(CNN Español) - Una multitud de manifestantes se movilizó este fin de semana por las calles de Mar del Plata, al sur de la capital de Argentina, para repudiar la medida de prisión domiciliaria para Miguel Etchecolatz, un represor de la dictadura argentina.

Las manifestaciones han sido repetitivas desde el 29 de diciembre, dos días después de que el Tribunal Oral Federal (TOF-6) de Argentina le otorgó la medida de casa por cárcel a Etchecolatz, de 88 años. El represor paga seis condenas por delitos de lesa humanidad, según reporta la agencia estatal de noticias Télam.

En la imagen aparece Miguel Etchecolatz (al centro), exdirector de investigaciones de la policía de Buenos Aires, que llega a una juicio por secuestro, tortura y asesinato por su papel en la dictadura militar de argentina (1976-1983). (Crédito: GONZALO CLAVELO/AFP/Getty Images)

“A donde vayan, los iremos a buscar”, cantaba este fin de semana una multitud que hizo un escrache —como se conoce en Argentina a una manifestación en la que los activistas van hasta el lugar en el que se encuentra la persona que quieren denunciar— hacia el lugar de reclusión de Etchecolatz en Mar del Plata.

Activistas protestan a las afueras de la casa del exjefe de policía de Buenos Aires, Miguel Etchecolatz luego de que la justicia le concediera la medida de casa por cárcel debido a su avanzada edad. Mar del Plata, Argentina, enero 7 de 2018. (Crédito: MARINA DEVO/AFP/Getty Images)

El pasado 29 de diciembre, bajo un fuerte operativo policial, los manifestantes quemaron un muñeco de trapo y tiraron bombas de estruendo frente a la casa del represor, reportó Télam. Ya frente al domicilio de Etchecolatz pidieron prisión “común, perpetua y efectiva” para él, agrega Télam.

Desde finales de diciembre de 2017, Etchecolatz reside en una casa de Bosque Peralta Ramos en Mar del Plata. Los jueces del TOF-6 le concedieron esta medida por su avanzada edad y por el deterioro en su estado de salud, según Télam.

¿Quién es Miguel Etchecolatz?

Miguel Osvaldo Etchecolatz fue director de Investigaciones de la Policía de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura militar(1976-1983) de Argentina, que según las organizaciones de derechos humanos dejó al menos 30.000 desaparecidos.

En marzo de 2016, Etchecolatz fue condenado a 25 años de prisión por el secuestro y desaparición de Daniel Favero y María Paula Álvarez en 1977, según la agencia Télam. Sin embargo, el Tribunal Oral Federal 1 lo condenó a cadena perpetua por las sentencias anteriores a la que y ya había sido sentenciado.

Según los relatos del juicio citados por Télam, los dos jóvenes —que hacían parte de la Juventud Universitaria Peronista— fueron emboscados al salir de su departamento, secuestrados y trasladados a un lugar aún no determinado. Desde entonces Favero y Álvarez están desaparecidos, según Télam.

En 2013 una corte le unificó tres condenas por delitos de lesa humanidad a Etchecolatz (la de los juicios militares de 1986, la de 2004 por el robo de un bebé, otra de 2006) y recibió una pena de prisión perpetua, según Télam.

En 2014 también fue condenado a cadena perpetua por los delitos cometidos en el centro clandestino de reclusión en La Plata, conocido como La Cacha, agrega la agencia de noticias.

Etchecolatz cumplía su condena en la cárcel federal de Marcos Paz a las afueras de Buenos Aires.

La prisión domiciliaria fue repudiada por la propia hija de Etchecolatz, quien en una comunicación firmadas por los hijos de otros genocidas, repudiaron la decisión.

"Esos genocidas, que son o que fueron nuestros padres, están volviendo a sus casas, a nuestros barrios, beneficiados por jueces sin escrúpulos, de esos que perdieron la conciencia y la memoria o que nunca la tuvieron", reportó Télam