(CNNMoney) - Roseanne Barr culpó al fármaco Ambien por sus tuits racistas y les dijo a sus fanáticos: "No soy racista, solo una idiota que hizo un mal chiste".

Sanofi, el fabricante de Ambien, respondió con un comunicado: "Aunque todos los tratamientos farmacéuticos tienen efectos secundarios, el racismo no es un efecto colateral conocido en ningún medicamento de Sanofi".

La explicación de Barr sobre el Ambien hizo parte de una lluvia de tuits que duró varias horas y con la que la actriz reaccionó ante la cancelación de su serie '"Roseanne" por parte de ABC.

LEE: Así se gestó el despido de Roseanne Barr de ABC

Este martes, Barr señaló que iba a abandonar Twitter, pero parece que no pudo cerrar sesión. Osciló entre pedir perdón por su mal comportamiento en la red social y retuitear memes que hicieron que su disculpa no pareciera sincera.

También difundió mensajes de sus fans que la retrataban como una víctima de la doble moral de los medios liberales. Incluyendo todo, publicó más de 100 veces en Twitter.

Horas después, el presidente de Estados Unidos Donald Trump se unió a ella en la red social. Su primera reacción pública ante la cancelación del programa fue un mensaje en el que criticó al presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger.

Trump y Barr se han apoyado mutuamente. Ambos se deleitan con atacar a los demócratas.

Roseanne Barr en marzo de 2018 en Nueva York.

Roseanne Barr en marzo de 2018 en Nueva York.

En este caso, Barr fue despedida por el tuit que publicó este martes contra Valerie Jarrett, exasistente del expresidente Barack Obama. Sin embargo, su comportamiento continuó el miércoles, cuando retuiteó fotos de Jarrett al lado de un simio.

Fue el mensaje inicial de Barr sobre Jarrett lo que causó indignación y finalmente llevó a la cancelación de la comedia. En respuesta a un comentario sobre la exasistente, Barr había escribió: "Los hermanos musulmanes y el planeta de los simios tuvieron un bebé = vj".

Barr todavía sostiene que solo estaba bromeando cuando comparó a Jarrett con El planeta de los simios y los Hermanos Musulmanes en dicho mensaje.

Como respuesta a uno de sus fanáticos, la actriz indicó: "Honestamente, pensé que ella era una judía y persa ignorante de mí con seguridad, pero... lo hice".

También dijo que en ese momento había estado tomando Ambien, un medicamento utilizado para tratar el insomnio. Uno de sus mensajes en Twitter dice: "Chicos, hice algo imperdonable así que no me defiendan. Eran las 2 de la mañana y estaba tuiteando bajo los efectos de Ambien —también era el Día de los Caídos— fui demasiado lejos y no quiero que lo defiendan, fue atroz e indefendible. Cometí un error, desearía no haberlo hecho pero... no lo defiendan, por favor".

En un tuit posterior volvió a citar a Ambien: "No estoy dando excusas por lo que hice (tuiteé) pero he hecho cosas raras mientras estaba bajo los efectos de Ambien: huevos rotos en la pared a las 2 de la madrugada, etc.".

Curiosamente, después borró todas sus referencias al medicamento. Sin embargo, Ambien se convirtió en la tendencia número 1 en Twitter durante la mañana de este miércoles, lo que llevó al regaño público de Sanofi. La explicación de Barr fue considerada risible.

"Solo tomé Ambien una vez... pero no recuerdo que uno de los efectos secundarios fuera el racismo", tuiteó John Berman de CNN.

LEE: La caída de Roseanne

En otros de los mensajes eliminados, Barr explicó: "Lo siento por mi tuit, y también me defenderé, así como hablaré con mis seguidores. Por lo tanto, váyanse si no les gusta. Voy a manejar mi tristeza como yo quiera. Estoy cansada de ser atacada y menospreciada más que otros comediantes que han dicho cosas peores".

Algunas de sus respuestas a los fanáticos expresaron claramente lo que está sintiendo. En un momento, la actriz aseguró creer que fue despedida por temor a un posible boicot de los anunciantes de la serie. También arremetió contra sus compañeros de reparto Michael Fishman y Sara Gilbert.

"Me tiraron por la borda. Muy bonito", dijo en un tuit dirigido a Fishman.

Su cuenta de Twitter dio una sensación desenfrenada durante toda la mañana. A través de su selección de retuits, Barr insinuó que la despidieron por su apoyo al presidente Trump. Una de las publicaciones que compartió decía, inexplicablemente, "volvieron a traer el programa para que inevitablemente lo cancelaran cuando ella dijo algo que no les gustó".

Pero después, la actriz eliminó el retuit de esa publicación.

Otro de los mensajes que publicó, todavía antes de las 7:00 a.m. hora del este, citó a Herman Cain en Fox diciendo: "Creo que estaban buscando una razón para cancelar #Roseanne y aquí está el por qué. Aunque el show fue un éxito de audiencia, a las fuerzas dentro de ABC no les gustó el hecho de que la defensa de ella conservadora frente a ciertas cosas fuera tan popular".

Barr también continuó escribiendo en la red social sobre George Soros, un donante liberal que ha sido retratado como el villano en muchas teorías de conspiración de la derecha.

Un mensaje que ella retuiteó este miércoles acusó falsamente al multimillonario judío nacido en Hungría de colaborar con los nazis.

MIRA: Esto es lo que debes (y no debes) hacer en un ataque racista público

Barr también dijo que su despido "funcionó" porque ella se "habría ido cuando trataran" de censurarla.

Después de 24 horas de polémica, aún quedan algunas preguntas por responder:

- ¿Qué emitirá ABC los martes a las 8:00 p.m. para reemplazar a "Roseanne"?

- ¿Hay alguna posibilidad de que la comedia "Roseanne" siga sin Barr? ¿Habrá algún intento de mantener el reparto de alguna manera?

- ¿Habrá alguna reacción medible por parte de sus fanáticos?

- ¿Qué hará ahora Barr?

Tom Werner, su productor durante mucho tiempo, contó a Deadline.com que apoyaba la decisión de ABC. Dijo que esperaba que "Roseanne busque la ayuda que claramente necesita".