que comenzara el partido se convirtió en un minuto de aplausos y los jugadores de United llevaban brazaletes negros en homenaje a los que habían sido asesinados y heridos en el ataque terrorista de este lunes. La escuadra celebró su victoria con alegría, con gritos de “¡olé, olé!”.

El minuto de silencio programado se convirtió en un minuto de aplausos antes de la final.

Los aplausos resonaron alrededor del estadio cuando el capitán del club, Wayne Rooney, quien entró como sustituto en el último minuto del partido, levantó el más reciente trofeo del club.

“Jugamos para la gente que murió”, le aseguró Pogba a BT Sport.

“Estas cosas que están pasando en todo el mundo, en Londres y en París, son terribles”, agregó el internacional francés, quien también jugó en el Stade de France la noche de los ataques terroristas de noviembre de 2015 en París.

“Salimos enfocados a ganar y lo hicimos por Manchester y por el país”.

LEE: El atacante de Manchester probablemente recibió entrenamiento de ISIS en Siria

Ajax por debajo del par

Con un promedio de edad de 22 años y 282 días, Ajax puso el equipo más joven que haya disputado jamás una final europea.

El defensa Matthijs de Ligt, con 17 años y 285 días de edad, también fue el jugador más joven en disputar una final continental. Los hombres de Peter Bosz habían brillado durante esta competición en su camino hacia la final, jugando de una manera que el entrenador describe como “la manera del Ajax”, con presión y pases rápidos.

Henrikh Mkhitaryan marcó el segundo gol del Manchester United.

Bosz, en su primera temporada, le ha dado nueva vida al club (aunque terminó segundo en la liga holandesa) y está predicando los principios de Johan Cruyff, exjugador y entrenador del club.

Pero el desempeño del Ajax fue decepcionante frente al United, que se defendió inteligentemente para sofocar a sus oponentes.

A pesar de gozar de una mayor posesión, el inexperto equipo de Bosz luchó en lo que fue la primera final europea del club desde 1996.

Su jugada más importante se produjo con una maniobra muy bien tejida por parte del delantero Bertrand Traoré (en préstamo del Chelsea), pero que terminó en los pies de Daley Blind.

Una vez que Chris Smalling cobró el tiro de esquina de Blind hacia Mkhitaryan, para que el armenio anotara su sexto gol en la Liga Europa en la temporada, se sintió que la victoria del United era inevitable.

Marouane Fellaini estuvo a punto de marcar un tercer gol para el United, pero su cabezazo tras el centro de Pogba fue directo a las manos de Andre Onana.

Sin embargo, dos goles resultaron suficientes para los hombres de Mourinho en una noche difícil.